www.diariocritico.com

La Semana

Con la venia de Sus Señorías

Con la venia de Sus Señorías

La semana que se nos está marchando ha vuelto a dejar atrás “nubes y claros”, como si de la meteorología de sus jornadas estuviéramos hablando, en el tema tal vez más seguido de toda ella, y que una vez más no ha sido sino el de la vista del juicio seguido contra el británico Tony Alexander King por la asesinato de la joven Rocío Wanninkhof en el mes de octubre de 1999 cuando volvía a su domicilio en la localidad malagueña de Mijas.

Nubes… porque todo parece apuntar, en efecto, a la autoría de King, un personaje al que desde sus muchos antecedentes en el Reino Unido (maldito el día en que lo abandonó para llegar a la Costa del Sol y esconderse en ella durante tantos años) hasta los hasta ahora juzgados dos delitos en esa costa (muerte de Sonia Carabantes en el año 2003 e intento de violación de otra joven en el año 2001) todo invita a condenar, y con la mayor dureza que nuestras leyes permitan, por el asesinato de Rocío.

…y claros porque han sido muchos los testimonios de testigos y del propio único acusado que invitan a pensar que éste no fue tan único, que tuvo que tener cómplices al menos en algunos momentos del asalto, muerte y abandono del cadáver de Rocío Wanninkhof, porque se ha dicho que la valla tras la que apareció el cadáver era demasiado alta para que un solo hombre pudiera lanzarla tras ella, que en las bolsas de basuras donde se encontraron los efectos personales de la joven había huellas dactirales, pero que éstas no se correspondían con las de Tony Alexander, al igual que ocurrió con la encontrada en un trozo de cinta hallado también muy cerca del lugar…

King, por su parte, confesó en su momento haber sido el autor de la muerte de Rocío, pero ahora, ante el jurado, ha dado marcha atrás, ha dicho que no lo hizo él aunque ha admitido que presenció los hechos y ha dado nombres, los de Dolores Vázquez como autora del apuñalamiento por la espalda de la joven y de Robert Graham como encargado de cortar el cuello a ésta tras comprobar que aún seguía con vida… Lo malo es que las heridas halladas en el cuerpo estaban unas en la espalda, sí, pero las otras en el pecho, un lugar en el que King en su primera declaración en la que aceptó la autoría dijo haber asestado varias puñaladas cuyo número no coincidía con las que se hallaron en Rocío.

Muchos cabos sueltos, demasiados quizás para aceptar sin lugar a dudas la participación del británico como autor único del brutal asesinato y posterior intento de hacer desaparecer el cadáver. Algo que, seguramente, va a dotar de un especial interés los alegatos finales de la defensa, el Ministerio Fiscal y la acusación particular. Unos alegatos que, además, podrán prepararse a conciencia porque no habrán de presentarlos hasta el próximo lunes día 11, pasada esta próxima semana de “ingenieros” (por aquello de hacer puentes), y tras los que el jurado tendrá mucho de reflexionar y que afinar para, despejada cualquier duda razonable, emitir su veredicto.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios