www.diariocritico.com
El dedazo

El dedazo

Lo que más me llama la atención de que Miguel Sebastián sea el candidato socialista a la alcaldía de Madrid es cómo ha sido designado. Miguel Sebastián ha sido elegido por Rodríguez Zapatero y solo por él. Los militantes socialistas de Madrid no han tenido ni parte ni arte, ni siquiera el secretario general de la FSM, Rafael Simancas. Lo más preocupante no es que ésto haya pasado en Madrid, sino que desde que Zapatero es secretario general del PSOE este partido está aletargado, medio muerto. Se hace lo que dice el jefe, y al jefe no se le lleva la contraria. Quizá han aprendido que Zapatero es de los que no perdonan una disidencia y que él sí que hace realidad eso de que el que se mueve no sale en el foto. Zapatero tiene una manera cesarista de estar en política, tanto en el desempeño de la presidencia del gobierno como en la secretaría general del PSOE.

Zapatero quería un candidato de campanillas para la alcaldía de Madrid y ha dado unos cuantos resbalones hasta encontrarlo, al final no ha tenido más remedio que pedirle a su hombre de confianza que asuma el reto, y éste ha cogido el guante dispuesto a dar la batalla por Madrid. Pero ya digo que más allá de los méritos de Miguel Sebastián, lo que a mí me impresiona es el "dedazo". Verán, es indudable que bajo la batuta de José Blanco el PSOE se ha modernizado, tiene un nuevo 'look' más acorde con los tiempos, pero más allá de los buenos oficios de Blanco, lo que de verdad está pasando en el PSOE es que Zapatero manda como ni siquiera mandó Felipe González. A Felipe González le preocupaba, y quería, al PSOE, y por tanto estaba siempre atento a las opiniones que le llegaban de su partido con el que en algunos momentos se confrontó, por ejemplo a cuenta del marxismo. Pero Zapatero pasa olímpicamente de su partido y de cualquiera que no sea él. Es un político de ordeno y mando que se ha cargado las "primarias" para la elección de candidato, y que la última muestra de su "talante" lo ha dado eligiendo a dedo a Miguel Sebastián.

Ya digo que no entro a valorar las cualidades de Sebastián, que sin duda las tiene, sino en cómo ha sido elegido: con absoluto desprecio a las bases del PSOE. Claro que si las bases socialistas aguantan que les mangoneen y que no cuenten con ellos, suya es la responsabilidad. No diré que cada día me asombra más el comportamiento de Zapatero, pero casi.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios