www.diariocritico.com

No se descartan nuevas candidaturas

Once localidades quieren el 'cementerio' de residuos nucleares

Once localidades quieren el 'cementerio' de residuos nucleares

Santiuste de San Juan Bautista (Segovia), Melgar de Arriba (Valladolid), Santervás de Campos (Valladolid), Torrubia de Soria (Soria), Congosto de Valdavia (Palencia), Villar del Pozo (Ciudad Real), Villar de Cañas (Cuenca), Yebra (Guadalajara), Albalá (Cáceres), Ascó (Tarragona) y Zarra (Valencia) son, hasta el momento, los once candidatos a acoger el Almacén Temporal Centralizado (ATC) de residuos nucleares. No obstante, en los próximos días podrían conocerse otras localidades que han también están interesadas en instalar el cementerio nuclear.
     Un total de once localidades -cinco de Castilla y León, tres de Castilla-La Mancha y una de Cataluña, Comunidad Valenciana y Extremadura-- han presentado su solicitud para albergar el ATC, cuyo plazo de candidaturas finalizó el pasado viernes. No obstante, no se descarta que en los próximos días se conozcan nuevas candidaturas de municipios que estén interesados en acoger esta instalación.

   A partir de ahora, el Ministerio de Industria deberá realizar una evaluación técnica de las localidades en función de varios factores, tales como su ubicación, nivel de consenso, posibilidades de dinamización de la economía y seguridad, según señaló el pasado viernes la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega. A su juicio, el debate sobre la ubicación del ATC de combustible gastado y residuos nucleares de alta actividad debe afrontarse con "serenidad intelectual", abordándolo "desde las razones" y desde el convencimiento de que la instalación es una "alternativa segura, viable y buena".

   De la Vega instó a "sosegar el debate" y a "actuar con coherencia", y aseguró que el ATC está avalado por los expertos, por el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) y por la experiencia de otros países europeos. Además, recordó que la construcción de esta infraestructura tendrá un capacidad para albergar unas 6.700 toneladas de residuos de alta actividad radiactiva. "Vamos a tratar de que la decisión que se adopte tenga el máximo consenso", concluyó.


Requisitos

   Para albergar un ATC es necesario que el municipio disponga de 15 hectáreas destinadas exclusivamente a este uso, de las cuales 13 se destinarán al propio almacén de residuos nucleares y el resto a la implantación de empresas y de un centro de investigación. Además, se requiere que el municipio esté bien comunicado a través de la red de ferrocarril y proximidad a la red nacional de carreteras.

   Además, no podrá instalarse un ATC en reservas naturales, en lugares de importancia comunitaria, en zonas de especial protección de aves, en montes de utilidad pública, en tierras que formen parte de la red de vías pecuarias, en los que haya elementos de interés patrimonial y, en general, en zonas protegidas.


Reacciones desde las comunidades autónomas

   El debate generado ha enfrentado a administraciones e incluso a dirigentes dentro de los propios partidos políticos. Los presidentes de las comunidades autónomas susceptibles de acoger el ATC no han sido una excepción y se pronunciaron a lo largo de la semana sobre esta posibilidad.



   Así, el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, aseguró el lunes que desde su comunidad autónoma harán "todo lo posible, en todos los órdenes, político, social y jurídico", para que las tres localidades castellano-machegas que optan a ello, no acojan el Almacén Temporal Centralizado (ATC) porque ni la sociedad ni la comarca "lo desean".

   En declaraciones a Telecinco, Barreda admitió que "a priori" puede haber un "aparente beneficio" para estas localidades en el caso de albergar dicho almacén pero lamentó que "el mero hecho de insistir en el dinero que va a dar al municipio es como la prueba de que necesitan pagar por algo que no es deseable". Asimismo, apuntó que Castilla-La Mancha está haciendo "un esfuerzo impresionante en las energías limpias, en las energías renovables" e indicó que para esta comunidad, "lo nuclear son las energías limpias y no la --energía-- nuclear".

   Por su parte, el presidente de la Generalitat catalana, José Montilla, se opuso el pasado lunes a la candidatura de Ascó (Tarragona) para acoger el almacén nuclear. "Yo no quiero el almacén nuclear en Ascó", aseguró en declaraciones a Antena 3 Televisión, ya que en Cataluña se genera más del 40% de la energía nuclear que se produce en toda España, dijo. Por ello, defendió la "solidaridad" entre territorios, y, tras precisar que él no es contrario a la energía nuclear, sí abogó por que el Almacén Temporal Centralizado (ATC) se ubique en otra comunidad autónoma.



   En este sentido, dijo que debe ubicarse "donde pueda haber un cierto consenso social y territorial, que no se da en Cataluña en estos momentos, y teniendo en cuenta el equilibrio territorial". "Tenemos ya instalaciones, y conviene que otros territorios que son consumidores de energía pero no tienen instalaciones de este tipo la puedan tener", dijo Montilla, quien aseguró que así debe ocurrir en un modelo de Estado basado en la solidaridad "de la que a veces tanto se habla".

   El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, en declaraciones al programa de Radio Nacional de España, reconoció que su "intuición personal" le lleva a considerar que la "nueva ceremonia de confusión" esconde un "acuerdo teledirigido" con uno de los ayuntamientos que lo ha solicitado, en concreto el de Ascó.

   Además, el presidente de Castilla y León vinculó de nuevo la búsqueda de un "consenso" sobre la energía nuclear con la consideración sobre el cierre de la central nuclear ubicada en la provincia de Burgos, que constituye un "dislate" y que es fruto de un "capricho" del propio presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, quien con "absoluta discrecionalidad" decidió "apartarse del criterio objetivo y técnico" del Consejo de Seguridad Nuclear.


"Decisión de Estado"

   El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, indicó que la decisión de "si debe de haber o no" un almacén temporal de residuos radiactivos en el país y su ubicación concreta es una "decisión de Estado", entendiendo por estado tanto el Gobierno central, como las comunidades autónomas y los ayuntamientos.



   "Hay decisiones que tienen que estar en el ámbito de la democracia representativa, es decir, el ciudadano cuando vota, no vota sólo para que tengamos los centros educativos y sanitarios, vota para que tomemos decisiones; ahora, hay decisiones que son decisiones de Estado", apuntó al ser preguntado por esta cuestión este viernes.

   Por último, el vicepresidente primero del Consell, Vicente Rambla, aseguró que el Gobierno valenciano "con carácter general", defiende la "autonomía municipal", en este caso, aunque señaló que es competencia del Gobierno central decidir la ubicación de esta infraestructura, ya que dispone de los informes técnicos necesarios para decidirlo.

   Preguntado por la posición del Consell respecto a la ubicación del ATC en Zarra, Rambla explicó que le "gustaría disponer" de las informaciones y elementos "técnicos" que permiten conocer las características debe reunir la ubicación del almacén y así "poder valorar adecuadamente nuestra posición".


Información relacionada
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios