www.diariocritico.com

¿Quién os enloqueció?

Los cuatro etarras detenidos ayer en el País Vasco, sospechosos del asesinato del policía Eduardo Puelles, y a quienes se les incautaron 200 kilos de explosivos, así como armas, emisores de radio-control y documentación falsa, tienen edades comprendidas entre los 31 y los 37 años.

    ¿Quién os ha engañado, muchachos? ¿Hacia dónde os encamináis en dirección contraria a un país que quiere la paz y la palabra? ¿Qué serpientes queréis alimentar turbiamente, en lugar de disfrutar de un cielo de palomas? ¿Por qué oscurece en vuestro corazón, mientras amanece en el mundo? ¿Quién os ha contagiado el odio? ¿Quién ha instalado en vuestras cabezas la absurda convicción de que al mundo se viene para matar? ¿Qué locos os han enloquecido? ¿Qué alimañas os han impulsado a entrar en su misma guarida?

    Os lo preguntamos, mirándoos a los ojos, a ti, Daniel Pastor, de 37 años; a ti, Iñaki Zapirarín, de 34; a ti, Beatriz Echevarría, de 33; a ti, Lorena López, de 31, la benjamina del grupo.  Vemos vuestra fotografía en los periódicos, se dibuja en vuestro rostro el gesto de contrariedad de quienes han sido cazados con las manos en la masa. Vuestra ropa es la misma que llevan otros jóvenes de vuestra generación: el jersey a rayas, la cazadora, los pantalones tejanos. Sois, según la policía, miembros de un “comando legal”, que quiere decir que no estabais fichados, que fingíais vivir y trabajar como personas normales que salen a la calle cada mañana, que van al cine, que acaso ayuden a una anciana a llevar las bolsas de la compra o a caminar por un paso de cebra. Por eso el éxito policial tiene un mérito especial, porque esa “doble vida” os hacía nada sospechosos, gente corriente y casi invisible. Pero, por fortuna, habéis caído en manos de la Justicia, que es lo que merecéis porque lo habéis buscado con despreciable tenacidad.

    Ya veis que, desde SORTU, la nueva marca batasuna, se guarda silencio tras vuestra detención. ¿Por qué será? ¿Es que sois de la misma camada, de idéntica cuadrilla? Es una pena que os hayáis equivocado de camino y que os hayan envenenado. Sois jóvenes, y teníais derecho a la esperanza y a la alegría. Pero habéis asesinado, en un suicidio moral, esa esperanza y esa alegría. Mirad a los ojos de las víctimas, a esos ojos ya secos de tantas lágrimas. Sois jóvenes, acaso a muchas personas les deis pena, pero sois unos tipejos despreciables, unos precoces imbéciles con sangre en unas manos que nacieron para el libro, para el arado, para la caricia. Daniel, Iñaki, Beatriz, Lorena: ojalá, a pesar de todo, y condenándoos con firmeza y con la ley en la mano, la vida os dé la segunda oportunidad que les ha negado a las mil víctimas de la locura etarra.


> Escuche las columnas de Luis el Olmo en vídeo:

Todos los comentarios de Luis del Olmo
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios