www.diariocritico.com

Hipótesis sobre el PP

Si usted se da una vuelta estos días preagosteños por los confidenciales en la Red, que suelen ser los que más sabrosa información traen, por más que les pese a algunos popes de la prensa tradicional, verá que hay poca cosa. Mucha especulación, sí, pero informavción, lo que se dice información, poca. Y es que hemos entrado en la sequía de verano, aunque podría ser que ETA acabe por rompernos la rutina.

 Y, a falta de información, especulaciones. 'El confidencial.com', el más consultado abre hoy su edición diciendo que hay movimientos en la sede del PP, en la calle Génova, para traer a Rato como candidato en lugar de Rajoy, que quedaría como presidente del partido. Claro que siempre hay gente inestable en todo partido –hay que ver la de rumores e insensateces que pudieron eswcucharse en el c ongreso del Partido Socialista madrileño, que eligió un rostro nuevo para liderarlo—y, desde luego, lo que se nos dice del PP no se lo ha inventado quien firma la información, que es alguien que conoce muy bien los entresijos ‘peperos’. Pero, la verdad, de todo eso no hay nada. Hoy, la ex ministra de Sanidad y ‘mano derecha’ de Rajoy, Ana Pastor,  va a desmentir tajantemente todo eso, sin duda, en el Chat que mantendrá con nuestros lectores.

Otra cosa es que no falte quien ande hablando y no para sobre el ‘bajón’ que parece haber sufrido Mariano Rajoy desde que perdiera claramente el debate sobre el estado de la nación, mientras su contrincante Zapatero experimentaba, en paralelo, un auge en su mora política y en su nivel de ideas e iniciativas. Rajoy tiene que meditar en la calidad y cantidad de la oposición que realiza a un ZP que parece estar en forma, pese a los agujeros evidentes de su gobernación. El “actas, actas” con que concluyó el debate ha dado muy poco juego a Rajoy y a su equipo. En comunicación, andan flojos, pese a controlar muchos más medios que el PSOE. En cohesión, regular.

Lo más natural sería, si continúan proliferando estas ‘serpientes de verano’, que tanto inquietan y desasosiegan a alguien tan poco ambicioso de llegar a la cúspide como Mariano Rajoy, que el propio Rodrigo Rato salga de una vez a cara descubierta y diga ‘urbi el orbe’ que él ha venido paa dedicarse a la empresa privada, no para enredar en una política en la que, marchándose a Washington, ha perdido el tren.

 
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios