www.diariocritico.com
¿Cuánto tiempo más crecerá China?

¿Cuánto tiempo más crecerá China?

Una nueva oleada migratoria de empresas de mayor complejidad proveniente de Occidente

La conjunción entre sonadas huelgas, el aumento de salarios en empresas emblemáticas y la flexibilización del renminbi, ha hecho sonar las alarmas de la prensa occidental en relación a China. Se insiste que dicho país está llegando a lo que los economistas denominan el "punto de inflexión Lewis". Es decir, esa etapa particular en una economía emergente donde la mano de obra comienza a escasear, trayendo consigo inflación y disminución del crecimiento económico. Para diversos analistas ello plantea el comienzo del fin del espectacular crecimiento económico chino. Algunos señalan que China se apresta a subir por la escalera del desarrollo tecnológico, a expensas de dejar atrás sus elevadas tasas de crecimiento. Otros enfatizan la inevitable migración de empresas y empleos hacia Vietnam y otros centros de mano de obra más barata, con igual resultado: la disminución del crecimiento económico.

A pesar de las casandras, China tiene aún mucha tela por cortar en materia de crecimiento económico. Según The Economist del 12 de junio pasado, China dispone de una población en edad laboral de 977 millones de personas que para 2015 subirá a 993 millones. Cierto que la política de un solo hijo irá haciendo disminuir el número de nuevos entrantes al mercado de trabajo y que éstos serán un 30% menos dentro de diez años. No obstante, la magnitud misma de las cifras involucradas hace risible hablar de escasez de mano de obra.

También es correcto señalar que el costo de la mano de obra está subiendo, pero ello ocurre en las regiones costeras del país donde se ha concentrado hasta ahora la producción industrial. Tierra adentro existe una inmensa masa humana que irá absorbiendo los puestos laborales no especializados que se abandonen en provincias de costa como Guandong o Fujian. Buen ejemplo de ello lo encontramos en el reciente anuncio de Foxconn de mudar su emporio manufacturero, el mayor del mundo en materia de ensamblaje electrónico, desde Guandong hacia Tianjin y Henan. Ello implica abandonar una mano de obra encarecida con miras a reclutar 300.000 nuevos trabajadores en provincias del interior del país. Mientras tanto los obreros de la costa quedarán disponibles para la especialización tecnológica.

Los inmensos recursos financieros chinos, su capacidad para acceder a la tecnología bien sea comprando a las empresas trasnacionales que la producen o como contrapartida de acceso a su inmenso mercado, la disponibilidad de sus universidades para graduar a cientos de miles de ingenieros al año, el amplio "pool" de científicos chinos formados en Estados Unidos y su talento natural para las matemáticas y la ciencia, son herramientas de primer orden para reorientar a sus provincias costeras por el camino de la sofisticación tecnológica. A ello se añadirá una nueva oleada migratoria de empleos y empresas de mayor complejidad proveniente de Occidente, siempre en busca de la mano de obra más barata a cada nivel.

Si a lo anterior le unimos el gigantesco proceso de urbanización que está teniendo lugar en China, la conclusión es clara: altas tasas de crecimiento económico para rato.

 [email protected]

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios