www.diariocritico.com
Un caramelo envenenado

Un caramelo envenenado

sábado 07 de abril de 2012, 10:40h
No le arriendo las ganancias a mi querido Pepe Griñán como firme finalmente el pacto de Gobierno con su nuevo aliado Diego Valderas para seguir otros cuatro años más en el Palacio de San Telmo: Todos sabíamos de qué iba el programa con el que IULV-CA se presentó a las elecciones andaluzas, un programa dificilmente cumplible tal y como están las cosas económicas en nuestra comunidad, de lo que dudábamos era que, una vez convertida en la llave del pacto del progreso, la coalición de izquierdas lo mantuviera vigente, porque aquello tan teorica e ideologicamente serio como era el "programa, programa" que decía el califa Julio Anguita, se puede quedar ahora en "sillones, sillones" que es lo que persigue sobre todo Valderas, opinen lo que opinen sus bases. 

Y las bases del Sindicato de Obreros del Campo (SOC) y de la Candidatura Unitaria de Trabajadores (CUT-BAI), al menos en Sevilla, no parecen opinar lo mismo que Valderas. Al menos así lo han puesto de manifiesto en la asamblea celebrada recientemente en Paradas y liderada por el tándem de los agroprogesistas ortodoxos, Gordillo-Cañamero. Hombre, seamos serios y no convirtamos al alcalde de Marinaleda en la única "voz del pueblo", pero tampoco sería conveniente para IULV-CA, como ha hecho públicamente Valderas, desacreditarle y ningunearle porque podría provocar una importante escisión dentro de la coalición que le podría pasar factura a corto y medio plazo, sobre todo en la provincia de Sevilla. Ya han visto los cinco mandamientos que "Yavhé" Gordillo le impone a "Moisés" Griñán para conseguir su apoyo, cinco puntos que van desde la salida del Gobierno de todos los implicados en los EREs falsos (incluidos naturalmente consejeros y altos cargos del PSOE) a una banca pública andaluza, pasando por cuatro meses de empleo público para todos los parados, una renta básica para todas las familias analuzas y la prohibición de los desahucios. Demasiao pal cuerpo. Y me da a mí que Griñán no va a pasar por eso. Y no porque no quiera, simplemente porque en estos críticos momentos no puede ni de lejos aceptarlas y menos cumplirlas.

Lo curioso de este aun no neonato aunque más que probables pacto de Gobierno entre el PSOE e IULV-CA es que cada uno de los contendientes, incluso del mismo equipo, juega con cartas diferentes y marcadas. Así, mientras Diego Valderas se conforma con que Griñán acepte y convoque una comisión de investigación parlamentaria sobre los EREs falsos, Sánchez Gordillo exige responsabilidades políticas a los corruptos, y mientras el coordinador general de IULV-CA se conforma con algunos gestos a la galería de los socialistas, el alcalde de Marinaleda quiere medidas drásticas que acaben con la corrupción generalizada en la Junta de Andalucía. Y es que, en el fondo, mientras Valderas quiere la Presidencia de la Cámara y tres Consejerías, Gordillo se conforma con seguir siendo el alcalde de su pueblo y a la vez un simple parlamentario en las Cinco Llagas. Lo dicho, uno quiere "programa, programa" y el otro ansía "sillones, sillones". Y cada uno va a dejarse la piel en ello aunque IULV-CA salte por los aires. De todas formas mi opinión es que, ocurra lo que ocurra a corto plazo en IULV-CA, se llegará a un pacto porque son muchos los intereses particulares de sus dirigentes y es mucho lo que se juegan en esta partida amañada de la que pueden obtener pingües beneficios.

Y, enfrente, Pepe Griñán, cuestionado por su propio partido por alinearse con Carmen Chacón y por haber sido el primer y único candidato socialista en la historia en perder unas elecciones en Andalucía, y cuyo porvenir depende de que se firme eso que ellos llaman "pacto el progreso" y que o mucho me equivoco, o va a ser un importante paso atrás en el relanzamiento de la economía andaluza. Ya se conoce que importantes empresas han pedido informes a consultoras sobre las consecuencias que podría tener para ellas la alianza sociocomunista al frente del Ejecutivo andaluz. Y han  puesto en stand-by su decisión de mantenerse en nuestra tierra e invertir en ella. Es lo que le faltaba a Andalucía para acabar con el cuadro de los horrores en el que estamos metidos. Pero es lo que hay. Así lo han decidido los electores y ya veremos si esos mismos electores no se arrepienten más pronto que tarde de su irresponsable decisión. Ojalá y me equivoque.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

5 comentarios