www.diariocritico.com

El Movimiento M-15 no se desinfla

Madrid retoma la protesta en Sol  luego de los sucesos en Barcelona

Madrid retoma la protesta en Sol luego de los sucesos en Barcelona

El desalojo forzado que han sufrido este viernes los manifestantes que estaban en la Plaza Cataluña de Barcelona ha conseguido que el movimiento del 15-M no se desinfle. Los 'indignados' han vuelto a Sol esta tarde a las 7 para mostrar su apoyo y solidaridad con los más de 120 heridos que han dejado los Mossos d'Esquadra tras la 'limpieza' de manifestantes. Además, el movimiento ha planeado fijar su manifiesto definitivo.

Dos mil personas se han concentrado este viernes en la Puerta del Sol de Madrid para solidarizarse con los acampados desalojados esta madrugada de la Plaza de Cataluña de Barcelona y de otros puntos de esta Comunidad al grito de "Barcelona, no estás sola", con muchas manos pintadas de blanco o levantando flores a lo alto.    La concentración ha comenzado minutos después de las 19.00 horas en la zona de la plaza cercana al intercambiador de Cercanías y cerca de las calles Preciados, Carmen y Montera, puesto que la parte central de la Puerta del Sol está ocupada desde hace diez días por los acampados del Movimiento 15 de Mayo.    La protesta, que se ha prolongado hasta más allá de las 21.00 horas, no ha derivado en incidentes. Sin embargo, la Unidad de Intervención Policial ha tenido que intervenir a las 20.30 horas y ha organizado un rápido cordón de seguridad en la plaza de Canalejas para evitar que un grupo de unas 50 personas procedentes de la concentración pudieran llegar hasta el Congreso de los Diputados. Querían entregarles, según un portavoz micrófono en mano, un documento con sus reivindicaciones.    A la media hora estos manifestantes se han retirado, la Policía ha disuelto el cordón de seguridad y ha restablecido el tráfico en la zona. Sin embargo, una decena de furgones policiales ha permanecido en la zona para evitar nuevas marchas no autorizadas. En las calles aledañas a Sol y en la propia Puerta se podía ver a varios agentes, pero de forma más discreta.    En la concentración de la Puerta del Sol los lemas que más se han corearon han sido "Éstas son nuestras armas", portando puño en alto las flores que han traído, "Cataluña y Barcelona, no estás sola", "Conseller, dimisión" o "la Champions League la va a ver su padre".    Se referían con este último lema al partido de fútbol que enfrentará mañana sábado al F.C.Barcelona y al Manchester United y cuyos festejos por una posible victoria del equipo español han sido uno de los argumentos empleados por el consejero de Interior catalán, Felip Puig, para desalojar a los acampados de la ciudad condal. Gritos de democracia real y del movimiento okupa    Los manifestantes también han gritado otros lemas ya clásicos en este tipo de reuniones como "Que no, que no nos representan", "Lo llaman democracia y no lo es", "No tenemos miedo" o "La voz del pueblo no es ilegal". Además, se han escuchado lemas propios del movimiento 'okupa' como "Un desalojo, otra ocupación", "La Policía tortura y asesina" o "Resistencia".    A la concentración de este viernes han asistido muchas más personas que las que los últimos días han participado en las asambleas, que han apoyado a los acampados para que mantengan la comuna al grito de "No nos moverán" o "De Sol no os sacarán ni a rastras", "Menos Policía, más educación", "No a la violencia" y "Menos represiones y más soluciones". También entre los presentes se encontraba el presidente de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM), Nacho Murgui.    Como han hecho sus compañeros catalanes en apoyo a los desalojados esta madrugada, muchos de los presentes llevaban en la mano o en el pelo rosas, margaritas, gladiolos y girasoles, entre otras flores. Otros iban con las manos pintadas de blanco y otras personas portaban carteles en los que criticaban la censura o donde se leía "Nos falláis y además nos acalláis".    En un momento dado, varios personas desplegaron un gran cartel en catalán en la confluencia con la calle Carretas en el que denunciaban la "brutalidad policial" en el desalojo de este viernes en Barcelona. Tras esta convocatoria, que calificaron de exitosa, muchos de los concentrados se preguntaban si debían irse de Sol este domingo, una vez se hayan formado las asambleas de barrio, o mantener un mes más el campamento.    Sol vuelve a ser el centro de atención Los acampados de Sol esperan reforzar su presencia en Madrid tras el desalojo del campamento de Barcelona, en un día en el que las autoridades madrileñas han instado a Interior a actuar y levantar la acampada, y han arreciado las quejas de los comerciantes de la zona por las pérdidas en sus negocios. El campamento de Sol despertaba esta mañana con la noticia del desalojo de los acampados barceloneses, a quienes han declarado su apoyo incondicional mientras confiaban en que la Policía no haga lo mismo en Madrid. Con todo, esperaban en que el desalojo de Barcelona suponga "una palmadita en la espalda" a la protesta madrileña, y han convocado concentraciones esta tarde para solidarizarse con los manifestantes de la Ciudad Condal. Pero tras diez días de acampada, las quejas han arreciado por parte de las autoridades y los comerciantes de la zona, y desde el Gobierno el vicepresidente primero y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha anunciado que analizará con la Policía la posibilidad de desalojar la Puerta del Sol. Así lo ha pedido el consejero de Economía en funciones, Antonio Beteta, que ha considerado "un atropello" al estado de derecho "por razones políticas" la "pasividad" del Gobierno con el Movimiento del 15-M, y le ha responsabilizado de las pérdidas económicas y de empleo que está generando, por lo que ha exigido su actuación "urgente" para evitar "la ruina".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios