www.diariocritico.com

Los campos de golf de Madrid apuestan por el agua reciclada

Prácticamente todos los campos de golf de la Comunidad de Madrid han apostado totalmente por las aguas regeneradas. En un encuentro organizado por el Colegio Oficial de Ingenieros Industriales sobre el agua reciclada y el golf, quedaron claras las ventajas de este tipo de agua y la necesidad de invertir en el "Plan Madrid Dpura de la Comunidad" al que sólo 5 campos no han querido acogerse.
Abrió el acto el Comisario de Aguas de la Confederación Hidrográfica del Tajo, José Antonio Díaz Lázaro-Carrasco, que comenzó su exposición asegurando que un Campo de golf consume 9.000 metros cúbicos de agua por hectárea y año, y “si alguien quiere pedir más tendrá problemas”, al tiempo que insistió en “la necesidad de ajustar el uso de agua porque las calles no tienen que ser toda la superficie del campo de golf y además se pueden poner especies de poco consumo”.

Díaz Lázaro-Carrasco dejó claro que “no se trata de quitar agua a nadie, sino de usarla de la forma más razonable, porque estamos en La Mancha, no en Escocia”. El Comisario describió la situación actual y mostró el consumo de agua de cada campo de golf, y puso como ejemplo las tres experiencias que ya se están poniendo en práctica como son el campo del Santander, la Hípica y Layos. En éste ultimo campo, la iniciativa es “interesante”, ya que utiliza agua reciclada de tres pueblos cercanos. Además, abogó por una sociedad mixta, pública y privada, para gestionar el agua reciclada.

Por su parte, el subdirector de Depuración y Medio Ambiente del Canal de Isabel II, Virgilio Llorente, presentó el Plan Madrid Dpura por el que se espera contar con 39 depuradoras nuevas en 51 municipios y alcanzar lo 70 hectómetros cúbicos al año, lo que supone una inversión de 600 millones de euros. Llorente explicó que ya hay un acuerdo activo con tres campos en Majadahonda, Fuente El Saz de Jarama y Bohadilla, y de los 30 campos en Madrid, sólo 5 no han querido adherirse al plan ya sea porque “van a desaparecer o porque no necesitan agua o no les interesa el plan”. Además existen otras 14 solicitudes de campos de golf. El subdirector de Depuración quiso destacar la evolución del uso de agua reciclada que en 2003 era de 801.500 metros cúbicos al año, mientras que en 2006 se alcanzaron los 2 millones 250.000 metros cúbicos al año.

También participó del encuentro Luis Partida, presidente de la Federación de Municpios y alcalde de Villanueva de la Cañada. Partida fue muy claro en describir los beneficios del golf. “Todos los municipios de Madrid cumplen y usan bien el agua”. Para el alcalde de Villanueva de la Cañada “un campo de golf genera una riqueza enorme económica, social y deportiva”, y destacó que “de media se consume 7.000 metros cúbicos por hectárea y año, mucho menos de los 9.000 que decía el Comisario de la Confederación Hidrográfica del Tajo”. Como ejemplo puso el campo de Villanueva, “un campo en concesión de derecho de superfice que aprobó Leguina no sin grandes problemas”. Partida puso ejemplos de lo que ha ayudado el campo de golf. “Antes no había cigüeñas y ahora hay hasta 8 nidos, y la flora autóctona ha mejorado”.

No tuvo pelos en la lengua al decir que “estamos de acuerdo con los campos de golf, aunque esperamos que el real Decreto de Depuración clarifique las cosas”. Además, se mostró de acuerdo con el riego selectivo y concluyó dando otro dato. “En 2006 se ha conseguido ahorrar un 12 por ciento el consumo de agua y este año estamos un 5 por ciento más bajo”.

El turno de Alfonso Fernández de Córdoba, director gerente de la Federación de Golf de Madrid, fue el turno de los usuarios. “El golf no es el culpable de la sequía”, afirmó Fernández de Córdoba, que aseguró que “el problema no son los nuevos campos, que ya están adaptados al cambio, sino los antiguos”. Para el director gerente, éstos campos están dispuestos a adaptarse pero “necesitan tiempo”. Mientras, riegan bajo supervisión. Lo que no quiso dejar de lado Fernández de Córdoba fueron los beneficios de un campo de golf para el medio ambiente, como el asentamiento de la flora, la reducción del efecto invernadero, la reducción de la contaminación acústica o la reducción del riesgo de incendios.

En el turno de preguntas, se insistió en las bondades del agua reciclada y en la necesidad de regar sólo la parte de juego, no todo el campo, así como apostar por especies de bajo consumo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios