www.diariocritico.com

El barómetro del Gobierno vasco dice que el proceso está "estancado"

Los vascos confían en el proceso de paz, pero cada vez menos

Los vascos confían en el proceso de paz, pero cada vez menos

 El 86 por ciento cree que se debe hablar "sin límites"

Un 78% de los vascos tienen la esperanza de que se consolide el proceso de paz en Euskadi, lo que supone un 12% menos de los que la mantenían en el pasado mes de abril. Además, un 86% cree que los partidos deben hablar sin límites, incluso del cambio de marco, y que se debe respetar la voluntad de la ciudadanía, según los datos del sociómetro vasco que hoy dio a conocer el Gobierno autónomo.
El sondeo realizado entre 2.866 personas, encuestadas entre el 26 de septiembre y el 22 de octubre, apunta a que los vascos cree que en el proceso se debe hablar de la defensa de las libertades y derechos humanos (92%), de la forma de relación entre Euskadi y el Estado español (83%), el reconocimiento del derecho de autodeterminación (67%) y las relaciones entre Euskadi, Navarra y el País Vasco-francés (65%).

La mayoría de la ciudadanía se declara, en mayor o menor medida, interesada por el actual proceso de paz. La sensación más expresada sobre el proceso es "la ilusión", seguida de "la preocupación" y "el optimismo".

Más de tres cuartas partes de los vascos tienen esperanza en que se consolide la paz en los próximos años. No obstante, más de la mitad de la ciudadanía cree que, en este momento, el proceso "está estancado".

Para quienes piensan que el proceso de paz está bloqueado o incluso "retrocediendo", los principales "obstáculos" por los que no avanza radican en que el Gobierno del PSOE "no está dando pasos para mejorar la situación de los presos", además de la no condena de la violencia por parte de Batasuna y los actos de kale borroka, seguidos de las presiones del PP para que no se inicie un diálogo con ETA.

En cuanto a las medidas que podrían ayudar al proceso de paz, las dos más señaladas por los vascos son el acercamiento de los presos a a cárceles del País Vasco por parte del Gobierno y la condena de la violencia por parte de Batasuna.

Las actuaciones del Gobierno Vasco y del Lehendakari Ibarretxe en el proceso de paz, "sin ser mayoritariamente calificadas de positivas", sí son mejor valoradas que la del Gobierno central y del presidente Rodríguez Zapatero.

No obstante, las valoraciones otorgadas a Rodríguez Zapatero son algo más positivas que las concedidas al Ejecutivo del PSOE. En cuanto a los partidos, el mejor valorado en cuanto a su actuación en este proceso es el PNV y el peor valorado el PP.

Problema político

La mayoría de la ciudadanía cree que en el País Vasco existe un problema político más allá de la violencia (74%). En cuanto al momento actual, es una opinión ampliamente extendida que el enfrentamiento entre partidos políticos perjudica al proceso de normalización, y también son numerosos los piensan que desde que ETA declaró la tregua hay menos tensión en la sociedad vasca.

En opinión de una amplia mayoría, para garantizar el éxito del proceso de normalización es necesario que todos los partidos participen en él, que hablen de todo, sin límites previos, incluido el marco político vasco, y que la clave de la normalización reside en el respeto de todas las partes a la voluntad mayoritaria de la ciudadanía vasca.

Para avanzar en este proceso la mayoría de la sociedad cree necesaria la creación de una mesa o foro de partidos. Todas las opiniones anteriores son mayoritariamente compartidas por los simpatizantes de todos los partidos políticos.

Los vascos consideran que en este proceso hay que hablar de la defensa de las libertades y derechos humanos, la forma de relación del País Vasco con el Estado Español, el reconocimiento del derecho de autodeterminación y las relaciones de Euskadi con Navarra y el País Vasco-francés. Estos dos últimos temas no deberían incluirse en la agenda de negociación, en opinión de los simpatizantes del PP.

En cuanto a la participación ciudadana en el proceso de normalización, son mayoría quienes piensan que los políticos no se preocupan demasiado de lo que piensa la gente y son aún más los que creen que los partidos políticos deben escuchar la opinión ciudadana sobre este proceso.

La mayoría señala que también los ciudadanos deben participar en dicho proceso, junto con los representantes políticos, para lo cuales necesario poner en marcha nuevas iniciativas. La forma de participación a la que se muestra más dispuesta es a la votación en una consulta popular.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios