www.diariocritico.com

Tercera noche de violencia callejera

Sarkozy, de viaje en yate mientras 'le queman' Francia

Sarkozy, de viaje en yate mientras 'le queman' Francia

La llegada de Sarkozy a Francia podría estar marcada por las declaraciones que realice nada más llegar de su retirada en el mar Mediterráneo. Especialmente tras la serie de manifestaciones violentas que se registraron estos días desde el pasado domingo en varias ciudades galas.

   En Lyon, Rennes, Toulouse, Lille o París, centenares de personas se manifestaron contra el resultado de la segunda y decisiva vuelta de la elección presidencial, en la que Sarkozy se impuso claramente a su rival, la aspirante de PS francés, Ségolène Royal.

   En la noche del domingo al lunes, en toda Francia se produjeron 592 detenciones, mientras que 78 policías y gendarmes resultaron heridos en los enfrentamientos con los grupos de violentos, y unos 730 vehículos fueron incendiados de manera intencionada, según las autoridades.

   Solamente ayer en París un centenar de personas arrestadas por la Policía en dos de los 20 distritos de la capital gala, según informaron hoy fuentes policiales. Las manifestaciones y los enfrentamientos se concentraron fundamentalmente en la Plaza de la Bastilla de París. 

   Nicolas Sarkozy dedica los primeros días tras su elección como presidente de la República francesa a disfrutar de la victoria en un yate de lujo en la isla de Malta, en el Mediterráneo. Las condiciones en las que Sarkozy abandonó el territorio francés han despertado los comentarios críticos de varios representantes del Partido Socialista (PS).

   Sin embargo, más allá de la hostilidad de los socialistas galos y de las violentas protestas contra Sarkozy y el orden público, al nuevo presidente le espera una apretada agenda con un momento cumbre, el 16 de mayo, el día de la entrega de poderes que hoy detenta el presidente saliente, Jacques Chirac.

   Según la página web del semanario económico galo 'Captial', el mandatario electo descansa en familia en 'El Paloma', un yate de 60 metros de eslora propiedad de Vincent Bolloré, uno de los hombres de negocios más ricos de Francia del que también es propiedad el jet privado que desplazó al nuevo presidente galo de París a La Valeta, capital de Malta.

   Según declaraba Sarkozy al diario 'Le Monde' antes de las elecciones, una vez elegido presidente se tomaría "una decena de días para digerir la campaña" presidencial y "habitar la función presidencial", pues según decía, no le "parece demasiado".

   No obstante, que esa decena de días comenzara el domingo de la victoria en la segunda y decisiva vuelta de la elección presidencial con una cena y una noche de estancia en el lujoso hotel-restaurante Le Fouquet, y que a ello le haya seguido una escapada en pleno corazón del mar Mediterráneo, ha expuesto al recién elegido jefe de Estado a una serie de comentarios críticos provenientes del principal partido de la oposición en Francia, el Partido Socialista (PS).

   Patrick Mennucci, vicepresidente del PS, calificó hoy en la televisión francesa 'Canal Plus' de "extraño" el tiempo que Sarkozy pasa en Malta tras su elección. "Es un signo al país bastante incomprensible respecto del discurso que ha mantenido" a lo largo de su campaña presidencial. "¿Por qué no dormir en su casa? ¿Por qué esa necesidad de ir a dormir a un palacio?", se preguntó Mennuci.

   "Todo el mundo tiene derecho a las vacaciones, pero cuando se es presidente de la República, creo que todo lo que se hace tiene sentido", dijo Mennucci, quien aseguró ver bien en Nicolas Sarkozy "sus vínculos con el CAC 40" --el índice bursátil galo--, según los términos en los que se refirió el cuadro socialista al nuevo presidente electo, al yate y al jet de Vincent Bolloré.

   Otros cuadros socialistas también hicieron declaraciones a los medios de comunicación franceses siendo mucho más críticos con Sarkozy que el primer secretario del PS francés, François Hollande. Éste dijo esta mañana en la radio gala RTL que comprende el descanso que se ha tomado Sarkozy. "Todo el mundo puede irse de vacaciones, no me molesta. Encuentro normal que necesite descanso después de una campaña también difícil para él", declaró.


Regreso

   El presidente electo volverá mañana, miércoles, por la noche de sus lujosas vacaciones, según anunciaron esta tarde fuentes del entorno del que fuera candidato del partido que preside, la Unión por un Movimiento Popular (UMP).

   Su regreso se debe a que, según informaron las citadas fuentes, Sarkozy protagonizará junto a su antecesor la conmemoración del fin de la esclavitud, que tendrá lugar en la mañana del próximo jueves.

   La vuelta a Francia del nuevo mandatario mucho tiene que ver con las citas relevantes que van a sucederse en los próximos días. Si bien Sarkozy no estará en la presentación del "pacto presidencial" que celebrarán el jueves por la mañana los candidatos de la UMP en las elecciones legislativas galas, que se celebrarán los próximos 10 y 17 de junio, no faltará a la cita que protagonizará el 14 de mayo y en la que dejará la presidencia del partido que le aupó a la presidencia de la República y que todavía detenta oficialmente.

   Dos días después de dejar esta presidencia, a la que accedió en noviembre de 2004, Sarkozy recibirá los poderes de manos de Jacques Chirac. Así, el próximo 16 de mayo, Sarkozy será de 'facto, el nuevo jefe de Estado galo.

   Para ese día, la idea del Gobierno que debe haber compuesto estará mucho más clara. Hasta hoy, las especulaciones sobre quiénes pueden ocupar los 15 cargos ministeriales a los que Sarkozy reducirá la Administración no cesan.

   Sin embargo, una de las que más impacto ha causado es la expuesta por el diario económico británico 'Financial Times'. En sus páginas, hoy se puede leer que el mismo Sarkozy, cuando habló con el primer ministro británico, Tony Blair, en la llamada que éste último hizo para felicitarle por su éxito electoral, le dijo "¿Por qué no intercambiar unas palabras con el próximo primer ministro de Francia?", pasándole a continuación a François Fillon el teléfono.

   Así, Fillon, quien fuera ministro de Educación entre marzo de 2004 y junio de 2005, así como de Trabajo entre mayo de 2002 y marzo de 2004, se entrevió hoy más que nunca como el próximo jefe de Gobierno galo que nombrará el nuevo presidente.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios