www.diariocritico.com
Fernando Schwartz entrevista a Javier Hernández para ESPN

Fernando Schwartz entrevista a Javier Hernández para ESPN

Fernando Schwartz
Especial para ESPN

Manchester, Inglaterra.- Siempre me emociono cuando voy a una entrevista. No he perdido el espíritu de reportero, pero esta vez la adrenalina me corría al máximo cuando, manejando por la derecha, al estilo inglés, tomé la carretera M6 que me llevaba de Manchester a Carrington, lugar de entrenamiento del Manchester United. Ahí, ESPN consiguió la autorización de Sir Alex Ferguson y el club para entrevistar a Javier "Chicharito" Hernández. En la Premier no hay zona mixta, en la Champions va a ella cuando se lo ordenan, y en el día a día lo tenían contemplado para diálogos exclusivos hasta fines de febrero. Los tiempos se adelantaron y "Chicharito" nos recibió como buen inglés, en punto de las 12 del mediodía, como estaba acordado.

"Chicharito" ha embarnecido con los trabajos especiales. No pierde su pícara mirada ni su juvenil sonrisa. A los 22 años la vida le sonríe, pero él sigue con los pies muy bien plantados en la tierra y buscando día a día su superación personal y profesional.

Este es el diálogo que ESTO reproduce y que tuve con "Chicharito" para ESPN. Lo primero es revelador, hace tres años, el retiro le pasó por la cabeza ante la falta de oportunidades:

"Pues sí. Hay mucha gente y amigos cercanos me lo han dicho y hasta bromeando en tono sarcástico: 'mira, tú que te querías retirar y ahora dónde estás'. Como siempre lo digo, no era tanto el retirarme. Me pasaron tantas cosas por la cabeza durante dos años que fueron muy complicados; lo que tengo claro es que llegué a dudar si sabía jugar futbol. Si en verdad esta era mi carrera, si este era el camino que Dios quería que recorriera. Gracias a mi familia y los pocos que estuvieron ahí, amigos y seres queridos, batallaron conmigo. Era difícil, era complicado ver cada fin de semana el esperar la lista de concentración y no estar, o estar y que te mandaran a la tribuna y no poder jugar. No era desesperación por jugar, no disfrutaba mi profesión".

Javier tenía una sola intención:

"Sólo quería jugar. La alegría era estar en el Jalisco o en cualquier estadio de México; mi alegría era jugar, y una noche, platicando con mi familia, lo comenté, que había que dejar fluir las cosas y disfrutar al igual los entrenamientos, los lunes, los martes, la convivencia con mis compañeros, estaba en el mejor club de México, que no cualquiera puede estar. Que estaba mi familia, que gozaba de salud. Cuando eres joven, cuando lo era más, se me dio un debut muy rápido, jugué el Mundial Sub-20 en Canadá y yo quería que las cosas siguieran igual de rápido, me desesperé un poquito, pero estoy feliz. Gracias a Dios tuve paciencia. Llegaba con mi familia, con mi papá y mi abuelo, y les cuestionaba si en verdad sabía yo jugar al futbol, y me decían, casi, casi me bromeaban que cómo era tonto preguntando eso. Que la familia y yo habíamos sacrificado ya muchas tardes, cuando entrenaba después de la escuela, todo ese desgaste que habíamos vivido, por qué lo iba a tirar. Me iban a estar arriando y empujando hasta que se dio lo que tengo hoy y que va caminando de a poco".

Un dolor que le atravesaba el alma, pero lo peor le puso a dudar de sus habilidades para jugar al futbol:

"Sí fue muy complicado con mi familia, con mi hermana principalmente, con mis abuelos y tíos, que siempre estuvieron muy cerca. Toda mi familia estaba a diario, pero los cuatro de la familia vivimos una situación complicada. Los cuatro siempre hemos estado en el mismo barco gracias a mi profesión. Espero que mi hermana también cumpla sus sueños y todo. Fue complicado y difícil llegar. Había días que no quería salir, que no tenía ánimos para estar en la calle, triste que no se me cumplían mis metas. Y triste veía los partidos de mi equipo por televisión; algo muy difícil. Pero también le doy gracias a Dios el haber pasado por eso, ya que me enseñó muchísimo. A ver girar el mundo, a verle cosas que muchas veces pierdes de vista, cosas que no ves. Me ayudó a tener mucha paciencia, a disfrutarle, a no desesperarme, que es muy importante en la vida. Hay una frase de un compañero, un amigo mío que dice: 'En la mayor parte de los fracasos quieres adelantar los éxitos'. No sé de dónde la sacó, pero la ha dicho; en mi vida y en la de él siempre ha encajado mucho".

TRABAJO, PERSEVERANCIA

Sin embargo, el destino le tenía preparado este camino que con goles y carisma se va forjando en el futbol inglés:

"Cada esfuerzo, cada sacrificio, tarde o temprano vale la pena y llegan las recompensas. Muchas veces uno no lo ve en esa etapa que platicamos, en esos tres años tal vez no había recompensa futbolística, pero sí había recompensa en la familia, ya que nos unió muchísimo, disfrutamos otras cosas. Vimos cosas que no veíamos, ya que sólo nos enfocábamos al futbol. Uno se ciega, pues nada más quiere uno ver eso. Hay tantas cosas tan bonitas en la vida que cada sacrificio y esfuerzo cuesta, el soñar no cuesta nada y siempre estará soñando. Los sueños no caen del cielo, uno tiene que buscarlos, uno tiene que trabajarlos, y obviamente, cuando vienen, hay que disfrutarlos. Uno siempre lo anheló, lo deseó y lo soñó... y no disfrutarlo, como que no va".

No puede comparar este golpe como el no estar en la final del Mundial de Perú 2005:

"Sí, son dos sentimientos diferentes. Son sentimientos que le doy gracias a Dios porque hoy puedo voltear y puedo verlos en anécdota con mi familia. Perú sí fue muy complicado. Gracias a Jorge Vergara nos llevó al 'Chore' y a mí a la final, además nos llevó con nuestras familias. Mi papá y mi madre no pudieron ir por trabajo, pero sí mis abuelos y el 'Chore' Mejía. Fue un viaje muy bonito. Cuando estuve en el estadio, ahí me percaté y sentí que no era parte, obviamente, y que no estuve en una cosa tan padre y tan bonita para el país. Sí lloré mucho de alegría, había amigos y compañeros que llegaron al logro. Yo conviví y trabajé mucho en este proceso también con Chucho, con la gente. Había estima y amigos. Mi abuela se me acerca cuando se me salían las lágrimas y disfrutaba: 'Hijo, tú no te apures. Este hoy no te tocaba, no era tu tiempo, el tuyo ya llegará'. Mi abuela y yo nos soltamos a llorar. Lo disfrutamos bastante, estuvimos en el festejo con todos los compañeros y lo gozamos mucho".

MANCHESTER, UN ESTILO DE VIDA

Javier es muy querido en el club, por su humildad y su sencillez. Desde el más veterano, Giggs, como hasta el utilero, le tienen en una estima que se ha ganado en poco tiempo: "Obviamente, le agradezco a todos los jugadores aquí. Totalmente. Te abren las puertas, siempre son muy serviciales. Están a la orden para ver qué se te ofrece y tú también debes estar atento a eso. Lo he mencionado en entrevistas: aquí es una familia, desde los cocineros, utileros, masajistas, el cuerpo técnico, todos sabemos y estamos encaminados hacia la cancha. Pero sabemos que mientras todo el equipo esté bien, todas las funciones de afuera, las cuestiones económicas, todo llegará como consecuencia. Por eso, gente como Giggs, como Scholes, como Rio Ferdinand, gente que ha caminado mucho aquí, nos abre las puertas a los jóvenes para aprender, estar como esponjas para aprender y poder crecer".

Se identifica con los que hablan español, portugués, pero se lleva con todos:

"Siempre me han hecho esta pregunta. La verdad es que con todos, aquí no hay específicamente uno. Obviamente por el idioma, con Antonio Valencia que hoy está lastimado. También con los que hablan portugués, que se parece mucho; con Kiko Macheda (italiano) cuando estaba aquí. Con Bebé portugués) me llevo mucho y es tal vez con el que más. Con los ingleses 'súper bien', puedes platicar, convivir cuando estamos entrenando; las típicas bromas de vestidor. Es un bonito grupo y ojalá que podamos conseguir muchas cosas".

DE LA BANCA A LOS GOLES

Sale de la banca a anotar goles y no se desespera. Sabe que lo lleva Ferguson con madurez:

"No. No es difícil porque desde chiquito lo he visto, este es un juego de conjunto. No es como otros deportes, el tenis o el golf, donde tú tienes que valerte sólo por tu esfuerzo. Obviamente tienes entrenadores, tienes muchas cosas. Aquí es de conjunto. Tú pones tu granito de arena, haces lo que pide el entrenador, y así todos como eslabones, una cadena que se fusione y ganemos. Aquí lo más bonito es ganar títulos. He ganado muy pocos en mi carrera con Chivas, el InterLiga, que creo no es de mucho renombre, un campeonato en el 2006. Quiero vivirlas y ser parte de ellas. Si me toca estar, qué bueno; si no, estaré apoyando. Aquí hay cuatro competiciones, jugamos dos veces por semana. Las oportunidades siempre están ahí. Si son 90 minutos, si son dos, también apoyar a mis compañeros desde la banca y la tribuna. Soy afortunado. Soy un mexicano que estoy jugando en el mejor equipo del mundo".

Ferguson es un gran técnico, un caballero, un hombre que en poco tiempo lo ha cautivado:

"Bueno, siempre le voy a estar agradecido por la oportunidad que me brindó. Como siempre se lo he dicho a Jim Lawlor y a toda su gente de scouts, y a él mismo, por haberse fijado en mí. Él pidió que viniera. Siempre les agradeceré. Como platicábamos fuera de cámaras, él me ha impresionado bastante en su forma de ser. Él me ha reafirmado o confirmado cosas. Me ha confirmado que no puedes separar. No puedes ser un buen entrenador en su caso y diferente como persona. Es extraordinario. Trata a todos por igual, es un caballero y muy respetuoso. Eso que ha estado 25 años como entrenador. Es muy complicado. Es una extraordinaria persona y un gran entrenador de futbol. Cada palabra, cada consejo que te pueda brindar siempre es aprender".

Un técnico que trata a todos por igual:

"Esto marca a este equipo. Todos somos diferentes, y él sabe esta diferencia y llevar a cada uno, porque todos valen lo mismo. El respetar es lo bonito. A mí, a los jóvenes y a la gente grande los anda cuidando y siempre trata de que estén muy bien en lo personal para después llevarlo a lo físico".

LA PERSONA ESTÁ POR ENCIMA DEL "CHICHARITO"

"Siempre seré Javier Hernández"

LA mentalidad siempre le ha acompañado:

"Es que no es tanto de mentalidad. Sí te cambia, pero otras cosas que tienes que ver. Es una cultura diferente. No sé si peor o mejor, pero tienes que adaptarte, tienes que pensar y hacer las cosas al modo de ellos. Obviamente siempre aprendes muchas cosas. Por ejemplo, a Giggs y Scholes, a los 37 y 35 años, hay que verlos cómo corren y juegan en esta liga tan física, como si tuvieran 18 años. Sí te cambia la mentalidad en aprenderlo, en hacerlo bastante bien. Es confirmar que si vas siempre por ese lado positivo, que si eres un ser humano, lo mostrarás en tu trabajo y al público. No los puedes separar".

Cinco meses para crecer en todos los aspectos:

"¿Qué ha pasado? El conocer Europa en su estilo de vida, en clima, en horarios. El trabajo acá, la cultura, y seguiré aprendiendo por supuesto, durante toda la vida. De mis compañeros, de la liga, que es lo principal, cómo se trabaja aquí, cómo se disfruta y todos los días tienes que estar entrenando y trabajando, casi siempre jugamos dos partidos por semana. Es mucho desgaste para jugadores que juegan regularmente, y para otros, como nosotros, que estamos esperando la oportunidad".

A los 22 años demuestra una madurez impresionante:

"Gracias a Dios, a mi familia, a mis padres, a mis abuelos, a todos. Siempre me inculcaron de chico que a lo que me hubiera dedicado, al igual que mi hermana, que no hay profesión alguna que te haga sentir más o menos que los demás. No hay dinero ni logros laborales que te hagan sentir más o que yo valgo más que cualquier otra persona. Nunca lo pierdo de vista. Soy un futbolista mexicano, que obviamente quiero aspirar a lo máximo y hacerlo de la mejor manera. Lo hemos platicado fuera de la cámara, se va a acabar mi profesión, esta no dura para siempre, no hay trabajo que dure para siempre. Existe la persona, tú puedes ser hijo, hermano, padre, siempre estas cosas las llevarás a cabo. Quiero disfrutar. El ser así es gracias a Dios, a mi familia".

Aprovecha la ocasión para dejar en claro que aún no contraerá nupcias:

"He escuchado muchos chismes, que si ando o no ando. Que si he ido a Guadalajara. Hay muchísimas cosas. Yo creo y tú lo puedes ver, que no se pueden enterar a través de la prensa, de mi vida, si no lo digo yo. El club no me deja hacer nada. Sólo puedo hablar con medios cuando el club me lo permite. Entonces, hoy estoy feliz, pasando por etapas. Sigo con mi vida de pareja. Mi misma novia. No hay nada que ocultar. Cuando se dé, será. Mi vida sigue igual. Mi cambio acá y todo sigue igual".

Javier ya tiene canciones. Ya hay "Chicharomanía", pero él no se siente un ser de otro planeta:

"Me da alegría. No me siento como fenómeno. Alegría, obviamente, como se les puede ocurrir. Es la ocurrencia del mexicano. Una que escuché es de mexicanos, y otra que la compusieron aquí. 'Chico its the man'. Siento alegría, cosas que soñabas de pequeño, con la familia, se presentan. Las disfruto con mi familia, las escuchamos, nos reímos, estamos felices".

Aún no entiende la idolatría que tiene entre los mexicanos, por lo que consigue en Inglaterra:

"No me ha caído el veinte y no quiero que me caiga. A fin de cuentas soy Javier Hernández. Obviamente, el 'Chicharito' está ahí, juega al futbol y así me conocen acá, donde casi nadie me conoce por mi nombre. Pero siempre seré Javier Hernández primero que el 'Chicharito'. Primero quiero darles alegrías, darle gracias a Dios por la vida que me ha dado. A mi familia, a mis seres queridos porque los quiero hacer parte de esto, como si ellos pisaran la cancha, como si ellos jugaran. Si a mi país algo le sirve y les puedo dar alegrías y motivar, me da mucha alegría que les pueda ayudar en algo. No soy nadie para cambiar cosas, pero sí quiero brindarle alegrías a mi país. Quiero que por acá vean a mi país mejor de lo que lo puedan ver. Que México, alguna vez sea el mejor país del mundo, que nos toque vivirlo. Quiero siempre que lo vean bien, que lo disfrute la gente que lo visita. Si me cae el veinte, me siento igual. Veo mucho por Internet para no desconectarme de mi país".

No le interesa ser recordado como el mejor mexicano de la historia:

"Son consecuencias y se habla de muchas comparaciones. Es bonito compararte con otros. Quiero ser un mexicano ejemplar en el mundo. Que volteen a ver el mercado mexicano, porque hay muchos jugadores que tienen el sueño, como yo, y también se puedan venir. Hay muchos jugando en Europa e Inglaterra y creo que lo hemos hecho bien abriendo las puertas. Han pasado muchas cosas negativas en el país que ojalá se puedan revertir y conseguir cosas que motiven a muchas gentes, a familias, a jóvenes, y que puedan verse las cosas positivas de la vida".

Eso sí, el sueño que vive, que nadie le pellizque, para que no se acabe:

"Tengo mi hermosa familia y como siempre lo digo: yo sin ellos nunca hubiera hecho nada. Sin la mano de Dios tampoco. Me acerqué mucho a Dios en esa etapa de tres años, son tantas cosas que se han cruzado en tan poco tiempo, como tú lo mencionas. En un año y medio todavía jugaba en México, quería ser un hombre más regular y jugar muchos partidos. Siempre me he mantenido igual. Estoy feliz y te motivan a seguir trabajando. El vivir acá aunque veas muchas noticias, no te das cuentas y evidentemente que todo esto te motiva a seguir para adelante y a siempre seguir trabajando y hacer bien las cosas".

En el Teatro de los Sueños (el estadio Old Trafford) Javier escribe su propia historia como un actor de reparto que quiere llegar a ser el primero:

"Sueño con ser regular, estar aquí el tiempo que Dios me dé licencia. Quiero ser un jugador que deje huella en este equipo. Hacer todo. Hay muchos torneos a la vista. Aquí es trabajar el día a día. Ganarme un lugar. El participar más cada día. Jugar más cada día. Si llega la convocatoria de la Selección, hacerlo de la mejor manera".

Del inminente retiro al triunfo lo lleva a una reflexión:

"El pasado no lo vas a poder cambiar. No soy alguien para comentarle a un directivo o a una gente si está bien o mal. Lo único que puedo decir como mexicano es que confíen en los mexicanos. Todo el mundo que confíe en ellos. Sí se puede. El país va a mejorar y cambiar muchísimo, primero Dios, en todos los aspectos y trabajos, los mexicanos son buenos. Tú lo puedes comentar en Estados Unidos. Eres de la gente que va a triunfar y a mantenerse. Nosotros los mexicanos que estamos acá también lo estamos demostrando. Que confíen en el talento mexicano, que sean muy pacientes. Aquí son torneos largos, pero son muy pacientes con todas las nacionalidades, para que puedan rendir. Lo único que puedo decir, comentar acerca de los jóvenes, y aquellos que tienen más tiempo jugando, que les tengan paciencia y confíen en ellos".

LA VERDE

Sabe que hay una deuda con la afición:

"Me queda el sabor amargo de que pudimos hacer más. Había una gran camada de jugadores, mucha gente tal vez ya se cansó de escuchar lo mismo, de que a final de cuentas no se pudo. Estábamos bien dirigidos. ¿Qué es lo que falta? Lo que siempre falta. Este país va a progresar mucho en competiciones internacionales. Se dio un buen sabor de boca, salieron muchos jugadores. La gente ve diferente a México, no como un equipo al que nada más se le ve pasar. Sí ha existido progreso, la gente se desespera porque quiere ver resultados. Lamentablemente hay que esperar cuatro años más para trascender".

Ama la verde:

"Claro, es mi país, es donde lo puedo representar. Sólo lo puedo hacer poniéndome esa playera en el mundo. Sea donde sea, el día, la hora, siempre quieres vestirla, pero para eso hay que hacer bien las cosas en tu club para que te tomen en cuenta".

Para el Chepo, la mejor de las suertes:

"Es una magnífica persona y muy buen técnico. El entrenador que escogiera la Federación era el mejor. Chepo es una persona preparada que siempre ha trabajado. Que mucha gente ha dicho que es muy joven, que no ha tenido bagaje en el futbol, pero bueno, sus éxitos lo avalan. Está bien rodeado, tiene un excelente cuerpo técnico, y como mexicano hay que apoyarlo. Si me toca, ahí estaré trabajando; y si no, como mexicano siempre lo estaré apoyando, deseándole a todos y a toda la Selección que le vaya bien".

Pide confianza en el Tri, aunque suene trillado:

"Se tiene que confiar en toda camada y jugador. Mucha gente dice que ya no confiará, pero son cosas que mueven y a final de cuentas te siguen y uno como mexicano lo sigue bien o mal. Es el mejor deporte del mundo. No menosprecio a ninguno, pero es el que más se sigue y se sabe. Entonces la gente tiene que confiar. Le pedimos que confíe en la camada como lo hicieron con las anteriores. Siempre habrá el deseo de trascender y triunfar por el bien del país".

Un mensaje a sus seguidores:

"Primero, un agradecimiento, porque me estén siguiendo, que me estén apoyando desde México. Muchas gracias. Siempre haré lo mejor. Nunca he prometido goles, porque eso es una consecuencia del esfuerzo que haré con mis compañeros por hacer bien las cosas. No es prometer, pero siempre deseo y añoro trabajar para poder levantar muchas copas con este equipo".

"Chicharito", me siento privilegiado de que recibas a un servidor aquí en tu casa:

"Yo también estoy muy contento de estar contigo. Gente mexicana, muy poca he visto por acá. Estoy feliz y contento disfrutando de este sueño que gracias a Dios que toda mi familia y seres queridos están gozando. Quiero hacerlo bien y seguir disfrutando. Privilegiado soy yo, Fer, de tenerte por acá".




Fernando Schwartz entrevista a Javier Hernández para ESPN

Fernando Schwartz
Especial para ESPN

Manchester, Inglaterra.- Siempre me emociono cuando voy a una entrevista. No he perdido el espíritu de reportero, pero esta vez la adrenalina me corría al máximo cuando, manejando por la derecha, al estilo inglés, tomé la carretera M6 que me llevaba de Manchester a Carrington, lugar de entrenamiento del Manchester United. Ahí, ESPN consiguió la autorización de Sir Alex Ferguson y el club para entrevistar a Javier "Chicharito" Hernández. En la Premier no hay zona mixta, en la Champions va a ella cuando se lo ordenan, y en el día a día lo tenían contemplado para diálogos exclusivos hasta fines de febrero. Los tiempos se adelantaron y "Chicharito" nos recibió como buen inglés, en punto de las 12 del mediodía, como estaba acordado.

"Chicharito" ha embarnecido con los trabajos especiales. No pierde su pícara mirada ni su juvenil sonrisa. A los 22 años la vida le sonríe, pero él sigue con los pies muy bien plantados en la tierra y buscando día a día su superación personal y profesional.

Este es el diálogo que ESTO reproduce y que tuve con "Chicharito" para ESPN. Lo primero es revelador, hace tres años, el retiro le pasó por la cabeza ante la falta de oportunidades:

"Pues sí. Hay mucha gente y amigos cercanos me lo han dicho y hasta bromeando en tono sarcástico: 'mira, tú que te querías retirar y ahora dónde estás'. Como siempre lo digo, no era tanto el retirarme. Me pasaron tantas cosas por la cabeza durante dos años que fueron muy complicados; lo que tengo claro es que llegué a dudar si sabía jugar futbol. Si en verdad esta era mi carrera, si este era el camino que Dios quería que recorriera. Gracias a mi familia y los pocos que estuvieron ahí, amigos y seres queridos, batallaron conmigo. Era difícil, era complicado ver cada fin de semana el esperar la lista de concentración y no estar, o estar y que te mandaran a la tribuna y no poder jugar. No era desesperación por jugar, no disfrutaba mi profesión".

Javier tenía una sola intención:

"Sólo quería jugar. La alegría era estar en el Jalisco o en cualquier estadio de México; mi alegría era jugar, y una noche, platicando con mi familia, lo comenté, que había que dejar fluir las cosas y disfrutar al igual los entrenamientos, los lunes, los martes, la convivencia con mis compañeros, estaba en el mejor club de México, que no cualquiera puede estar. Que estaba mi familia, que gozaba de salud. Cuando eres joven, cuando lo era más, se me dio un debut muy rápido, jugué el Mundial Sub-20 en Canadá y yo quería que las cosas siguieran igual de rápido, me desesperé un poquito, pero estoy feliz. Gracias a Dios tuve paciencia. Llegaba con mi familia, con mi papá y mi abuelo, y les cuestionaba si en verdad sabía yo jugar al futbol, y me decían, casi, casi me bromeaban que cómo era tonto preguntando eso. Que la familia y yo habíamos sacrificado ya muchas tardes, cuando entrenaba después de la escuela, todo ese desgaste que habíamos vivido, por qué lo iba a tirar. Me iban a estar arriando y empujando hasta que se dio lo que tengo hoy y que va caminando de a poco".

Un dolor que le atravesaba el alma, pero lo peor le puso a dudar de sus habilidades para jugar al futbol:

"Sí fue muy complicado con mi familia, con mi hermana principalmente, con mis abuelos y tíos, que siempre estuvieron muy cerca. Toda mi familia estaba a diario, pero los cuatro de la familia vivimos una situación complicada. Los cuatro siempre hemos estado en el mismo barco gracias a mi profesión. Espero que mi hermana también cumpla sus sueños y todo. Fue complicado y difícil llegar. Había días que no quería salir, que no tenía ánimos para estar en la calle, triste que no se me cumplían mis metas. Y triste veía los partidos de mi equipo por televisión; algo muy difícil. Pero también le doy gracias a Dios el haber pasado por eso, ya que me enseñó muchísimo. A ver girar el mundo, a verle cosas que muchas veces pierdes de vista, cosas que no ves. Me ayudó a tener mucha paciencia, a disfrutarle, a no desesperarme, que es muy importante en la vida. Hay una frase de un compañero, un amigo mío que dice: 'En la mayor parte de los fracasos quieres adelantar los éxitos'. No sé de dónde la sacó, pero la ha dicho; en mi vida y en la de él siempre ha encajado mucho".

TRABAJO, PERSEVERANCIA

Sin embargo, el destino le tenía preparado este camino que con goles y carisma se va forjando en el futbol inglés:

"Cada esfuerzo, cada sacrificio, tarde o temprano vale la pena y llegan las recompensas. Muchas veces uno no lo ve en esa etapa que platicamos, en esos tres años tal vez no había recompensa futbolística, pero sí había recompensa en la familia, ya que nos unió muchísimo, disfrutamos otras cosas. Vimos cosas que no veíamos, ya que sólo nos enfocábamos al futbol. Uno se ciega, pues nada más quiere uno ver eso. Hay tantas cosas tan bonitas en la vida que cada sacrificio y esfuerzo cuesta, el soñar no cuesta nada y siempre estará soñando. Los sueños no caen del cielo, uno tiene que buscarlos, uno tiene que trabajarlos, y obviamente, cuando vienen, hay que disfrutarlos. Uno siempre lo anheló, lo deseó y lo soñó... y no disfrutarlo, como que no va".

No puede comparar este golpe como el no estar en la final del Mundial de Perú 2005:

"Sí, son dos sentimientos diferentes. Son sentimientos que le doy gracias a Dios porque hoy puedo voltear y puedo verlos en anécdota con mi familia. Perú sí fue muy complicado. Gracias a Jorge Vergara nos llevó al 'Chore' y a mí a la final, además nos llevó con nuestras familias. Mi papá y mi madre no pudieron ir por trabajo, pero sí mis abuelos y el 'Chore' Mejía. Fue un viaje muy bonito. Cuando estuve en el estadio, ahí me percaté y sentí que no era parte, obviamente, y que no estuve en una cosa tan padre y tan bonita para el país. Sí lloré mucho de alegría, había amigos y compañeros que llegaron al logro. Yo conviví y trabajé mucho en este proceso también con Chucho, con la gente. Había estima y amigos. Mi abuela se me acerca cuando se me salían las lágrimas y disfrutaba: 'Hijo, tú no te apures. Este hoy no te tocaba, no era tu tiempo, el tuyo ya llegará'. Mi abuela y yo nos soltamos a llorar. Lo disfrutamos bastante, estuvimos en el festejo con todos los compañeros y lo gozamos mucho".

MANCHESTER, UN ESTILO DE VIDA

Javier es muy querido en el club, por su humildad y su sencillez. Desde el más veterano, Giggs, como hasta el utilero, le tienen en una estima que se ha ganado en poco tiempo: "Obviamente, le agradezco a todos los jugadores aquí. Totalmente. Te abren las puertas, siempre son muy serviciales. Están a la orden para ver qué se te ofrece y tú también debes estar atento a eso. Lo he mencionado en entrevistas: aquí es una familia, desde los cocineros, utileros, masajistas, el cuerpo técnico, todos sabemos y estamos encaminados hacia la cancha. Pero sabemos que mientras todo el equipo esté bien, todas las funciones de afuera, las cuestiones económicas, todo llegará como consecuencia. Por eso, gente como Giggs, como Scholes, como Rio Ferdinand, gente que ha caminado mucho aquí, nos abre las puertas a los jóvenes para aprender, estar como esponjas para aprender y poder crecer".

Se identifica con los que hablan español, portugués, pero se lleva con todos:

"Siempre me han hecho esta pregunta. La verdad es que con todos, aquí no hay específicamente uno. Obviamente por el idioma, con Antonio Valencia que hoy está lastimado. También con los que hablan portugués, que se parece mucho; con Kiko Macheda (italiano) cuando estaba aquí. Con Bebé portugués) me llevo mucho y es tal vez con el que más. Con los ingleses 'súper bien', puedes platicar, convivir cuando estamos entrenando; las típicas bromas de vestidor. Es un bonito grupo y ojalá que podamos conseguir muchas cosas".

DE LA BANCA A LOS GOLES

Sale de la banca a anotar goles y no se desespera. Sabe que lo lleva Ferguson con madurez:

"No. No es difícil porque desde chiquito lo he visto, este es un juego de conjunto. No es como otros deportes, el tenis o el golf, donde tú tienes que valerte sólo por tu esfuerzo. Obviamente tienes entrenadores, tienes muchas cosas. Aquí es de conjunto. Tú pones tu granito de arena, haces lo que pide el entrenador, y así todos como eslabones, una cadena que se fusione y ganemos. Aquí lo más bonito es ganar títulos. He ganado muy pocos en mi carrera con Chivas, el InterLiga, que creo no es de mucho renombre, un campeonato en el 2006. Quiero vivirlas y ser parte de ellas. Si me toca estar, qué bueno; si no, estaré apoyando. Aquí hay cuatro competiciones, jugamos dos veces por semana. Las oportunidades siempre están ahí. Si son 90 minutos, si son dos, también apoyar a mis compañeros desde la banca y la tribuna. Soy afortunado. Soy un mexicano que estoy jugando en el mejor equipo del mundo".

Ferguson es un gran técnico, un caballero, un hombre que en poco tiempo lo ha cautivado:

"Bueno, siempre le voy a estar agradecido por la oportunidad que me brindó. Como siempre se lo he dicho a Jim Lawlor y a toda su gente de scouts, y a él mismo, por haberse fijado en mí. Él pidió que viniera. Siempre les agradeceré. Como platicábamos fuera de cámaras, él me ha impresionado bastante en su forma de ser. Él me ha reafirmado o confirmado cosas. Me ha confirmado que no puedes separar. No puedes ser un buen entrenador en su caso y diferente como persona. Es extraordinario. Trata a todos por igual, es un caballero y muy respetuoso. Eso que ha estado 25 años como entrenador. Es muy complicado. Es una extraordinaria persona y un gran entrenador de futbol. Cada palabra, cada consejo que te pueda brindar siempre es aprender".

Un técnico que trata a todos por igual:

"Esto marca a este equipo. Todos somos diferentes, y él sabe esta diferencia y llevar a cada uno, porque todos valen lo mismo. El respetar es lo bonito. A mí, a los jóvenes y a la gente grande los anda cuidando y siempre trata de que estén muy bien en lo personal para después llevarlo a lo físico".

LA PERSONA ESTÁ POR ENCIMA DEL "CHICHARITO"

"Siempre seré Javier Hernández"

LA mentalidad siempre le ha acompañado:

"Es que no es tanto de mentalidad. Sí te cambia, pero otras cosas que tienes que ver. Es una cultura diferente. No sé si peor o mejor, pero tienes que adaptarte, tienes que pensar y hacer las cosas al modo de ellos. Obviamente siempre aprendes muchas cosas. Por ejemplo, a Giggs y Scholes, a los 37 y 35 años, hay que verlos cómo corren y juegan en esta liga tan física, como si tuvieran 18 años. Sí te cambia la mentalidad en aprenderlo, en hacerlo bastante bien. Es confirmar que si vas siempre por ese lado positivo, que si eres un ser humano, lo mostrarás en tu trabajo y al público. No los puedes separar".

Cinco meses para crecer en todos los aspectos:

"¿Qué ha pasado? El conocer Europa en su estilo de vida, en clima, en horarios. El trabajo acá, la cultura, y seguiré aprendiendo por supuesto, durante toda la vida. De mis compañeros, de la liga, que es lo principal, cómo se trabaja aquí, cómo se disfruta y todos los días tienes que estar entrenando y trabajando, casi siempre jugamos dos partidos por semana. Es mucho desgaste para jugadores que juegan regularmente, y para otros, como nosotros, que estamos esperando la oportunidad".

A los 22 años demuestra una madurez impresionante:

"Gracias a Dios, a mi familia, a mis padres, a mis abuelos, a todos. Siempre me inculcaron de chico que a lo que me hubiera dedicado, al igual que mi hermana, que no hay profesión alguna que te haga sentir más o menos que los demás. No hay dinero ni logros laborales que te hagan sentir más o que yo valgo más que cualquier otra persona. Nunca lo pierdo de vista. Soy un futbolista mexicano, que obviamente quiero aspirar a lo máximo y hacerlo de la mejor manera. Lo hemos platicado fuera de la cámara, se va a acabar mi profesión, esta no dura para siempre, no hay trabajo que dure para siempre. Existe la persona, tú puedes ser hijo, hermano, padre, siempre estas cosas las llevarás a cabo. Quiero disfrutar. El ser así es gracias a Dios, a mi familia".

Aprovecha la ocasión para dejar en claro que aún no contraerá nupcias:

"He escuchado muchos chismes, que si ando o no ando. Que si he ido a Guadalajara. Hay muchísimas cosas. Yo creo y tú lo puedes ver, que no se pueden enterar a través de la prensa, de mi vida, si no lo digo yo. El club no me deja hacer nada. Sólo puedo hablar con medios cuando el club me lo permite. Entonces, hoy estoy feliz, pasando por etapas. Sigo con mi vida de pareja. Mi misma novia. No hay nada que ocultar. Cuando se dé, será. Mi vida sigue igual. Mi cambio acá y todo sigue igual".

Javier ya tiene canciones. Ya hay "Chicharomanía", pero él no se siente un ser de otro planeta:

"Me da alegría. No me siento como fenómeno. Alegría, obviamente, como se les puede ocurrir. Es la ocurrencia del mexicano. Una que escuché es de mexicanos, y otra que la compusieron aquí. 'Chico its the man'. Siento alegría, cosas que soñabas de pequeño, con la familia, se presentan. Las disfruto con mi familia, las escuchamos, nos reímos, estamos felices".

Aún no entiende la idolatría que tiene entre los mexicanos, por lo que consigue en Inglaterra:

"No me ha caído el veinte y no quiero que me caiga. A fin de cuentas soy Javier Hernández. Obviamente, el 'Chicharito' está ahí, juega al futbol y así me conocen acá, donde casi nadie me conoce por mi nombre. Pero siempre seré Javier Hernández primero que el 'Chicharito'. Primero quiero darles alegrías, darle gracias a Dios por la vida que me ha dado. A mi familia, a mis seres queridos porque los quiero hacer parte de esto, como si ellos pisaran la cancha, como si ellos jugaran. Si a mi país algo le sirve y les puedo dar alegrías y motivar, me da mucha alegría que les pueda ayudar en algo. No soy nadie para cambiar cosas, pero sí quiero brindarle alegrías a mi país. Quiero que por acá vean a mi país mejor de lo que lo puedan ver. Que México, alguna vez sea el mejor país del mundo, que nos toque vivirlo. Quiero siempre que lo vean bien, que lo disfrute la gente que lo visita. Si me cae el veinte, me siento igual. Veo mucho por Internet para no desconectarme de mi país".

No le interesa ser recordado como el mejor mexicano de la historia:

"Son consecuencias y se habla de muchas comparaciones. Es bonito compararte con otros. Quiero ser un mexicano ejemplar en el mundo. Que volteen a ver el mercado mexicano, porque hay muchos jugadores que tienen el sueño, como yo, y también se puedan venir. Hay muchos jugando en Europa e Inglaterra y creo que lo hemos hecho bien abriendo las puertas. Han pasado muchas cosas negativas en el país que ojalá se puedan revertir y conseguir cosas que motiven a muchas gentes, a familias, a jóvenes, y que puedan verse las cosas positivas de la vida".

Eso sí, el sueño que vive, que nadie le pellizque, para que no se acabe:

"Tengo mi hermosa familia y como siempre lo digo: yo sin ellos nunca hubiera hecho nada. Sin la mano de Dios tampoco. Me acerqué mucho a Dios en esa etapa de tres años, son tantas cosas que se han cruzado en tan poco tiempo, como tú lo mencionas. En un año y medio todavía jugaba en México, quería ser un hombre más regular y jugar muchos partidos. Siempre me he mantenido igual. Estoy feliz y te motivan a seguir trabajando. El vivir acá aunque veas muchas noticias, no te das cuentas y evidentemente que todo esto te motiva a seguir para adelante y a siempre seguir trabajando y hacer bien las cosas".

En el Teatro de los Sueños (el estadio Old Trafford) Javier escribe su propia historia como un actor de reparto que quiere llegar a ser el primero:

"Sueño con ser regular, estar aquí el tiempo que Dios me dé licencia. Quiero ser un jugador que deje huella en este equipo. Hacer todo. Hay muchos torneos a la vista. Aquí es trabajar el día a día. Ganarme un lugar. El participar más cada día. Jugar más cada día. Si llega la convocatoria de la Selección, hacerlo de la mejor manera".

Del inminente retiro al triunfo lo lleva a una reflexión:

"El pasado no lo vas a poder cambiar. No soy alguien para comentarle a un directivo o a una gente si está bien o mal. Lo único que puedo decir como mexicano es que confíen en los mexicanos. Todo el mundo que confíe en ellos. Sí se puede. El país va a mejorar y cambiar muchísimo, primero Dios, en todos los aspectos y trabajos, los mexicanos son buenos. Tú lo puedes comentar en Estados Unidos. Eres de la gente que va a triunfar y a mantenerse. Nosotros los mexicanos que estamos acá también lo estamos demostrando. Que confíen en el talento mexicano, que sean muy pacientes. Aquí son torneos largos, pero son muy pacientes con todas las nacionalidades, para que puedan rendir. Lo único que puedo decir, comentar acerca de los jóvenes, y aquellos que tienen más tiempo jugando, que les tengan paciencia y confíen en ellos".

LA VERDE

Sabe que hay una deuda con la afición:

"Me queda el sabor amargo de que pudimos hacer más. Había una gran camada de jugadores, mucha gente tal vez ya se cansó de escuchar lo mismo, de que a final de cuentas no se pudo. Estábamos bien dirigidos. ¿Qué es lo que falta? Lo que siempre falta. Este país va a progresar mucho en competiciones internacionales. Se dio un buen sabor de boca, salieron muchos jugadores. La gente ve diferente a México, no como un equipo al que nada más se le ve pasar. Sí ha existido progreso, la gente se desespera porque quiere ver resultados. Lamentablemente hay que esperar cuatro años más para trascender".

Ama la verde:

"Claro, es mi país, es donde lo puedo representar. Sólo lo puedo hacer poniéndome esa playera en el mundo. Sea donde sea, el día, la hora, siempre quieres vestirla, pero para eso hay que hacer bien las cosas en tu club para que te tomen en cuenta".

Para el Chepo, la mejor de las suertes:

"Es una magnífica persona y muy buen técnico. El entrenador que escogiera la Federación era el mejor. Chepo es una persona preparada que siempre ha trabajado. Que mucha gente ha dicho que es muy joven, que no ha tenido bagaje en el futbol, pero bueno, sus éxitos lo avalan. Está bien rodeado, tiene un excelente cuerpo técnico, y como mexicano hay que apoyarlo. Si me toca, ahí estaré trabajando; y si no, como mexicano siempre lo estaré apoyando, deseándole a todos y a toda la Selección que le vaya bien".

Pide confianza en el Tri, aunque suene trillado:

"Se tiene que confiar en toda camada y jugador. Mucha gente dice que ya no confiará, pero son cosas que mueven y a final de cuentas te siguen y uno como mexicano lo sigue bien o mal. Es el mejor deporte del mundo. No menosprecio a ninguno, pero es el que más se sigue y se sabe. Entonces la gente tiene que confiar. Le pedimos que confíe en la camada como lo hicieron con las anteriores. Siempre habrá el deseo de trascender y triunfar por el bien del país".

Un mensaje a sus seguidores:

"Primero, un agradecimiento, porque me estén siguiendo, que me estén apoyando desde México. Muchas gracias. Siempre haré lo mejor. Nunca he prometido goles, porque eso es una consecuencia del esfuerzo que haré con mis compañeros por hacer bien las cosas. No es prometer, pero siempre deseo y añoro trabajar para poder levantar muchas copas con este equipo".

"Chicharito", me siento privilegiado de que recibas a un servidor aquí en tu casa:

"Yo también estoy muy contento de estar contigo. Gente mexicana, muy poca he visto por acá. Estoy feliz y contento disfrutando de este sueño que gracias a Dios que toda mi familia y seres queridos están gozando. Quiero hacerlo bien y seguir disfrutando. Privilegiado soy yo, Fer, de tenerte por acá".



¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios