www.diariocritico.com
La llamativa ignorancia del Partido Popular con el Centro Gallego

La llamativa ignorancia del Partido Popular con el Centro Gallego

En los últimos días estamos asistiendo a un debate paradigmático, el futuro del Centro Gallego de Buenos Aires. El PP quiere imponer un gerenciamiento externo del mismo entregando al Grupo Recoletas la administración de dicho Centro, con el compromiso de aportar en nueve años € 27.900.000. Paradigmático no sólo por las dimensiones y concepciones que implica tal debate sino además por las características que enmarcan al mismo.

Una de estas características es la llamativa ignorancia del Partido Popular, cuando define al Centro Gallego un centro “privado”. Ello es consecuencia no sólo del desconocimiento de la historia de nuestros padres y abuelos que se vieron forzados a emigrar sino también es producto de una concepción binaria de la vida: es público o privado, no hay término medio.

El mutualismo, las ONG´s u organizaciones de la sociedad civil combinan estos dos ámbitos y muchas veces se encuentran en una intersección de estas dos dimensiones. El PP desde una concepción binaria y sectaria insiste en el carácter “privado” del Centro, cuando el mismo fue creado con una concepción solidaria, sin fines de lucro teniendo como objetivo acceder a la prestación de la salud entre paisanos. Parecieran ignorar además, que dicho Centro se encuadra dentro de la Ley de Galeguidade, que reconoce dicho Centro.

Es paradigmático por la concepción del Estado que tiene el PP como partido de derechas. Esta busca minimizarlo, achicarlo y colocar en su lugar la actividad privada, cuyo fin está lejos de ser el bien común. Con ello renuncia nada más (ni nada menos) a lo que es facultad de todo gobierno: el diseño, la gestión y la supervisión de una política sanitaria para el conjunto de las y los gallegos.

La propuesta de gerenciamiento externo delega esa responsabilidad al Grupo Recoletas, la muta en negocio siguiendo la filosofía de Von Hayek, oráculo del cual la derecha no quiere desprenderse y aplica como receta infalible a todo contexto histórico y a cualquier sociedad: la mercantilización de la vida y el lucro, objetivo de toda actividad privada. Alzan sus voces si hay déficit a la hora de garantizar el derecho a la salud pero callan cuando toca acudir al salvataje de bancos.

Paradigmático además, por el etnocentrismo recurrente del que hacen gala en el PP. No es la primera vez que se refieren despectivamente a Latinoamérica. Lo hicieron en ocasión de pedir “transparencia” en el voto en urna porque según dicen el servicio de  correos no es fiable (¿haz lo que yo digo pero no lo que yo hago?); lo hicieron a la hora de cuestionar el voto de los y las ciudadanas de doble nacionalidad y reinciden cuando acusan al anterior gobierno de la Xunta de “dejarse meter un gol por el gobierno argentino”. Es evidente que palabras como diversidad, multiculturalidad y tolerancia no forman parte de su imaginario.

Sólo el carácter arcaico del PP puede explicar la descontextualización que resulta del hecho paradójico y contrastante que mientras que en el lugar en que se origina la crisis financiera mundial, la Cámara de Representantes apruebe una reforma al sistema de salud sin precedentes que extiende la cobertura médica a millones de personas y el PP vaya a contramano de la universalización  y extensión de la prestación de salud que ya realizó el Estado Español, como uno de los cuatro pilares fundamentales del estado de bienestar.

Nuestros abuelos y padres fueron recibidos en estas tierras, en las que trabajaron muy duro, realizando esfuerzos por educar a sus hijos y nietos; construyeron, se organizaron y todo ello sin olvidar nunca quiénes eran y de dónde salieron y su cultura, la que nos han transmitido con los valores humanos que eran andamiaje de su vida. Por ellos, por la memoria, por su obra y su legado es que, entre otras cosas, sostenemos que la salud es un derecho y que la Xunta, gobierne quien gobierne, debe velar y garantizar el pleno ejercicio de ese derecho y no utilizar la política para hacer negocios con la salud de las y los gallegos con empresas amigas.
 
Gustavo López Pardo

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios