www.diariocritico.com

El Steaua fue un fácil rival para los blancos

Un gol de 'churro' mete al Madrid en octavos de final (1-0)

Un gol de 'churro' mete al Madrid en octavos de final (1-0)

Objetivo cumplido. Aunque fuera con un gol verbenero, un auténtico 'churro' que se hizo en propia meta el Steaua de Bucarest. Pero Capello, fiel a su ideología futbolera, sigue logrando resultados aunque el equipo no juegue bien. Ahí están sus últimos triunfos en Liga, Barcelona inlcuido, y en la 'Champions', donde, a diferencia de los blaugrana, ya está clasificado para octavos de final.
Capello, fiel a su receta desde el principio, dejando a Ronaldo en el banquillo, sí varió a tiempo el rumbo que tomaba el partido retirando a Diarra y ofreciendo galones a Beckham, y el Real Madrid pudo enderezar un partido que se le complicó fruto de su mal juego y apatía en la primera mitad.

Los blancos volvieron a ser productivos y ya suman nueve puntos, suficientes para estar en octavos y pensar que el primer puesto todavía es posible ante el Lyon, aunque previamente deberán mejorar sustancialmente s    us prestaciones ofensivas para oponerse a la máquina gala.

El equipo blanco no ofreció ningún argumento ofensivo en la primera mitad. Sólo Guti proporciona sentido real al juego madridista. Emerson cumple en cierta medida su rol defensivo, pero Diarra se aleja cada vez más del jugador que prometió ser a su llegada. El de Malí encuentra serias dificultades para desplazar el esférico, no entra en la dinámica del juego y tampoco, lo más preocupante, refleja personalidad en la medular.

El Real Madrid ni siquiera se movió a impulsos porque nunca encontró asociación entre sus jugadores. Robinho sólo apareció en contadas ocasiones y pecó de imprecisión e insolidaridad con sus compañeros. Con tan pobre bagaje y ante la animosa hinchada rumana, el Steaua creció en el partido. Consciente de que sus posibilidades de clasificación eran ya escasas sí se atrevió a amargar la noche europea a Casillas.

El Steaua tuvo presencia en los dominios del meta madridista por medio de Dica y Badea, sus dos jugadores más adelantados, aunque sin llegar a intimidar lo suficiente porque el partido estaba cayendo en un ritmo anodino. Era otra versión europea, diferente a la intensidad con la que disfrutó el Camp Nou con el Barça-Chelsea.

Era, eso sí, uno de los escenarios preferidos de Capello, con su equipo arrugado, pero sin sufrimientos en defensa y esperando la definición de alguno de sus jugadores. El plan estuvo a punto de cumplirse cuando Van Nistelrooy, al filo del descanso, remató con la rodilla un centro de Diarra, pero Cernea lució destreza para despejar el balón. Ni siquiera el rebote en el que participaron el propio delantero holandés y Robinho quiso entrar en las mallas del cuadro rumano.

Capello, abandona el doble pivote defensivo

La decadencia en el juego local hizo reaccionar a Capello, quien, por fin, movió su doble pivote. Beckham sustituyó a Diarra, totalmente insignificante, y el equipo recobró bríos. Su fútbol no le alcanzaba para doblegar al Steaua, una mala noticia, pero entonces recurrió al empeño para cercar la portería de los rumanos. Helguera acarició el tanto en boca de gol, pero no le acompañó la fortuna de Tarragona.

El Real Madrid apretó lo suficiente para acongojar al Steaua, que se echó atrás definitivamente. El partido parecía abocado al gol de los blancos aunque éste llegó de manera fortuita, en un error de bulto de Nicolita que cedió a su portero cuando éste estaba fuera de su portería.

El conjunto madridista encontró el premio deseado aunque el camino y la definición no fueran del agrado de un público que ovacionó la salida de Ronaldo y lamentó el error de Van Nistelrooy desde los once metros que hubiera sentenciado definitivamente el partido a falta de un cuarto de hora.

FICHA TECNICA.

RESULTADO: REAL MADRID, 1 - STEAUA DE BUCAREST, 0 (0-0, al descanso).

EQUIPOS.

REAL MADRID: Casillas, Sergio Ramos, Cannavaro, Helguera, Roberto Carlos; Emerson, Diarra (Beckham, min.58), Raúl, Guti, Robinho (Reyes,min.85) y Van Nistelrooy (Ronaldo, min.73).

STEAUA DE BUCAREST: Cernea, Stancu, Ghionea, Goian, Marin; Nicolita, Paraschiv (Lovin, min.78), Petre, Oprita (Coman, min.83); Dica y Badea (Thereau, min.78).

GOL.

1 - 0, minuto 69. Nicolita, en propia puerta.

ÁRBITRO: Konrad Plautz (Aus). Amonestó a Petre (min.19), Nicolita (min.37), Goian (min.75) en el Steaua.

ESTADIO: Santiago Bernabéu, 65.000 espectadores.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios