www.diariocritico.com

Una campaña más… una ilusión menos…

    Ya ha dado comienzo la campaña para las elecciones autonómicas y locales , que tendrán lugar el 22 de mayo, y de nuevo comienza la liturgia política de cada campaña, con “pegadas de carteles y mítines por doquier” para recabar el mayor apoyo posible ante una ciudadanía cada vez más defraudada de la clase política.     Posiblemente, a estas alturas de la historia, sea escaso el número de personas que esperen cambios importantes que solucionen los grandes problemas de nuestra sociedad, como es el tremendo índice de paro, la caída económica producto de la crisis, la falta de competitividad del modelo económico, el ineficiente sistema autonómico hiperburocratizado, y los déficits del sistema político emanado del consenso político de la transición, que va demandando serias reformas políticas y constitucionales.     Sin embargo, el planteamiento de campaña es el típico que utiliza los habituales escenarios donde cada líder habla para los suyos, de los tópicos de campaña, generalmente descalificativos del rival. Punto en el que hemos de coincidir con la pregunta realizada por los expertos en ciencia política y sociología, en relación sobre la eficacia de los actos electorales de campaña, en razón del poder de cambiar el sentido del voto no decidido.     Quizá fuera bueno esperar un mayor debate programático, un análisis serio del resultado de políticas públicas, y sobre todo el abordaje realista de los grandes problemas que preocupan a la ciudadanía. Pues de lo contrario, será una campaña más, que determinará una ilusión menos en el cuerpo electoral, si se comprueba que a fin de cuentas todo el esfuerzo de campaña sólo ha servido para fines meramente propagandísticos de reforzamiento de conversos.     Aunque para algunos políticos represente el necesario y fastidioso trámite para revalidar su “carrera o posición” durante unos cuantos años más, lo que representaría una nueva fisura entre el pueblo y los políticos, con intereses y recorridos paralelos, que tienen realmente escasos puntos de convergencia. Síntoma urgente de una necesaria regeneración de la vida política, mediante un incremento de la participación, favoreciendo mecanismos democráticos, imponiendo valores éticos y dejando claro el planteamiento de servicio público del ejercicio político.                             EL MIRAVETE
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios