www.diariocritico.com

Rajoy pide a Zapatero que deje de estar "escondido"

Arenas ve que el PSOE se 'reparte los cargos'

Arenas ve que el PSOE se "reparte los cargos"

En la plaza de toros de Atarfe (Granada), con unas 15.000 personas de toda Andalucía. el presidente del PP-A, Javier Arenas, considera un "escándalo" que el PSOE-A se dedique "a repartirse los cargos" habiendo más de un millón de parados en Andalucía "que están totalmente abandonados", declaraciones que se producen de cara a la celebración de su congreso extraordinario, en el que José Antonio Griñán sustituirá a Manuel Chaves como secretario general de los socialistas.

   En el acto 'Por el cambio' convocado en Atarfe (Granada) y que cerró el líder del PP, Mariano Rajoy, Arenas señaló que esos "no son los problemas que interesan a la gente", y sí lo son el empleo, la economía, y la inmigración. Sobre este último aspecto insistió, como ya hiciera en otras ocasiones, que es un "disparate" la política de "papeles para todos" y equiparar la inmigración legal con la ilegal. "Hace falta el contrato de integración porque tenemos que tener los mismos derechos pero también las mismas obligaciones", incidió.

   Asimismo, consideró que a la ciudadanía también le preocupa la "seguridad" porque "es sinónimo de libertad" y, aludiendo a las familias de la pequeña Mari Luz Cortés y de la joven Marta del Castillo, abogó por aumentar las penas en determinados delitos y modificar la Ley del Menor. "No les gusta hablar de estas cosas, lo que les gusta es hablar de memoria histórica y de que una niña de 16 años pueda abortar sin el consentimiento de sus padres". "Estamos en Granada, y cuánto dinero se han gastado en las fosas y qué poco en el Milenio", incidió.

   Arenas se refirió además a la próxima beatificación de Fray Leopoldo en Granada y le mostró todo su "respeto" para a continuación decir que lo que no "merece respeto" es que "alguien quiera quitar los crucifijos de los colegios y se vaya a rezar con Obama", en referencia a la última visita del presidente José Luis Rodríguez Zapatero a Estados Unidos.

   De ser elegido próximo presidente de la Junta de Andalucía, Javier Arenas prometió reducir a un 50 por ciento los altos cargos del gobierno andaluz, "para que haya autoridad y dar ejemplo", un plan especial para pymes, autónomos y familias, la eliminación del impuesto de sucesiones y donaciones, y "abrir de una vez" la puerta a la reforma educativa en Andalucía, "con más historia, más matemáticas, más inglés y además más autoridad".

   "Yo tengo un sueño. El de gobernar en Andalucía, pero no por la gloria de la victoria, sino para que un día la Comunidad sea admirada por su economía y empleo", dijo Arenas, para quien ni los andaluces ni los españoles se merecen el gobierno que tienen.

   Frente a las más de 140 ocasiones en las que Rajoy ha visitado a Andalucía, Arenas contrapuso las de Zapatero", que "no viene porque no puede mirar a la cara al más de un millón de parados, porque somos el número 13 en inversión por habitante y porque quieren pagarnos la 'deuda histórica' en solares". "Que se le paguen en solares a Esquerra Republicana el próximo año, que nosotros queremos dinero contante y sonante", apuntó.

   "Queremos gobernar en Andalucía para que sea la primera de España", mantuvo Arenas, quien aprovechando su discurso en una plaza de toros, apostó por "hacer la faena" de acabar con el pesimismo y la resignación y "coger el toro por los cuernos" para "arrimar el hombro" y acabar con las consecuencias de la crisis.

   Para Arenas, el debate no se centra "entre la izquierda y la derecha", sino entre "cambiar lo viejo por lo nuevo, el inmovilismo por la reforma, y el PSOE, que trae problemas, con las soluciones del PP". "Somos el futuro y ellos son el pasado", insistió el líder regional de los populares, que prometió, como ya hiciera el gobierno de Aznar, "acabar con el despilfarro y el paro".

QUE ZAPATERO COMPAREZCA ANTE EL PARLAMENTO

El presidente del PP, Mariano Rajoy, pidió al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que comparezca ante el Parlamento para que explique "a todos los españoles" su política económica, y su plan para sacar a España de la crisis pero "sin engaños".

   Además acusó al presidente de ser "incapaz" de tomar decisiones necesarias en el momento actual, como la reestructuración del sistema financiero para recuperar un crédito que se ha perdido y que provoca además la pérdida de inversiones y empleo.

   Para Rajoy, al que los asistentes aplaudieron a gritos de 'presidente', las "ocurrencias" no son buenas en la actual coyuntura, puesto que generan "confusión" e "incertidumbre". "No es bueno distraer de lo que hay que hablar, es el momento de mantener la serenidad y la calma", dijo el presidente del PP, que insistió en que "el tiempo de los engaños se ha acabado" y que acusó al Gobierno de "no gobernar" y de contar con un "conjunto de personas", los ministros, que va "a la deriva" sin un plan "para adoptar decisiones".

TOTAL FALTA DE CREDIBILIDAD

   El dirigente popular, que estuvo arropado por el portavoz Economía del PP, Cristóbal Montoro, y el líder regional de los populares, Javier Arenas, que precedieron a su intervención, consideró que "se ha perdido demasiado tiempo" y que el Gobierno "carece total y absolutamente" de credibilidad, con anuncios que generan "alarma" como el de las pensiones.

   "Resulta que la solución a los problemas graves de la crisis es anunciar a bombo y platillo sin explicar por qué es subir la edad de jubilación a los 67 años, aunque aún no sabemos si lo van a hacer, si se han arrepentido, porque un día dicen una cosa, otro la contraria, se rectifica o no se rectifica y se vuelve a rectificar", dijo.

   En ese sentido, insistió en que "hay que ir a lo urgente", que es, a su entender, crear empleo para tener una Seguridad Social saneada "si queremos mejores pensiones". "Hay que hacer una política que cree puestos de trabajo, y no que los destruya, que no es tan difícil de entender", sostuvo.

   Rajoy criticó además que Zapatero apueste ahora por reducir el gasto público cuando "hace un mes" el presupuesto ya contemplaba un aumento de éste del 17 por ciento. "Ahora toca decidir y si hay que ser austeros, como hay que ser, y hay que reducir los ministerios y la burocracia, que se haga, porque lo que toca es gobernar y decidir".

SUBIDA DE TODOS LOS IMPUESTOS.

   Igualmente, recordó que en la época en la que Javier Arenas fue ministro de Trabajo, en 1996, el país contaba "con la Seguridad Social más saneada de la democracia", y sin embargo ahora "por primera ves en la historia" los pensionistas españoles "han recibido en la nómina de enero menos pensión". "Han subido los impuestos, todos, los de la renta, las retenciones, los del ahorro, y el IVA en sectores capitales como el turismo", destacó.

   "Hoy lo urgente es un cambio de rumbo en las políticas y una rectificación en toda regla, porque sin ella no se puede afrontar la crisis", insistió Rajoy, que aseguró que si el presidente no está dispuesto a comparecer ante el Parlamento el PP "le exigirá ante España y ante la historia su responsabilidad".

   En ese sentido, afirmó que "no ir al Parlamento es ocultar la realidad, es sembrar dudas, más incertidumbre, y el presidente no puede tener miedo a las Cortes. La Cámara está para que si quiera le diga lo que le tiene que decir a los españoles sobre qué medidas va a adoptar para acabar con el desempleo, qué va a hacer con las pensiones, qué va a hacer para que fluya el crédito y con los impuestos, y qué va a hacer con el déficit de credibilidad y desconfianza", mantuvo.

EL GOBIERNO ENGAÑÓ A LA GENTE

   Para el líder del PP, el "problema" de España no es la crisis internacional sino los gobiernos socialista, ni de "izquierdas o de derechas", sino de Zapatero y, en Andalucía, de José Antonio Griñán, "el sustituto de Chaves".

   "Lo que estamos pasando en España lo ha provocado un Gobierno que engañó a la gente, que dilapidó la mejor herencia económica, incapaz de adoptar una decisión razonable y que ha dado lugar a que cuatro millones de españoles quieran trabajar y no puedan y que el 45,5 por ciento de ellos sean jóvenes, eso es inaceptable", consideró.

   Por ello, criticó que Zapatero se negara en un principio hablar de crisis, luego se refiriera a la "desaceleración", luego dijera que éramos los que "estábamos mejor preparados" y que después aludiera a los "brotes verdes" y recuperación "inminente". "La obligación de un político es decir la verdad", dijo Rajoy ante un público que lo recibió con una calurosa acogida y que aplaudió en varias ocasiones su discurso.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios