www.diariocritico.com

Sánchez y Marlaska zanjan la polémica condenando sin matices la violencia de los disturbios por Pablo Hasel

Sánchez y Marlaska zanjan la polémica condenando sin matices la violencia de los disturbios por Pablo Hasel
Ampliar
(Foto: Chema Barroso / MDO)
viernes 19 de febrero de 2021, 12:29h

Tras el debate originado en el seno del Gobierno de coalición y las críticas de los partidos de oposición, que esperaban una condena firme y sin paliativos de las protestas violentas de las 3 pasadas noches por el arresto del rapero Pablo Hasel, el PSOE ha dado respuesta.

Tanto el presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, como el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, han zanjado la polémica por su silencio condenando todo tipo de violencia y criticando abiertamente los disturbios de estos días sea cual sea el objetivo de la protesta, porque se ha hecho por medios violentos y con manifestaciones, en algunos casos, no autorizadas por Interior.

Contradicen así a sus socios de gobierno, Unidas Podemos, tras los apoyos explícitos de miembros del Ejecutivo como Pablo Iglesias o Alberto Garzón, o el portavoz de la coalición morada en el Congreso, Pablo Echenique, que han denunciado casos de brutalidad policial y excesos en el ejercicio de la fuerza.

Como ya hiciera la vicepresidenta Carmen Calvo hace un día, Sánchez y Marlaska se posicionan del lado de las fuerzas del orden y condenaron los actos violentos vividos en distintos puntos de Cataluña, tierra de origen de Hasel, así como en Madrid o Valencia.

Los partidos de la izquierda formalizan la petición de indulto para Pablo Hasel

Palabras de condena de Sánchez

Se esperaba un pronunciamiento público de Sánchez y ha llegado, siendo muy rotundo. Rompiendo su silencio por este asunto, ha dejado claro que su gobierno "hará frente a cualquier forma de violencia y garantizará la seguridad ciudadana" porque "la violencia es inadmisible en una democracia plena como España".

En un acto público en Mérida, donde está presentando en Extremadura el plan de recuperación tras la pandemia, Sánchez condenaba los actos violentos sin matices: "La violencia es inadmisible en una democracia y no hay ningún tipo de excepción a esta regla que pueda justificar la violencia. La violencia no es una libertad, es un ataque a la libertad de los demás y a la democracia".

Sánchez, eso sí, siguió optando por obviar a Podemos e Iglesias en concreto, con sus afirmaciones sobre la "anormalidad democrática".

Por su parte, el ministro Grande-Marlaska, en una comisión del Congreso sobre la gestión de la borrasca Filomena, se pronunció sobre este tema, apoyando a las Fuerzas de Seguridad, y en especial a la Policía Nacional.

Marlaska acalló a los críticos del centro-derecha dejando claro que se posiciona con los que "prestan servicio a la ciudadanía y defienden los derechos y libertades (...) frente a una minoría que con un concepto equivocado de los derechos hace uso de la violencia". "Son actitudes injustificables en una sociedad democrática", condenó.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios