www.diariocritico.com
Las autonomías como problema urgente a resolver

Las autonomías como problema urgente a resolver

viernes 13 de enero de 2012, 08:25h
En los últimos tiempos, es infrecuente el día que no llega con alguna preocupación suscitada por os gobiernos regionales o autonómicos. Incluso, en los últimos tiempos, ha llegado a cuestionarse, en bloque, todo el sistema y razón de ser del funcionamiento del Estado Autonómico, o se ha puesto en duda alguno de sus principios fundamentales, como hizo Luis de Guindos recientemente al reclamar que el gobierno pueda exigir una aprobación previa a los presupuestos que aplique cada gobierno regional. Por si fuera poco, hay autonomías con más peso, mayor influencia y  con un protagonismo superior a las demás, como sucede con Cataluña, que bate el récord en gasto público, y que juega con su fortaleza parlamentaria en las cámaras legislativas, la de CIU, como tercera fuerza política del Congreso, cuyos favores trata de tener a su favor el PP gobernante. Artur Mas viajó este jueves a Madrid para advertir a Rajoy que le ha dado su apoyo -el de CiU- como si fuera "un depósito a plazo", aunque niegue a renglón seguido que el Govern de Cataluña aspire a contrapartidas "inmediatas" a cambio de ese apoyo a los recortes del gasto y aumentos de la fiscalidad decididos por el Gobierno de Rajoy, algo que muchos sospechamos.... Es una interpretación, porque también se produce la contraria: "Mas exige a Rajoy contrapartidas tras su apoyo al hachazo fiscal", proclama el diario Público. En cambio, se lee en El Economista que "Mas recuerda al PP que su apoyo es puntual y dependerá del pacto fiscal". Lo que suscita la gran duda: ¿Hay ya un compromiso oculto del Gobierno de ceder en la gran aspiración catalana, el pacto fiscal, que le pondría en situación similar a los "paraísos fiscales" de Euskadi y Navarra, con fueros y fiscalidad privilegiada? El cambio de actitud de CiU, que se opuso a la investidura de Rajoy pero que ha apoyado sus primeras y más ásperas decisiones, así lo ha hecho sospechar.

Pero la catalana no es la única autonomía "preocupante". Después de todo, el Govern coincide con el Gobierno central en su decidido propósito de recortar gastos, proceso iniciado ya hace tiempo, cuando comprobó la "penosa herencia del tripartito", con algunos gastos insoportables, como las "embajadas" catalanas que había alentado Carod Rovira. Pero que en alguna medida "respeta" el propio Mas. Pero, repito, no es la catalana la única autonomía preocupante. Al contrario, "va en la buena dirección", admiten algunos dirigentes populares. Más complicado resulta, y también "se está en ello", reencauzar las cuentas de las Comunidades Valenciana, murciana o manchega. Se ha sabido que, en su encuentro con los consejeros de Hacienda de los gobiernos regionales del PP -la mayor  parte de los gobiernos regionales, con excepción de Cataluña, Euskadi, Andalucía y Asturias- el "superministro" Montoro garantizó que no dejará que ninguna comunidad suspenda pagos, e incluso llegó a ofrecerles ayuda, ante el dramático problema de liquidez de algunas, siempre que se comprometan a los debidos recortes del gasto. Montoro aseguró, dicen las versiones periodísticas del encuentro secreto con los referidos consejeros del PP, que les ayudará a resolver los problemas de liquidez, siempre que haya un compromiso serio de reducir el déficit. Y que, en todo caso, no permitirá  ninguna Grecia en España..., y para ello,  les obligará a todas a fijar y, naturalmente, respetar techos de gasto... Se cree saber que el Gobierno articulará un sistema de auxilio a aquellos gobiernos regionales, como recientemente sucedió con el valenciano, que lleguen a tener problemas de tesorería. O sea, como lo describe el diario Expansión, "un salvavidas a cambio de disciplina", en particular a aquellas regiones, que las hay, que van a necesitar ayudas directas para pagar los gastos básicos, en los próximos meses.Po0r ejemplo, se cuenta el caso de la "penosa herencia de Camps  a Fabra", en la Comunidad Valenciana: este  Gobierno acumula vencimientos por más de 3.000 millones en cuarenta días, según  revela El Economista. No es casual que la agencia de calificación Moody´s le haya rebajado su nota para situarla al borde de los bonos basura, mientras ha advertido a otras nueve regiones...  Pero, al mismo tiempo, se han empezado a escuchar voces que reclaman que se reforme el modelo de financiación regional, y se modifique el modelo que, en su momento, decidió el ministro Solbes. Pero no hay unanimidad, ni mucho menos.  Se supone que de todas estas cuestiones volverán a hablar, esta vez los presidentes autonómicos, con el "cuasi vicepresidente de facto, Cristóbal Montoro", el martes próximo, en la reunión de la Comisión de Política Fiscal y Financiera.

Sin duda, la hegemonía del PP en los gobiernos regionales permitirá, esta vez, y acaso de una vez por todas, poner freno a los frecuentes desmanes que se han vivido en los últimos años en los gobiernos regionales aplicando criterios estrictos y generalizados. Aunque tampoco eso complacerá a todos: Ni Cataluña ni Andalucía aceptarán ese nuevo "café (autonómico) para todos", que tratan de imponer Montoro y Cospedal, desde el Gobierno uno, y desde el partido la otra...
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios