www.diariocritico.com
A la puerta de la cárcel

A la puerta de la cárcel

jueves 16 de febrero de 2012, 08:11h
Ayer, a la puerta de la cárcel de Albolote, en Granada, periodistas de todos los medios y con conexiones de televisión en directo recibían a un preso, Miguel Montes Neiro, que tras haber cumplido 36 años de condena, abandonaba la celda y las rejas. Nos adherimos al principio de "odia al delito y compadece al delincuente", y le deseamos una feliz reincorporación a la libertad al señor Montes Neiro, en cuyo currículum judicial figuran delitos relacionados con las drogas, allanamientos de morada, robos varios, falsificación de documento público, atracos de joyerías, retención de un padre y una hija haciéndose pasar por policía para desvalijar una caja fuerte, amenaza y robo a una pareja junto a otros cómplices, asalto a una vivienda con un arma simulada y haciéndose pasar por policía, quebrantamientos de condena y ocho intentos de fuga, entre otras "hazañas" (entre paréntesis, por favor, la palabra hazaña).

    ¿De verdad que la puesta en libertad de este ser humano, de este delincuente, de este pobre hombre (si prefieren) es merecedor de tanta atención mediática, como si se tratase de un mito del "rock" o de un deportista que viene de ganar un campeonato mundial? ¿Qué dirán las víctimas de sus delitos, los atracados, los retenidos, los desvalijados, los asaltados al verlo en la televisión rodeado de micrófonos como si hubiese descubierto el remedio del SIDA o como si hubiese ganado el "Tour" o la Vuelta Ciclista a España?.

    La verdad es que a este país no lo entiende, parafraseando la maquiavélica sentencia de Alfonso Guerra, "ni la madre que lo parió". Es el país que se ha puesto de moda un crecepelo que no es más que un champú para caballos, después de las pulseras "Power Balance" o la baba de caracol. Es el país de los falsos "productos-milagro", y en el que se eleva a los altares de la popularidad a un hombre, a Miguel Montes Neiro, a quien le deseamos todo lo mejor en su nueva vida, pero que había estado en prisión durante casi cuatro décadas no por un error judicial ni por una represalia política, sino un amplio historial delictivo que merece el rechazo de la sociedad. ¿No nos habremos vuelto todos un poquito chiflados?

Lea también:
- El preso más antiguo de España sale libre tras 36 años entre rejas, más que muchos etarras: "¡Estoy flipando!"
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios