www.diariocritico.com
Un minuto para la Política Exterior

Un minuto para la Política Exterior

martes 08 de noviembre de 2011, 01:02h
Democracia y Política Exterior era el tercer bloque del debate con diez minutos para cada candidato. Al final, Mariano Rajoy se acordó de su estrategia de no caer en las trampas de Alfredo Pérez Rubalcaba  y lanzar sus propuestas en cada apartado, aunque fuera leyendo la ficha correspondiente, y recordó la gran importancia de la Política Exterior. El candidato socialista era consciente de su desventaja en las encuestas, también era consciente de que el candidato popular seguía su guión previsto y utilizó el tiempo destinado a los intereses de España en el exterior a tender la mano para alcanzar un buen final de la banda terrorista ETA y de la lucha antiterrorista. Es ciertamente lamentable que aspectos tan trascendentales para los intereses nacionales como es el fortalecimiento de España en los mercados internacionales para fomentar las exportaciones y en la escena política internacional hayan sido ignorados en el debate. Sin duda, hay una única clave que centra el interés de los ciudadanos como es la creación de empleo. Mariano Rajoy ha centrado todas sus intervenciones en la necesidad de crecimiento económico para crear empleo. La estrategia de Pérez Rubalcaba se ha esforzado, con un agrio interrogatorio a Rajoy, en crear incertidumbre en torno a la figura del adversario popular y de aspectos muy sensibles en la sociedad española como el subsidio de desempleo, las pymes en la negociación colectiva, la financiación de la sanidad pública o el matrimonio homosexual.

Al final no hubo tiempo para un intercambio de propuestas en una Política Exterior que debería recuperar el consenso  como política de Estado que es. Sólo un minuto robó Mariano Rajoy para descalificar la Alianza de las Civilizaciones, iniciativa de José Luis Rodríguez Zapatero con escasos resultados. Sí podemos destacar los dos puntos que ha puesto encima de la mesa Mariano Rajoy: recuperar el peso y la relevancia de España en la Unión Europea e intensificar la presencia en América Latina. Son dos cuestiones capitales para el futuro de los intereses de España que deben despertar mucha más atención entre nuestros políticos porque la globalización es un fenómeno imprescindible a la hora de evaluar la situación de la economía y del comercio internacional y porque buena parte del producto interior bruto de España se sostiene por las exportaciones y por la actividad de las grandes y medianas empresas en la Unión Europea y en América Latina. El reto radica en poder incrementar la presencia y los negocios en otras zonas emergentes como China, India o Sudáfrica, por citar algunas. Sólo al final, en medio de cierta confusión, Rubalcaba recordó la presencia de España en el G-20 como gran logro de la política exterior del gobierno Zapatero. En éste ámbito, ha sorprendido que el análisis de la crisis internacional se haya abordado coyunturalmente por Pérez Rubalcaba con el reproche de justificación para el gobierno por parte de Rajoy, cuando la crisis en Europa tiene un calado decisivo para el futuro del Euro y de la construcción de la unidad europea, pero sobre todo, a la estabilidad de los mercados, del comercio, del estado del bienestar y de los sistemas políticos occidentales.

No hubo tiempo para debatir a fondo esta cuestión, se supone que populares y socialistas lograrán, en algún momento, superar la grave división que supuso la participación española en la guerra de Irak, y logren el consenso necesario para diseñar una política exterior a medio y largo plazo donde prevalezcan los intereses generales de España y no los de cada partido político. Sobre todo, porque hace pocas horas un soldado español ha muerto en Afganistán donde estaba defendiendo los intereses de España y de la comunidad internacional. Mariano Rajoy apostó por que sus primeras palabras del debate fueran de homenaje al sargento Moya y de condolecía a su familia. Rubalcaba reaccionó e improvisó un respaldo parecido. Pero ni siquiera esta triste y lamentable pérdida ha provocado un análisis mínimo sobre los intereses de España en las misiones internacionales que realizan las Fuerzas Armadas. Quizá no era el día para analizar a fondo la Política Exterior, pero no se entiende que se fijara un bloque para ello y apenas se empleara un minuto en debatirlo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios