www.diariocritico.com
La lucha por y contra Garzón

La lucha por y contra Garzón

   El presidente del PP ha ratificado las palabras de su segunda, Dolores de Cospedal, y ha proclamado, como ella misma hiciera, que el acto del anfiteatro de la Facultad de Medicina de la Complutense a favor del magistrado Baltasar Garzón fue un acto antidemocrático. Nadie tiene ya duda de que el juez, muchas veces calificado de juez estrella, es ahora mismo piedra de escándalo y que desde hace muchos meses se ha convertido en centro de muchos ataques, en particular, desde el PP y sus posiciones ideológicas afines. Garzón pasó a ser declarado "enemigo acérrimo" desde el momento en el que empezó la instrucción del Caso Gürtel y cuando llegó a vislumbrar que se hallaba ante el suceso y el escándalo de mayor relevancia cometido en el entorno de un partido en la historia de la democracia.

   Garzón, con anterioridad, ya había tenido otras peleas no menores con el PSOE, cuando buscó despejar la "equis" del Caso Gal y apuntó repetidamente a Felipe González como presunto culpable de aquellos crímenes de Estado. Por entonces, Garzón merecía los aplausos del PP, que valoraba su valentía y coraje. Pues bien, el muy famoso "juez que sentó a Pinochet" en un tribunal de Londres y que le retuvo durante meses en la capital británica, y que persiguió tozudamente a los golpistas argentinos, de repente, había pasado a ser considerado enemigo número uno del PP y aliado con el Gobierno socialista contra el primer partido opositor. A partir de Gürtel, el PP parece que le declaró una guerra sin cuartel y se puso al acecho contra cualquier actividad que pudiera acometer: si organizaba unos cursos en Nueva York, serían vigiladas sus cuentas de ingresos, gastos y eventual patrocinio; si se iba de cacería, de igual modo, vería escrutados cada uno de sus actos y los costes de su afición, y con quién la compartía...

   Y, por supuesto, la actuación en el Caso Gürtel mereció, desde el primer momento, una muy atenta observación de sus adversarios políticos del PP. Había que tumbarlo al precio que fuera y, para ello, se buscaron y encontraron numerosos recursos y alianzas, por la sencilla razón de que la muy larga trayectoria de Garzón le ha proporcionado gran conocimiento popular y fama internacional, pero también no pocos rivales y hasta personajes resentidos y hasta envidiosos: la prensa prestaba atención a cada uno de sus movimientos, era un juez internacionalmente cotizado y valorado. A partir de esos meses, en que arranca la instrucción del Caso Gürtel, son numerosas las declaraciones de dirigentes del PP que reclaman que sea retirado de la circulación por el procedimiento que sea. Las más recientes, de Federico Trillo o de Álvarez Cascos, que han expresado esa decidida voluntad de terminar una biografía pletórica, probablemente con puntos débiles incuestionables...

   Ahora se han sumado esos cuestionamientos y algunos más, como el que le proporciona su iniciativa de reabrir el capítulo de los crímenes del franquismo y las tumbas de los fusilados en las cunetas de España y tratar de buscar responsables a aquellos tiempos negros. Todo está sumándose para las cuentas que se reclaman al famoso juez. También las afinidades y simpatías que sigue reclamando y obtenido. Es fácil efectuar la relación de partidarios y contrarios, y cómo molestan a los contrarios las bazas que señalan unos y otros. Por igual...


Lea tambíen:
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios