www.diariocritico.com
Sobre engañabobos y otros delirios

Sobre engañabobos y otros delirios

Walter W. Bush podrá estar agobiado con el descalabro económico y el fracaso de sus aventuras militares, pero no se olvida de los amigos que ayudan a su amigo Álvaro Uribe. En medio de sus tribulaciones acaba de obsequiarles una nueva zanahoria a los tres políticos de la Alianza que volvieron de Colombia con una paranoica operación de guerra psicológica, destinada –como antes lo hiciera Pinochet- a convertir en amenaza cualquier atisbo de divergencia con el estatus. Sean grupos sociales o chilenos con conciencia crítica, solidaria, progresista. Como a los tres James Bond de ‘a chaucha’ la pila ya les desinfló aquella burbuja bogotana, esta es la zanahoria, que los entretendrá: según despachos de AFP y Reuters (1 de octubre): Washington aprobó sanciones financieras contra “ocho miembros clave de la comisión internacional de las FARC, que representan a la guerrilla colombiana en Chile, Argentina, Uruguay, Paraguay, Brasil, Perú, Ecuador, Venezuela, Panamá, México y Canadá”. 

El senador Alberto Espina, con ese empujoncito, a lo mejor deja de andar persiguiendo mapuches a los que sigue intentando convencer que él no quiso decir que algunos  aspiran a convertirse en émulos de Lautaro. Sería mal visto ofender a los conquistadores hispanos con el ejemplo de un líder gallardo y belicoso. Generalizar sería un atropello a la razón y al estado de derecho. No. Él sólo filtró “evidencias de contactos vía correo electrónico entre las FARC colombianas y ayudistas chilenos, incluyendo a algunos grupos mapuches”.
                                                                        
Sólo anteayer el Mamo Contreras perseguía comunistas con su Operación Cóndor por el Cono Sur. Hoy el mandatario narco-paramilitar colombiano, por medio de sus correveidiles o filtradores o tontos útiles, sigue sembrando el continente con  acusaciones contra supuestos terroristas. Como se sabe, la fuente de este macartismo revivido, virtual operación Cóndor II, sería en parte el archivo de las milagrosas computadoras que sobrevivieron al bombardeo y asesinato del comandante de las FARC, Raúl Reyes.

Y aunque para Álvaro Uribe “las FARC es sólo un ejército de bandidos prácticamente derrotado”, actuando de acuerdo a los intereses del imperio que lo amamanta por continentalizar el Plan Colombia, presenta a esa guerrilla como el fantasma que recorre toda América Latina. El mismo día de su bombardeo abrió esos archivos y partió atacando a los gobiernos de Brasil, Venezuela y Ecuador de supuestas connivencias con las FARC. Posteriormente, actuando como el mago de los cuentos, saca de su sombrero de copas trocitos de archivos de las computadoras del comandante Reyes para expandir su guerra psicológica. A Piñera, Allamand y Espina les tocó un esmirriado dossier de 50 carillas.

En República Dominicana hay siete organizaciones no gubernamentales y fundaciones sindicadas de ayudistas de las FARC. Hace un mes, para impedir que el economista colombiano Héctor Mondragón asistiera a rendir un informe al Congreso de Estados Unidos, opuesto al Tratado de Libre Comercio, Uribe sacó su nombre de la chistera carteándose con el comandante Reyes. Este defensor de las etnias indígenas y de la biodiversidad debió refugiarse para salvar su vida y eludir a la policía. Los milagrosos archivos también han puesto bajo vigilancia en ese país a la Federación Nacional Unitaria Agropecuaria y a la Coordinadora Andina de Organizaciones Indígenas. Igual ocurrió con el Movimiento de Trabajadores sin Tierra de Brasil. Ya sabemos que en Chile agentes colombianos y nativos han estado espiando a militantes del  PC, de las JJ.CC., el FPMR y de organizaciones mapuches.  Y continentalmente  aparecen como ayudistas de las FARC todas las filiales  de la Coordinadora Continental Boliviariana, porque hoy para Uribe todo lo vinculado al libertador Bolívar huele a Chávez. Y el mal olfato de Uribe se extiende a organizaciones y personalidades solidarias de Canadá, Estados Unidos, España e Italia, entre las que incluye de este último país a Rifondazione Comunista.

En México está sindicado como “ayudista” un grupo de debate político y solidario “Ricardo Flores Magón”, en el que participan numerosos estudiantes de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma Nacional, al que pertenecía Lucía Morett , una de las sobrevivientes de aquel bombardeo ordenado por Uribe en territorio ecuatoriano. Ella se encuentra refugiada en Nicaragua, pues en su patria afronta un proceso judicial iniciado el 25 de marzo pasado, acusada de “terrorismo internacional, asociación delictuosa y apología del delito” entre otros. En este caso, sus “espinas” son dos connotados miembros de la secta secreta político-religiosa El Yunque. Se afirma  en México que es el ente ideológico del PAN, partido actualmente en el poder. Para comprensión chilena, sus afiliados serían el equivalente a los gremialistas de Jaime Guzmán con doble militancia en la secta Fiducia. Ambos individuos viajaron a Bogotá y acentuaron sus contactos con funcionarios colombianos en México. A raíz de ese proceso, agentes del Departamento Administrativo de Seguridad, DAS, la virtual DINA de Uribe, ingresados como turistas, hicieron nata espiando a organizaciones sociales y preferentemente estudiantiles en la UNAM, el Politécnico Nacional y la universidad agronómica de Chapingo, entre otras. Esto, porque en ellos eran alumnos o tenían vínculos los cuatro jóvenes mexicanos asesinados en el campamento de las FARC aquel 1 de marzo último.

Muchos analistas ya lo han dicho: los archivos de las computadoras de Reyes son más inacabables que los cuentos de Sherezade. El hecho de que Álvaro Uribe haya proclamado a Piñera como virtual Presidente y que el diputado UDI Marcelo Forni  reafirmara que fue el mandatario colombiano fue quien le entregó los datos que tanto escombros levantaron en Chile, son pelos de la cola de eso que llaman “inteligencia”. El objetivo esencial de Bush-Uribe es torpedear a la naciente Unión de Países Sudamericanos, la UNASUR. Como sea y como puedan.

------
Guillermo Ravest
Periodista
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios