www.diariocritico.com

Sanz dice que hará "esfuerzos" para negociar temas del Gobierno con PSN

Este martes, por fin, últimas consultas antes de que Sanz sea presidente

La presidenta del Parlamento de Navarra, Elena Torres, iniciará este martes la cuarta y última ronda de contactos para, una vez escuchados todos los grupos, proponer finalmente a Miguel Sanz como nuevo presidente del Gobierno de Navarra, con la abstención de PSN.

Posteriormente, a las 13 horas, la presidenta deberá trasladar su propuesta a la Mesa y Junta de Portavoces, momento en el que se establecerá el calendario de investidura.

Al no tener Miguel Sanz la mayoría absoluta (UPN, con 22 diputados, y CDN, con 2, tienen 24 parlamentarios de 50), el programa de investidura constará de tres sesiones.

La primera, para que el candidato exponga su programa de gobierno. Una segunda para que los portavoces de los grupos le repliquen y para la primera votación, para la que es necesaria la mayoría absoluta.

En la tercera, bastará la mayoría simple, más votos a favor que en contra, lo que conseguirán con la abstención de los socialistas, prometida por Pepe Blanco, secretario de Organización del PSOE.

El sábado posible votación

Estas sesiones se celebrarán previsiblemente entre el viernes 10 y el martes 14, aunque cabe la posibilidad de que los grupos pacten un adelanto del plazo establecido - la convocatoria debe realizarse con al menos tres días de antelación- y esta misma semana concluya todo el proceso. Así, se podría desarrollar entre el jueves 9 y el sábado 11.

Esta será la cuarta ronda de consultas que mantendrá la presidenta del Parlamento de Navarra tras las celebradas los días 28 de junio, 5 y el 17 de julio. A las 11 horas, recibirá en su despacho a los representantes de UPN, y seguirán, cada cuarto de hora, los de Nafarroa Bai, PSN, CDN e IUN.

Presidente en funciones

Por su parte, el presidente en funciones del Gobierno de Navarra y de UPN, Miguel Sanz, expresó este lunes su deseo de que la moción de censura sea un instrumento que se utilice "en asuntos excepcionales" y nunca "con el ánimo de desestabilizar a un gobierno". Sanz avisó de que esta última opción sería "mortal" para Navarra, que, a su juicio, necesita "asentamiento, estabilidad, diálogo y consenso".

En declaraciones a RNE, defendió que la comunidad navarra "no se puede someter" ahora a una "inestabilidad institucional" a través de una moción de censura "después de un periodo tan largo", por lo que reclamó que este instrumento quede relegado a casos "excepcionales". "En mis planes entra hacer esfuerzos para negociar con el PSN iniciativas de gobierno", argumentó.

En este sentido, aseguró que el PSN se ha convertido en un partido "esencial" para el "impulso" de Navarra y reiteró que para él un compromiso por escrito tiene la misma validez que uno hecho público. "Ambos tienen la misma validez y por lo tanto se pueden incumplir de la misma manera --explicó--. Estoy convencido de que el compromiso hecho público por PSOE y UPN para garantizar la estabilidad se va a cumplir si todos ponemos un mínimo de esfuerzo al servicio de la causa".

Cálculo electoral y dificultad de formar Gobierno

A su juicio, la decisión del PSOE de vetar un acuerdo de gobierno con Nafarroa Bai en la comunidad estuvo motivado tanto por el "legítimo cálculo electoral" como por el "convencimiento de la dificultad de configurar un gobierno con fuerzas ideológicas tan dispares" como las que conforman la formación nacionalista navarra. Sanz considera que a estos dos motivos se une la voluntad del PSOE de "recuperar la senda que permitió progresar a los navarros" y según la que "UPN y PSN históricamente han colaborado".

A su juicio, los socialistas navarros abandonaron ese camino en un momento determinado y eso tuvo "consecuencias nefastas" para ellos en las pasadas elecciones autonómicas. Para él, el resultado electoral del PSN es consecuencia de una política "nefasta" que debe ser "reconducida", ya que, según indicó, los socialistas tienen "base ideológica suficiente para poder convertirse y competir de manera directa con UPN en el futuro".

Respecto a la composición del futuro Gobierno autonómico, Sanz reconoció que él "nunca" ha creído en la idea de los consejeros independientes porque una persona, por el mero hecho de aceptar formar parte de un ejecutivo, "comparte unas ideas, unos principios y objetivos políticos". "Cuando oía la posibilidad de un gobierno de PSN con Na-Bai con consejeros independientes me reía porque tengo alta experiencia en integrar consejeros no afiliados", aseveró.

Así, indicó que los miembros del Gobierno no tendrán "absolutamente nada" de independientes y avanzó que los consejeros serán personas "con un alto componente político" y con una "gran capacidad de interlocución y diálogo" para extender la acción del Ejecutivo al Parlamento y poder contar así con los votos suficientes para sacar adelante sus proyectos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios