www.diariocritico.com
Salir de la recesión

Salir de la recesión

martes 27 de diciembre de 2011, 18:48h
Ha sido nombrar "la bicha" y abrir todos los telediarios y las portadas de los periódicos. ¡Vaya manera de estrenarse la de Luis de Guindos poniéndoselos de corbata a los españoles! Pero uno de los problemas de nuestro tiempo es que leemos poco y olvidamos rápido. Cualquiera que siga o maneje los datos macroeconómicos no se habrá escandalizado por la afirmación del ministro de Economía y Competitividad de que España entra en recesión y va a seguir así buena parte de 2012. Recesión es, por si alguno no lo sabe, la disminución generalizada de la actividad económica de un país o región, medida a través de la bajada, en tasa anual, del PIB real, durante un periodo de tiempo suficientemente prolongado que los expertos fijan en dos o más trimestres consecutivos. Luis de Guindos ha hablado de "crecimiento negativo", que sigue siendo un término al uso, que no tiene ningún sentido. O crecemos o no crecemos, pero esa es otra cosa.

   Digo que nadie se habrá sorprendido porque este mismo mes de diciembre, por ejemplo, el Informe de Coyuntura del Instituto de Estudios Económicos señalaba con todo tipo de detalles una "España abocada de nuevo a la recesión". El diagnóstico es rotundo: el PIB estancado, sólo disimulado por el alza de las exportaciones, que ahora también van a sufrir por la caída de la demanda exterior; una factura energética que supone el 91 por ciento del déficit comercial; cuatro años de declive prácticamente ininterrumpido de la demanda nacional; el consumo de los hogares constreñido por el incremento imparable del desempleo, que seguirá aún durante meses, la caída de la renta de los hogares, la pérdida de poder adquisitivo y el proceso de desapalancamiento de los hogares; un sector inmobiliario en desplome y sin recuperarse; el altísimo incremento de los pagos al exterior por intereses de la deuda externa; la dificultad de cumplir con el déficit... ¿A quién le sorprende que digamos que estamos en recesión?

   Por eso, lo importante es qué medidas hay que tomar para que tengamos un modelo productivo diferente, una economía competitiva y un déficit fiscal y una deuda externa asumibles. Y esas medidas pasan, sin duda, por la austeridad en el gasto corriente de las Administraciones, por reformas estructurales serias y ambiciosas -la laboral, la del sistema financiero, la educativa- la consolidación fiscal, la bajada de las cotizaciones sociales para agilizar la creación de empleo y, posiblemente, la subida del IVA que parece que va a ser imprescindible, aunque el Gobierno no quiera. Es tiempo ya de concretar todo eso en medidas reales. No hay cien días, llevamos demasiado tiempo perdido. El Gobierno tiene que tomar medidas y explicarlas bien. De la recesión a la depresión sólo hay un paso.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios