www.diariocritico.com
Políticos y farones

Políticos y farones

lunes 19 de diciembre de 2011, 08:15h
"Ahora ha llegado la realidad con sus tijeras y con sus rebajas"

    Desde el Egipto de los faraones pasando por El Escorial o el Vaticano, y antes por el arco de Bará o el teatro romano de Mérida, a los poderosos les gusta dejar sus huellas en la Historia en forma de monumentos, de esculturas, de grandilocuencias de roca, de edificios útiles o inútiles que son testimonio de su paso por este pobre planeta, y en los que han dejado los impuestos y el pellejo los conciudadanos más desfavorecidos.

     Los tiempos han cambiado, pero igual que a los zorros y a los alacranes no se les quitan las mañas ni el instinto, lo mismo les sucede a algunos políticos contemporáneos que, en la España de la falsa riqueza, sembraron sus ciudades o sus comunidades autónomas de grandes bloques de piedra o esculturas metálicas o aeropuertos sin viajeros o autopistas que no iban a ninguna parte, en un largo inventario de errores y de horrores.

     Y ahora ha llegado la realidad con sus tijeras y con sus rebajas, y Asturias no tiene dinero para mantener las actividades del edificio NIemeyer, junto a la ría de Avilés; y Castilla-La Mancha carece de recursos para sostener el megalómano aeropuerto de Ciudad Real (y otro tanto pasa en Lleida y en Albacete, y casi está ocurriendo en el aeropuerto de León, en cuyas ampliaciones sucesivas tanto le gustaba fotografiarse a Zapatero). Y sucede también en parte de los grandes proyectos, ya en funcionamiento, de la Comunidad Valenciana ("Terra Mítica", la "Ciudad de la Luz" o la sociedad creada para organizar el Gran Premio de la Fórmula-1) que necesitan replantear su financiación porque su coste los hace insostenibles para las arcas públicas.

    A los políticos, en plena euforia de su mandato, les gusta mucho cortar cintas inaugurales y salir en los telediarios, pero a veces no calculan el futuro de esas edificaciones, el gasto enorme que supone mantener su actividad. Hay inversiones realizadas en Asturias con los "fondos mineros", procedentes de la Unión Europea para financiar alternativas laborales en los malos tiempos del carbón, y que han sido un derroche sin sentido. Carreteras que llegan a remotas aldeas de montaña donde vivían dos o tres familias que lo primero que hicieron, tras la inauguración de la pista, fue usarla para abandonar el pueblo y emigrar a la ciudad donde ya vivían sus hijos y sus nietos.

    Todos quisiésemos tener un museo con cuadros de Velázquez o de Picasso al lado de casa, o un teatro en que se representase a Shakespeare o a Calderón, o una escultura de Rodin o de Miró frente a todos los ayuntamientos, o la Alhambra y la Sagrada Familia en nuestro barrio.Pero eso es imposible porque faltan recursos, y hasta faltan cuadros y estatuas, aunque lo que no debe estar ausente es el sentido común.  Un sentido que pierden algunos políticos cuando construye puentes donde no hay río y edifican aeropuertos donde no hay pasajeros... Esos políticos creen, cuando reciben el bastón de mando, que el mundo es suyo, y así nos va.

frente a todos los ayuntamientos, o la Alhambra y la Sagrada Familia en nuestro barrio.Pero eso es imposible porque faltan recursos, y hasta faltan cuadros y estatuas, aunque lo que no debe estar ausente es el sentido común.  Un sentido que pierden algunos políticos cuando construye puentes donde no hay río y edifican aeropuertos donde no hay pasajeros. Esos políticos creen, cuando reciben el bastón de mando, que el mundo es suyo, y así nos va.

 

- Todas las columnas de Luis del Olmo, en vídeo:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios