www.diariocritico.com
Cinco horas de Mariano y Alfredo

Cinco horas de Mariano y Alfredo

jueves 16 de febrero de 2012, 08:08h
Los dos encuentros que mantuvieron este miércoles en el Congreso y en la Moncloa, el jefe del Gobierno y el principal  dirigente de la Oposición, Mariano Rajoy y Alfredo Pérez Rubalcaba, han merecido las atenciones preferentes de los medios informativos en las últimas horas. Las casi cinco horas de diálogo y conversación entre los dos políticos tal vez permitan vislumbrar un nuevo tiempo de oposición, con menos crispación que la del período anterior, cuando la ejercía, precisamente, el PP del mismo Rajoy. Basta con observar los titulares de los periódicos de este jueves: Rubalcaba abre con Rajoy la vía para nuevos pactos de Estado, nos cuenta El País, que añade que la reforma laboral es el único escollo insalvable en la relación PP-PSOE. No tiene la misma sensación La Gaceta: Pese a las apariencias, no hay acuerdo ninguno. También es escéptico otro diario progubernamental., La Razón: La oposición útil de Rubalacaba: a la calle contra las reformas, y buenas maneras y pacto para renovar  el TC antes de junio. Ahí se acabaron los acuerdos.  El Mundo  destaca que Rubalcaba apoya a Rajoy frente a la intransigencia de Bruselas; da por buena la estimación del déficit para 2011 y  defiende revisar las políticas de ajuste. Nuevo aplazamiento en la renovación de los órganos constitucionales. Con una foto que muestra el aprecio personal del jefe del Gobierno a su adversario político: Mariano lleva del brazo a Alfredo. ABC señala los dos escenarios del encuentro: Dureza en el Congreso y guante blanco en la Moncloa. Rajoy y Rubalcaba pactan, tras cuatro horas de encuentro, renovar el Constitucional y RTVE antes del verano. La Vanguardia insiste: Aires de distensión entre Rajoy y Rubalcaba.  El presidente, en un gesto inusual, se reúne con el jefe de la oposición durante cuatro horas. El líder del PP busca más apoyo ante las reformas; el PSOE, imagen de seriedad. El Periçódico de Cataluña ignora el asunto en su portada. Y es muy escasa la atención en Público: Rajoy y Rubalcaba se dan de plazo hasta el verano para renovar el Constitucional. Expansión destaca  el particular el apoyo para rebajar el objetivo de déficit. Según Cinco Días, Rajoy y Rubalcaba "sintonizan pero marcan sus líneas rojas". Y en El Economista dos cuestiones del encuentro: probable presidente temporal  en RTVE para hacer el ajuste, y que Rubalcaba rechaza la reforma laboral, aunque sí apoyará la reforma financiera...

En resumen, como editorializa un diario, ¿,mucho ruido y pocas nueces , o "entendimiento circunstancial pero positivo"?, como califica el encuentro otro medio informativo. Algunos diarios, como cabe observar en un somero repaso, prefieren destacar algunos elementos gráficos o icónicos del encuentro, que vienen a demostrar que hay "buena química" y fácil relación personal entre los dos personajes, algo que probablemente resultaba más complicado en la etapa anterior de Zapatero y Rajoy, más desconfiados el uno del otro...  Estos se conocen bastante bien, y llevan peleando entre sí un largo tiempo. Por si fuera poco, da la sensación de que los dos tienen ya bastante conseguidas sus metas esenciales: es dudoso que Rubalcaba tenga proyectos de volver a aspirar a la presidencia del Gobierno, tras su reciente derrota y dada la mayoría abundante de la que disfruta su competidor. Rubalcaba tiene ante sí otro reto, el de recuperar un PSOE que pasa por uno de sus peores momentos históricos. A su vez, Rajoy tiene otra tarea no menor: sacar al país de una profunda crisis económica y financiera. Los dos tendrán muy en cuenta, cabe esperar y suponer, lo que hicieron en la anterior legislatura: Es muy probable que no se hubiera llegado a una caída tan profunda y extensa si el PP hubiera adoptado una estrategia distinta a la del "cuanto peor, mejor", que le ha conducido con facilidad a la Moncloa. Rajoy no tuvo que hacer muchos esfuerzos para facilitar el despeñamiento de Zapatero y el país. Pero tampoco hizo mucho para evitarlo. Rubalcaba, por el contrario, quiere hacer una oposición responsable, lo que le forzará a cooperar en muchos aspectos con las reformas que apadrina Rajoy. No con todas: la laboral está fuera de su capacidad de "sometimiento al vencedor", porque le repugnan vivamente sus contenidos y porque, sencillamente, no "comulga" con una reforma que parece elaborada al gusto de los mercados, la patronal y "el Merkozy"... En cambio, hoy mismo apoyaba la reforma financiera, y no es improbable que opine que muchas de sus normativas debiera haberlas adoptado su propio Gobierno, como el control de los salarios de los banqueros con subvención estatal. Por supuesto, habrá pelea en muchas materias, y no resultará sencillo aceptar, en un primer impulso, los nombres que el PP proponga para las instituciones que hay que renovar. Que debió haber renovado hace muchos meses, y hasta años, pero a lo que se opuso el PP de Rajoy por estrategia de partido.

Rubalcaba ha reconocido que se sintió escuchado por Rajoy- No es mucho, no es mal dato para empezar. Deberían escucharse a menudo y tratar de llegar a entendimientos. Vendría bien a un país deprimido. Altamente deprimido....
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios