www.diariocritico.com
Política Territorial y Administración Pública, un Ministerio prescindible

Política Territorial y Administración Pública, un Ministerio prescindible

miércoles 21 de diciembre de 2011, 20:40h
La pregunta que nos hacíamos hace dos años y medio los periodistas andaluces cuando Rodríguez Zapatero llamó a su Gobierno al presidente de la Junta, Manuel Chaves, era ¿para qué sirve el Ministerio de Política Territorial y Administraciones Públicas? En teoría es el Departamento encargado de la preparación y ejecución de la política del Gobierno  en materia de relaciones y cooperación con las Comunidades Autónomas y con las entidades que integran la Administración Local. También se encarga de la Función Pública y de la coordinación de la Administración General del Estado en todo el territorio nacional y de la función pública. Es también es el encargado de la coordinación de la política informática de la Administración General del Estado, a través del Consejo Superior de Administración Electrónica. Mucha parafernalia teórica para un escaso contenido real. De hecho, su titular se ha imitado estos años a asistir a inauguraciones y firmar acuerdos más o menos efectivos con las diversas comunidades autónomas. Era un Ministerio creado para darle un cargo a una persona, Manuel Chaves, a quien, además, se le nombró vicepresidente tercero del Ejecutivo. Demasiado boato para tan parco trabajo. Su labor ha estado alejada de toda polémica ya que los conflictos reales entre el Estado y algunas comunidades como la catalana, la vasca o la andaluza han sido dilucidados por otros miembros del Ejecutivo o, incluso, por el propio presidente del Gobierno.

Con estas premisas no es de extrañar que Mariano Rajoy haya decidido prescindir de Política Territorial y ceder Administración Pública a Hacienda que recaerá en otro andaluz, Cristóbal Montoro,  natural de Jaén y diputado por Sevilla. Todo parece indicar que las relaciones del Estado con las comunidades y los conflictos territoriales estarán en manos de la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría. El primero, ya se sabe, es la petición del Gobierno catalán de revisar la financiación y pedir un cupo similar al que tiene el País Vasco.

Desde un punto de vista andaluz, el análisis del nuevo Gobierno ha cumplido perfectamente todas las expectativas. Además de Montoro en Hacienda, cartera que conoce de sobra, vuelve a Agricultura (Departamento que afortunadamente recupera su antiguo nombre, sumándosele el de Alimentación y Medio Ambiente) en sustitución de Rosa Aguilar, todo un experto en la materia, el jerezano Miguel Arias Cañete. Cañete ya sabe lo que fajarse en Europa y el reto de la negociación de la nueva Política Agraria Común, que podría darle el definitivo tiro de gracia al campo español y andaluz, sobre todo para cultivos como el olivar, va a ser su primer gran objetivo.

Y Fátima Báñez es la tercera andaluza en el nuevo Gabinete, al frente de Empleo y Seguridad Social . La diputada onubense es una de las "políticas revelación" en el seno del PP. Tiene 44 años y proviene del PP andaluz, de cuyo comité ejecutivo forma parte, y en el que dirige el área de Política Económica y Empleo. Ha sido diputada en el Congreso desde el año 2000 y fue una de las personas a las que pidió ayuda Soraya Sáenz de Santamaría cuando llegó al Congreso en 2004 para trabajar en la reforma de los estatutos. Recientemente también la ha acompañado en el traspaso de poderes. Báñez es licenciada en Derecho y Económicas (Icade) y se especializó en Estados Unidos en empresas. Entró en política en 1995 y un año más tarde, en la campaña electoral de 1996, conoció a Javier Arenas, comenzando a trabajar para él en el área económica del comité ejecutivo regional. Después pasó a coordinar la Presidencia del PP andaluz. Aupada por Arenas y por Teófila Martínez, en el año 2000 llegó al Congreso donde ha desempeñado las tareas de portavoz adjunta de la Comisión de Economía y Hacienda y portavoz de la Comisión de Presupuestos. También participó en las negociaciones del Pacto de Toledo sobre pensiones. Su labor en el área económica del PP, crucial desde que comenzó la crisis, ha sido muy apreciada por las primeras figuras del partido. Desde 2008 codirige la oficina creada por el PP para hacer un seguimiento de los presupuestos generales del Estado y es portavoz adjunta del grupo parlamentario del PP como responsable de los temas de economía. Con cinco millones de parados, de los cuales casi un millón y medio son andaluces, y con la Seguridad Social al borde de la quiebra, a la nueva Ministra de Empleo le queda por delante una ardua labor.

Que Dios reparta suerte porque todos la vamos a necesitar.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
1 comentarios