www.diariocritico.com
Garzón, en el centro de las tormentas (como siempre)

Garzón, en el centro de las tormentas (como siempre)

Tiene influencia hasta en los Presupuestos que se debatirán en el Congreso la próxima semana. Si hay alguien en el centro de todas las tormentas que actualmente pueblan los titulares de los periódicos, ese es Baltasar Garzón. Lo mismo hace traer a dos piratas de Somalia, enfundados en unas extrañas batas blancas, desatando que los captores del ‘Alakrana’ disparen sus exigencias económicas, que encarcela a toda la cúpula de la neo-Batasuna, provocando manifestaciones a las que debe, incluso, acudir el PNV. Que, sin embargo, va a ser aliado –con contraprestaciones, claro-- del Gobierno socialista a la hora de aprobar las cuentas generales del Reino para 2010.

Así que ya ve usted que el muy polémico juez está, ya digo, hasta en el contexto de los Presupuestos, como decía al comienzo. Porque, claro está, no ha faltado periódico que titulase que “el PNV pacta con el Gobierno y apoya a los cómplices de ETA”, en referencia a la presencia peneuvista en la marcha de protesta contra el encarcelamiento de Otegi, Díez Usabiaga y otros varios ‘abertzales’ que trataban de crear una nueva formación independentista “por orden de ETA”, según cree el juez, aunque, reconoce, era también una iniciativa al margen de la violencia.

Debo confesar que nunca he estado muy seguro de mis sentimientos hacia Garzón. No le considero, desde luego, un prevaricador, como algunos quieren, pero también pienso que es un juez instructor…arriesgado, por decir lo menos. Su virtud, como en el ‘caso Gürtel’, es que entra de cabeza en los temas, sin arredrarse ante su magnitud o implicaciones. Su defecto es que no siempre usa la cabeza al meterla en los complicados entramados en los que la mete. Y que, para obtener los resultados por él apetecidos, no le importan demasiado los métodos.

Porque, al margen de que el procedimiento sea, estrictamente considerado, legal, no me negará usted que es bastante polémico eso de grabar subrepticiamente en la cárcel una conversación entre el abogado y su cliente, para luego reflejarla en el sumario acusatorio, incluso sospechando que va a ser ‘filtrada’ a la prensa. El griterío de protesta entre las organizaciones de abogados se escucha hasta en Líbano, donde Zapatero ha reconocido, dicen, aunque en privado, que eso no está bien. La queja por este motivo de Francisco Camps ante el Consejo del Poder Judicial podría tener el efecto de anular las actuaciones –en eso dicen que confían mucho los corruptos Correa, Alvaro Pérez y sus cómplices directos—y, además, podría acarrear consecuencias bastante negativas para la carrera de Garzón.

Me dicen que el juez se siente ya amenazado: hay demasiadas acusaciones revoloteando sobre su cabeza ante distintos órganos judiciales: que si prevaricó en el caso de las tumbas del franquismo, que si ralentizó a propósito la investigación del ‘bar Faisán’, que si se fue a Estados Unidos sin los permisos correspondientes de sus superiores…

Ahora, lo de ‘Gürtel’. Y lo de Otegi y compañía, que no es manco: aunque la mayoría de los medios y sectores sociales han aplaudido el  encarcelamiento, las cosas no se ven exactamente igual en el País Vasco –menuda patata caliente para el equipo de Patxi López—ni en todos los medios jurídicos: veremos si había fundamento suficiente para enviar a prisión ahora a los ‘batasunos’, que, desde luego, no son ‘hombres (y mujeres) de paz’, pero que en esta ocasión se hallaban reunidos por motivos distintos a la conspiración a favor del terrorismo, piensan quienes atacan la iniciativa del ‘juez estrella’. Y ya me dirá usted: menudo ridículo si otras instancias judiciales ponen en libertad en las próximas horas, o días, a la decena de ‘neobatasunos’ detenidos.

Una iniciativa esta última de Garzón que sospecho que ha gustado más bien poco al fiscal general y al Gobierno de Zapatero: para que luego digan que este juez es su cómplice. A mí me parece que Garzón, el juez justiciero y juzgador, valga la aparente redundancia, es cómplice, acaso, de sí mismo, y, para algunos, se está convirtiendo en algo parecido a un peligro, se mire desde donde se mire. Descuide usted, que seguirá protagonizando titulares.

 [email protected]

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios