www.diariocritico.com

Las actas secretas del 23-F - Fraga, a los guardias civiles: "Yo ya no aguanto más... disparen contra mí"

Las actas secretas del 23-F - Fraga, a los guardias civiles: 'Yo ya no aguanto más... disparen contra mí'
(Foto: EFE)

A las 18.20 horas del 23 de febrero de 1981, Adolfo Suárez, presidente del Gobierno en funciones, se puso de pie. Una voz le grito: “¡Sr. Suárez, permanezca en su escaño!”. Pero Suárez respondió desafiante: “Yo tengo la facultad, como presidente del Gobierno…". Suárez es entonces interrumpido con diversos gritos del siguiente tenor literal: “¡Sr. Suárez! ¡Se siente, coño! ¡Se siente! ¡Se siente! ¡Que se siente!”. Mientras que estos gritos se producían, el Presidente del Congreso hacía repetidas llamadas a la tranquilidad, diciendo: “¡Por favor, por favor…!”.

Lo anteriormente reseñado ocurría al inicio del intento de golpe de Estado del 23-F, del que cual se conmemora ahora el 30 aniversario. Está recogido, junto con otros avatares de aquella triste noche, en las actas que fueron redactadas por los cuatro secretarios de la Mesa de la Cámara Baja: Víctor Manuel Carrascal, Leopoldo Torres, Soledad Becerril y José Bono. Estas actas, que se han hecho públicas este lunes, ya fueron, sin embargo, dadas a un nutrido grupo de periodistas por el actual presidente del Congreso, José Bono, hace ya dos años.


"El Teniente Coronel Tejero y otros miembros de la Guardia Civil se dirigen a la Cámara, gritando: “¡Alto! ¡Todo el mundo quieto! ¡Quieto todo el mundo!... ¡Silencio! ¡Quieto todo el mundo! ¡Al suelo! ¡Al suelo todo el mundo! ¡Todo el mundo al suelo! ¡Al suelo! ¡Al suelo! ¡Al suelo! ¡Al suelo!”. Así se inició, según los secretarios del Congreso, el asalto a la Cámara el 23-F. A partir de ahí todo fueron gritos y confusión, malos tratos, militarismo brutal, empujones y 'dedos que se movían' sobre los gatillos de las armas.

En las actas, que Diariocrítico ofrece íntegras como documento histórico, se narra con pelos y señales algunos de los momentos más duros de la ocupación por Tejero y sus guardias civiles. Por ejemplo, el tremendo episodio que tuvo lugar a las 8.50 horas del 24 de febrero de 1981, 14 horas después del inicio del asalto, cuando, con las armas en posición de disparo, un buen número de guardias civiles amenazaron a los diputados.

La irrupción de esa fuerza en el hemiciclo, que se unió a los que ya vigilaban a los parlamentarios, se produjo cuando Manuel Fraga se levantó de su escaño y lanzó en voz alta: "¿Puede la Guardia Civil tenernos como a una pandilla de forajidos a tantos hombres indefensos?", intervención que fue saludada con gritos de "!Muy bien, muy bien!" y vivas a la democracia y a España. Tras esa irrupción se produjo el conocido incidente de Manuel Fraga, quien se abrió la chaqueta y dijo: "Yo ya no aguanto más... disparen contra mí", secundado por Iñigo Cavero y Fernando Álvarez de Miranda, que también gritaron: "Dispárenme a mí".


¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios