www.diariocritico.com
Jorge Drexler en Chile

Jorge Drexler en Chile

“12 segundos de oscuridad” se llama el disco que viene a promocionar el cantautor uruguayo radicado en España. Drexler ofrecerá en Chile un concierto en el teatro Caupolicán de Santiago.
Inspirado en Cabo Polonio, una apartada playa de Uruguay, el disco no deja de tener su historia como todas las composiciones de este cantautor que siempre procura mencionar los lugares o circunstancias en que nacen sus temas.

Drexler fue invitado por su hermano a pasar vacaciones en esta alejada playa, donde no hay luz, ni televisión ni celulares, pero sí un faro cuyos destellos de luz asoman cada doce segundos.

Él puso el acento, más que en la luz, en la oscuridad porque, según declaró al periódico argentino Página 12, “este es un disco que mira más hacia adentro que todos los anteriores”.

Amores que se terminan, soledades que se atraviesan, tiñen de melancolía varias de sus composiciones, reflejando las raíces de este cantautor proveniente del Río de la Plata, un lugar, según su decir, “donde la melancolía está en el aire”.

De telonero a estrella de Hollywood

Médico de profesión, ejerció como otorrinolaringólogo en Montevideo. Su carrera ascendente como músico partió en 1995, cuando llegó como telonero de Joaquín Sabina, con 31 años y sólo dos discos a su haber: “La luz que sabe robar” y “Radar”.

Desde entonces, ocho placas más integran ahora su discografía, incluyendo una recopilación de sus mejores canciones que realizó en 2004 y que apareció bajo el título “La edad del cielo”.

Aunque no lo necesitaba, porque ya era una figura ampliamente conocida en el mundo hispano, su canción “Al otro lado del río” de la película “Diarios de motocicleta”, fue galardonada con el Oscar en el 2005.

La premiación, que en sí ya era una noticia por tratarse de la primera canción en español en recibir el premio, no estuvo exenta de polémica. La organización del evento consideró que Drexler no era una figura suficientemente conocida y, por tanto, designó a Antonio Banderas para que la interpretara en la ceremonia oficial.

Drexler aguantó esta imposición, pero al momento de recibir el galardón mostró su rebeldía interpretando a capella parte de su canción.

Quizás eso mismo lo llevó a rechazar cualquier posibilidad de trasladarse a Hollywood y a concentrarse en un trabajo en el que se siente libre para mezclar la música tradicional uruguaya con el bossa nova, el jazz, el pop y la electrónica.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios