www.diariocritico.com
El veto polaco a negociar un nuevo acuerdo energético con Rusia desluce la cumbre con la UE

El veto polaco a negociar un nuevo acuerdo energético con Rusia desluce la cumbre con la UE

 El veto de Polonia a negociar un nuevo Acuerdo de Asociación con Moscú, en el que el capítulo energético cobra un especial protagonismo, amenaza con arruinar la cumbre que se inicia hoy en Helsinki entre la Unión Europea y Rusia, cita en la que los Veinticinco tenían previsto escenificar el lanzamiento del diálogo para renovar el actual marco de relación con la vecina Rusia, firmado hace diez años y que expira en diciembre de 2007.

Ni los esfuerzos de Finlandia, presidencia de turno del Consejo, ni los de la Comisión Europea, han logrado vencer las resistencias de Polonia para que diera su visto bueno al inicio de las negociaciones. Este viernes lo volvieron a intentar 'in extremis' los embajadores de los Veinticinco, reunidos durante todo el día sin obtener resultados positivos.

   Las razones esgrimidas por Varsovia para su bloqueo van desde la exigencia de pedir a Rusia ratificar la Carta de la Energía, hasta el embargo que pesa sobre los productos cárnicos polacos, que tienen prohibida su comercialización en territorio ruso por razones que el Kremlin coloca en el ámbito de la seguridad fitosanitaria.

   No obstante, Bruselas admite que las reticencias de Moscú sobre la importación de carne polaca no están justificadas y el propio presidente de la Comisión, Jose Manuel Durao Barroso, consideró estas medidas "desproporcionadas". Barroso ha expresado a las autoridades polacas su "solidaridad" y les ha reiterado la disposición del Ejecutivo comunitario a colaborar en la solución de este problema que, en sus orígenes, situó en un ámbito estrictamente bilateral pero que adquiere ahora dimensiones comunitarias.

   A la vista de esta situación, el comisario de Salud, Markos Kiprianou, envió la pasada semana una misión veterinaria urgente a Varsovia para determinar el estado de la situación y demostrar a Rusia que sus temores fitosanitarios no estaba justificados. Según el portavoz de Kiprianou, Philip Tod, el equipo de expertos sigue en Polonia y, si bien no han finalizado todavía sus informes, las conclusiones preliminares permiten determinar que las autoridades polacas han mejorado las condiciones del traslado de productos cárnicos respecto al mes de julio.

   "Quedan cosas, pero se trata sobre todo de problemas de tipo administrativo. No se trata de una situación que llevaría a la UE a decretar un embargo con un país tercero", ilustró Tod, quien puso el acento también en la urgencia de iniciar cuanto antes un diálogo tripartito para encontrar una solución. A todo ello hay que añadir ahora la amenaza lanzada por el Kremlin de bloquear la importación de carne de toda la UE a partir de enero de 2007, cuando se incorporen Bulgaria y Rumania.

   Entre los argumentos que la Comisión ha dado a Polonia para evitar llegar a la cumbre sin el principal atractivo de la misma en la agenda, está el de que las negociaciones del acuerdo de asociación se pueden suspender en cualquier momento si algún país considera "amenazados" sus intereses.

   "No hay que dramatizar demasiado la situación. La cumbre se celebrará en cualquier caso y Rusia y la UE discutirán de muchos temas durante esa cumbre", dijo el embajador finlandés y presidente de turno, Eikka Kosonen, que atribuyó el fracaso a la falta de tiempo para preparar el mandato y apeló a la necesidad de "estar todos unidos". Añadió, además, que la presidencia seguirá trabajando para poder iniciar las negociaciones.

   Por su parte, el comisario de Energía, Andris Piebalgs, destacó la importancia de "hablar con una única voz" porque "todo el mundo está de acuerdo en que necesitamos un nuevo acuerdo con Rusia, con una importante parte energética basada en los principios de la Carta de la Energía". "Confío en que encontraremos este acuerdo aunque no lo hayamos hecho hasta ahora. No creo que esto sea un fracaso, es parte de nuestro trabajo para crear una política energética común", recalcó.

   A la cita acude por parte de la UE el presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso; el alto representante de la UE para la Política Exterior y la Seguridad Común, Javier Solana; la comisaria de Relaciones Exteriores, Benita Ferrero-Waldner; el responsable de Comercio del Ejecutivo comunitario, Peter Mandelson y el primer ministro finlandés y anfitrión del encuentro, Matti Vanhanen.

Cena con Putin

   En un último intento por lograr arrancar a Moscú el levantamiento del embargo a Polonia y evitar el bloqueo sobre los productos cárnicos europeos, la presidenta finlandesa, Tarj Halonen, recibió anoche al presidente ruso, Vladimir Putin, en el palacio presidencial de Helsinki para mantener una cena de trabajo previa a la cumbre de este sabado.

   En la agenda del encuentro figuraban, entre otros asuntos, la integración económica rusa y su futura incorporación a la Organización Mundial del Comercio (OMC), el capítulo energético y un repaso a la situación internacional con especial atención en Georgia, Bielorrusia, Balcanes occidentales, Oriente Próximo, Irán y Corea del Norte.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios