www.diariocritico.com

Embustes Esperanza-dores

Muy feo es calificar a otro de embustero, sin pruebas. Esperanza Aguirre, por evidente interés personal, se ha puesto a descalificar fríamente  por escrito a sus mismos colegas, apuñalándonos por la espalda, al declarar falsamente (según las encuestas imparciales, y las de su mismo partido, el PP) que las encuestas le daban a ella una gran ventaja sobre Gallardón.

Más aún:  esta “señora” no ha tenido empacho en llamar embustera, arruinando así su reputación, a la periodista que le ayudó a montar su autobombo en su panfleto “La Presidenta” (¡!), negando ahora que hubiera hecho unas declaraciones tan sonrojantes que sólo a “señoras” tan nobles como ella pudieron siquiera ocurrírseles, como que su sueldo de presidenta no le permitía llegar a fin de mes. Lo que ocurre es que no se puede comprar siempre a todos, señora Aguirre, y la escritora le ha desmentido también con indignación.

Por todo ello no cabe sino calificarla a ella, y no a  los demás, de lo que es, embustera y requeteembustera, con embustes que en definitiva le agradecemos porque revelan su total falta de escrúpulos, su deseo de medrar aunque sea pasando por encima de los cadáveres políticos de miembros de su mismo partido y de sus más fieles y entregados servidores personales. Son, por tanto, embustes muy esperanza-dores, porque sin duda harán abrir los ojos de muchos y evitarán que esta “señora” pueda seguir emponzoñando nuestra vida política y social.

Víctor Castro Mulder. Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios