www.diariocritico.com

El presidente de la Generalitat asegura que "el Estatuto también es un problema de España"

Montilla y Zapatero se ponen de acuerdo para 'reparar el daño' hecho al Estatut por el Constitucional

Montilla y Zapatero se ponen de acuerdo para 'reparar el daño' hecho al Estatut por el Constitucional

De la Vega dice que no hace falta aplicar el Artículo 150.2 de la Constitución para ceder competencia a Cataluña
Montilla pide "gestos políticos" al presidente del Gobierno para restañar heridas

Buenas palabras y también acuerdo… o el suficiente acuerdo sobre el análisis de la situación para que José Montilla haya salido "razonablemente satisfecho" de su reunión de dos horas y cuarto con Rodríguez Zapatero en La Moncloa. Montilla quería saber "si se entiende [en el Gobierno] o no lo que ha pasado", y ha salido convencido de que "se entiende" y se pondrá en marcha una solución para recuperar el cien por cien del Estatut de Cataluña. Pero la reparación 'material' sólo ya no sirve y el molt honorable president ha pedido a Zapatero que hay que satisfacer 'moralmente' a la 'agraviada' Cataluña con "gestos políticos". El Gobierno, según la vicepresidenta De la Vega, 'ha comprendido' la visión catalana y ha dicho que "compartimos un diagnóstico común en lo esencia" y que "si Cataluña tiene un problema, España tiene un problema", que es justo lo que quería oír Montilla.
El presidente de la Generalitat llegaba a las 10.30 horas a La Moncloa, donde era recibido a pie de escalera por el presidente del Gobierno. Luego, en dos horas y cuarto de conversación uno y otro llegaban a soluciones para 'reparar el daño' que la sentencia del Constitucional sobre el Estatut había hecho, según José Montilla, a Cataluña. En esa conversación, el molt honorable president entregó a Rodríguez Zapatero un dossier elaborado por expertos contratados por la Generalitat para ver cómo se puede soslayar la sentencia sobre el Estatut y lograr que éste entre en vigor plenamente. En esa documentación se incluía, según confirmó Montilla, una petición para que el Gobierno utilice la vía del Artículo 150.2 de la Constitución para ceder competencias a Cataluña.

[El Artículo 150.2. de la Constitución dice lo siguiente: "El Estado podrá transferir o delegar en las Comunidades Autónomas, mediante Ley orgánica, facultades correspondientes a materia de titularidad estatal que por su propia naturaleza sean susceptibles de transferencia o delegación. La Ley preverá en cada caso la correspondiente transferencia de medios financieros, así como las formas de control que se reserve el Estado"].

Pero Montilla quería mucho más que la promesa de Zapatero de tocar dos leyes orgánicas y agilizar el traspaso de competencias pendientes: vino a Madrid buscando un 'pacto de Estado' o, en sus propias palabras, "rehacer el pacto estatutario y reforzar el pacto constitucional… Es lo que pide Cataluña, su Parlament, el presidente de la Generalitat y lo que pactamos". Y para rehacer ese pacto, quebrado según Montilla por el Tribunal Constitucional y su 'muy españolista' sentencia sobre el Estatut, el president ha pedido a Zapatero "gestos políticos" que escenifiquen lo que algunos llaman 'otro abrazo de Vergara'.

"He explorado con el presidente del Gobierno el tiempo, los caminos y las vías para rehacer el pacto estatutario". En el análisis han debido coincidir ambos, porque Montilla dijo luego en rueda de prensa que él había ido a La Moncloa a saber "si se entiende o no lo que había pasado en Cataluña" y que con la respuesta de Zapatero "me siento razonablemente satisfecho".

Pero, ¿qué tipo de "gestos políticos" ha pedido Montilla? Ni él ni después la vicepresidenta Fernández de la Vega, que compareció en rueda de prensa para explicar la posición del Gobierno, fueron capaces de definirlos, más allá de esas buenas, buenísimas palabras que el Gobierno ha vuelto a dedicar a Cataluña, a su president socialista y al Estatuto 'completo' que pactaron en su día el propio Zapatero y el líder de CiU Artur Mas, con el beneplácito de los socialistas catalanes. Pero habrá gestos, sin duda, "a lo largo de las próximas semanas y meses", según anunció Montilla, y le primero será este mismo viernes en la Tribuna Barcelona, donde Zapatero será presentado en amor y compaña por Montilla ante más de 200 empresarios y personalidades catalanas.

Lo bueno y lo malo para Cataluña y para España

Parece que el análisis ha sido coincidente y que tanto Montilla, por la Generalitat, como Zapatero, por el Gobierno del Estado y por el Partido Socialista, quieren poner fin cuanto antes a esta dinámica política en la que la sentencia sobre el Estatut nos ha metido a todos. Para empezar, y según confirmó la vicepresidenta De la Vega, el Ejecutivo va a poner en marcha la máquina de cambiar la legislación para tocar, entre otras la Ley Orgánica del Poder Judicial y que Cataluña pueda tener una justicia propia. También, para culminar traspasos de competencias a medio camino y acelerar la puesta en marcha de nuevas competencias.

Eso sí, sin hacer uso del famoso artículo 150.2 de la Constitución, como demanda Montilla, porque no hace falta: "No es necesario utilizarlo para desarrollar todo lo que cave en el Estatuto. Ahora no estamos ahí [en ese punto]. El Estatuto llega al margen máximo del autogobierno", dijo De la Vega, y "se puede desarrollar prácticamente todo… el Tribunal Constitucional da mucho margen".

En definitiva, que en los próximos meses Estado y Generalitat estudiarán fórmulas para recuperar por vía legislativa lo que el Constitucional ha tachado del Estatuto, al tiempo que el Estado arbitrará 'fórmulas políticas' para trabajar en "la cooperación en la colaboración", o lo que es lo mismo, "en la lealtad, en la buena disposición para evitar malos entendidos". Una fórmula, por ejemplo, será introducir lo que De la Vega ha denominado "impacto de competencias" en la cada ley que se apruebe y que bordee los límites competenciales entre Estado y Generalitat.

En cuanto al análisis político, que era lo que interesaba a un Montilla que ya se encuentra en campaña preelectoral, el Gobierno ha hecho auténticos esfuerzos por hacer público su afecto por Montilla y el Estatut, como que el presidente del Gobierno y el de la Generalitat "comparten el espíritu y letra" de la Resolución que el Grupo Socialista presentó este martes en el Congreso de los Diputados y que, sin embargo, fue tirada abajo al no ser votada por ningún otro grupo político. Sobre asunto, Montilla había declarado un poco antes que "no es un buen ejemplo el debate de ayer", en el que esa Resolución sobre el Estatut quedó derrotada.


Montilla exige más


- Lea también:
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios