www.diariocritico.com

Manifestaciones en Roma contra Bush

El Papa 'regaña' a Bush por seguir con la guerra en Irak

El Papa 'regaña' a Bush por seguir con la guerra en Irak

No fue muy diplomático el Papa al decirle a Bush, en su visita vaticana, que confiaba en que acabe pronto la guerra de Irak.
El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, se ha reunido este sábado por primera vez con Benedicto XVI para conversar sobre sus diferencias respecto a Irak y su postura común contra el aborto, en un encuentro que "estaba ansioso por tener", según la Casa Blanca. El Papa le expresó su preocupación por la guerra y le instó a hallar una solución "regional y negociada" para Irak. Después, Bush se entrevistó con Romano Prodi, con el que no existen muchas diferencias y todo transcurrió con más diplomacia. En Roma hubo varias protestas de ciudadanos en manifestaciones también contra la guerra de Irak.

Bush y su esposa, Laura, quienes llegaron la noche del viernes a Roma procedentes de Polonia, fueron recibidos en el Vaticano por el prefecto de la Casa Pontificia, el arzobispo James Harvey.

Con un guardia suizo abriendo el cortejo, y precedidos de los gentilhombres del Papa y los "sediarios", los antiguos portadores de la "silla gestatoria", el matrimonio Bush fue conducido a través de los pasillos de mármol del Palacio Apostólico hacia la Biblioteca Privada del Papa.

Benedicto XVI los recibió en la antesala, conocida como la cámara del Troneto (el pequeño trono), y como dicta el protocolo, Laura, que llevaba un velo negro y un traje oscuro, permaneció con resto del séquito estadounidense fuera de la Biblioteca mientras ambos líderes conversaban en privado.

El presidente de EEUU empezó con mal pie al confundirse y no llamar al Papa "Su Santidad", como exige el protocolo. "Estoy contento de estar con usted, Señor", dijo Bush al ser recibido por el Papa en unas palabras que escucharon los fotógrafos y periodistas a los que se permitió brevemente entrar a la Biblioteca Privada del Papa, donde tuvo lugar el encuentro.

La confusión protocolaria estuvo precedida por un pequeño incidente cuando la limusina en la que viajaban Bush y su esposa Laura hacia el Vaticano sufrió un problema mecánico y se detuvo unos instantes, sin que ello afectara al dispositivo de seguridad.

El Pontífice y el presidente de EEUU hablaron, entre otras cosas, de la violencia en Oriente Próximo. "La Santa Iglesia expresó, una vez más, sus esperanzas en una salida local y negociada a los conflictos que afectan a la región", se informa en un comunicado emitido tras el encuentro.

La nota del Vaticano señala además que los mandatarios conversaron sobre la guerra en Irak, un tema que les divide, pues al igual que su predecesor, Juan Pablo II, Benedicto XVI se opone al conflicto impulsado por Bush.

Además, el Papa y Bush charlaron sobre África, y más particularmente sobre el conflicto de Darfur, sobre América Latina, y sobre los Derechos Humanos, la libertad religiosa, el matrimonio y la familia.

El comunicado no aclara si los dirigentes abordaron la cuestión de la Cuba post castrista, tal y como deseaba el presidente de EEUU. Bush también se ha reunido con el cardenal Tarcisio Bertone, el secretario de Estado del Vaticano.

Mientras Bush se reunía con el Papa en el relativamente tranquilo Vaticano, numerosos manifestantes ocupabann las calles en otra zona de Roma para protestar contra su visita y especialmente por su política en Irak.

La embajada de Estados Unidos avisó a los ciudadanos de su país que eviten las protestas, advirtiendo que "podría desencadenarse la violencia". Se organizó una marcha contra Bush que recorrerá varios kilómetros la ciudad entre sus dos plazas principales.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios