www.diariocritico.com

Fernando Jáuregui

A Rubal le queda poco de ministro de Interior

A Rubal le queda poco de ministro de Interior

Aseguran viajeros a la sede socialista de la calle Ferraz que Alfredo Pérez-Rubalcaba está preparando con especial mimo su discurso de aceptación de la candidatura a la presidencia del Gobierno, ante el comité federal del PSOE el próximo 9 de julio. Y aventuran que el ya proclamado candidato, vicepresidente primero del Gobierno, portavoz gubernamental y ministro del Interior podría anunciar en ese acto el abandono de, al menos, este último cargo: la seguridad del Estado, en estos tiempos de cólera, exige dedicación exclusiva y cuanto antes deje Rubalcaba el ministerio, que con bastante acierto ha venido desempeñando hasta ahora, en manos de algún colaborador cercano a su persona, mejor. Reconozco que, como observador de larga trayectoria de la alucinante cosa política española, tengo mucho interés en conocer lo que Rubalcaba haya de decirnos. No solamente, claro está, por saber si finalmente deja un cargo –también el de portavoz—que forzosamente habrá de abandonar en un momento u otro. No: mi curiosidad nace de lo que un veterano como el aún ‘número dos’ de Zapatero tenga que decir de movimientos como el del 15-m, que este domingo sale nuevamente, puede que bastante masivamente, a la calle. Me parece que los ‘indignados’ tienen algunas cosas que hacerse perdonar por la sociedad, y que lo intentarán –espero—este 19-j: nos tienen que quitar a todos el mal sabor de boca de sucesos como los de Barcelona, ante el Parlament, el pasado miércoles. Pero los partidos, el Gobierno, las instituciones, también han de tender necesariamente una mano a los desesperados con causa: la sociedad española no puede fragmentarse tanto. De ahí la expectación ante el discurso de un Rubalcaba que tiene que intentar ‘pescar votos’ en el revuelto río de los ‘indignados’. Rubalcaba tiene que empezar a actuar ‘en estadista’ si quiere competir con un Mariano Rajoy cómodamente instalado en un discurso reivindicativo en lo económico y moderado en lo demás. El ‘vicecasitodo’ tiene que decirnos, para hablar convencionalmente, si su viraje será hacia la derecha, hacia la izquierda o, simplemente, hacia el realismo de lo posible. Puede que este hombre, que lleva toda su vida en la política, donde ha desempeñado casi todos los puestos posibles, se encuentre ante el momento más difícil de su ya larga trayectoria: tiene, nada menos, que volver a ilusionar a los muy desencantados votantes socialistas. Y, para ello, el’mago’, como le llaman algunos, el ‘mesías’, como le quieren sus entusiastas, tendrá que hacer algo más que sacar un conejo –o dos– de la chistera.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.