www.diariocritico.com

Estrategia de Lisboa

España debe involucrar más al Parlamento y a los medios

España debe involucrar más al Parlamento y a los medios

Tras la reciente actualización del Programa Nacional de Reformas (PNR) diseñada por España para cumplir los objetivos de la Estrategia de Lisboa, el país debería involucrar más a la sociedad civil y, para ello, debe conseguir que los medios se hagan eco del Programa en cuestión y que éste entre a los círculos académicos y a las Cortes Generales. Éstas son las ideas principales que defiende el economista Carlos Mulas-Granados en un informe realizado para el Real Instituto Elcano, en el que recuerda que Bruselas aplaude a España por la ambición y seguimiento del PNR pero que, sin embargo, le insta a fomentar más la competencia en el sector minorista y eléctrico y a prestar más atención a la segmentación en el mercado de trabajo.

El pasado 13 de octubre, el Consejo de Ministros del Gobierno de Zapatero aprobó la actualización del Programa Nacional de Reformas de España, en el que se hacía un análisis de las medidas adoptadas y se actualizaban tratando de adherirse a las peticiones de la Comisión Europea. En opinión del autor del informe Carlos Mulas-Granados, profesor de la Universidad Complutense de Madrid y ex subdirector de la Oficina Económica del Presidente del Gobierno, "hasta ahora ningún Ejecutivo ha corrido el riesgo de explicitar sus objetivos y de avanzar sus medidas de forma tan clara". Como recuerda el texto, "el PNR 2006 -es decir, la actualización  de 2005- admite incluso que España está creciendo y creando empleo, pero que todavía no está mejorando en términos de productividad".

Después de que el Consejo de la UE de la primavera de 2005 decidiera relanzar la Estrategia de Lisboa y que los Veinticinco presentaran sus propios PNR para concentrarse en el crecimiento y el empleo, España fue el primer Estado miembro que nombró a un "Mr.Lisboa", es decir, la persona encargada de coordinar la elaboración de los programas. El programa presentado por España en octubre de ese mismo año realizaba un amplio diagnóstico de la economía española y señaló como sus principales objetivos alcanzar la plena convergencia en renta per cápita con la UE en 2010 y alcanzar una tasa de empleo del 66%, tal y como recuerda Carlos Mulas-Granados. Para conseguir estos objetivos, el PNR desarrollaba siete ejes de actuación y establecía objetivos dentro de cada uno de ellos.

La contestación de Bruselas

Este primer documento fue calificado por la Comisión Europea como un "programa ambicioso, coherente y comprensivo", pero valoró el objetivo de la renta per cápita como fácilmente alcanzable. En el área macroeconómica, recuerda el informe de Elcano, Bruselas consideró que todas las políticas del PNR español eran adecuadas, en especial el objetivo de reducir la deuda pública hasta el 34% del PIB. No obstante, reclamó una mayor claridad en las medidas de las áreas de sanidad y de pensiones. También calificó de insuficientes las dirigidas a aumentar la competencia y fomentar la actividad empresarial.

En resumen, lo que Mulas-Granados explica que destacó la Comisión como puntos fuertes del PNR español son el esfuerzo para mantener la estabilidad presupuestaria, la puesta en marcha de un plan global para promover la I+D+i (Ingenio 2010) y el establecimiento de una batería completa de objetivos para las carreteras y el ferrocarril en el marco del PEIT.

Por otra parte, el informe de Bruselas solicitaba al Gobierno que dedicara una mayor atención cuando actualizara el PNR en 2006 a los asuntos relacionados con la competencia -en particular el sector minorista y eléctrico-, a la segmentación en el mercado de trabajo y la necesidad de aumentar el empleo femenino.

El Programa Nacional de Reformas 2006

En la actualización del PNR, realizada el pasado octubre por el Consejo de Ministros, se registra el avance "significativo" en los dos grandes objetivos, tanto es así que, dice el informe, "es probable que se alcancen antes de la fecha prevista en el primer PNR (2010)". La renta per cápita está muy cerca y la tasa de empleo se ha colocado ya en el 64,7%, cerca del 66% establecido como objetivo.

Además, los logros en los objetivos establecidos para cada uno de los ejes también se han considerado importantes, como, por ejemplo, el relativo a la estabilidad presupuestaria, ya que el reto de reducir la deuda al 34% del PIB se prevé que se conseguirá en la mitad del tiempo previsto.

Asimismo, la actualización del PNR dedica apartados específicos para responder a las debilidades identificadas por Bruselas. El autor del informe ha querido hacer hincapié en el esfuerzo que realiza el documento aprobado por los ministros para relacionar la utilización de fondos europeos con las políticas del PNR relacionadas con la Estrategia de Lisboa.

Impacto mediático nulo

Carlos Mulas Granados también se hace eco en su informe del casi inexistente impacto mediático que ha tenido el PNR, y lo achaca a que el Gobierno nunca lo presentó públicamente, sino que prefirió ir mostrando los diferentes ejes por separado a lo largo de 2005. De este modo, aunque las diferentes medidas han estado en los medios durante casi un año, nadie se ha percatado de que pertenecían al PNR, según opina el autor.

Lo que ve fundamental el académico para avanzar en la visibilidad de la Estrategia de Lisboa en España es involucrar más a las Cortes Generales, ya que el documento del PNR no ha sido discutido nunca por los grupos en Comisión Parlamentaria ni ha sido objeto de debate en los plenos. También es crucial la participación de la sociedad civil, que, hasta ahora, ha sido nula.

El texto propone, a este respecto, varias posibilidades, como la presentación pública de las actualizaciones anuales del PNR por el Coordinador Nacional, o convocar una reunión de todos estos coordinadores en España.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios