www.diariocritico.com
¿Punto y aparte o punto y seguido?

¿Punto y aparte o punto y seguido?

viernes 15 de junio de 2012, 15:15h
Con la marcha de Javier Arenas de la Presidencia del PP andaluz y su sustitución por Juan Ignacio Zoido, se abre una nueva etapa en esta formación política que plantea aún muchos incógnitas sobre su futuro a corto y medio plazo, La personalidad y el liderazgo ejercido por Arenas durante tres décadas no se pueden borrar de un plumazo ni su herencia echarse en saco roto. Con sus luces y sus sombras, la dirección de "El niño" ha sido vital no sólo para lograr ese reto impensable hace tan sólo una década de arrebatarle la victoria en las urnas a la todopoderosa organización socialista, sino para la propia supervivencia del centro-derecha andaluz marcado siempre por luchas intestinas por el poder y por envidias que amenazaban con romper en pedazos un partido que nunca había confiado en sus verdaderas posibilidades. En estos momentos, el PP-A que hereda Juan Ignacio Zoido, es un partido bien estructurado al que sólo le falta asentarse en los pequeños núcleos de población del interior de la comunidad, es la primera fuerza política en Andalucía, gobierna en las ocho capitales con mayoría absoluta y en la mayoría de las poblaciones con más de cincuenta mil habitantes, en cinco Diputaciones y en las zonas más desarrolladas del territorio andaluz y, si sabe jugar bien y pacientemente sus cartas, es posible que en la próxima cita electoral, ya sea en 2016 o antes, se haga por fin con el Gobierno de Andalucía. Una asignatura pendiente que, digan lo que digan los agoreros del desánimo, no es un reto imposible de conseguir.

Y todo ello, le pese a quien le pese, lo ha logrado un político de raza, Javier Arenas, quien ha dado su vida por Andalucía apostando por una alternativa democrática y moderna al régimen socialista que lleva más de treinta años rigiendo los destinos de esta tierra. Su marcha, sorpresiva y quizás algo precipitada, es un ejemplo también para los que se aferran al cargo. Aquella frase que pronunció en la sede de San Fernando durante la noche electoral del 25-M, "hasta aquí hemos llegado", era un anuncio claro de un relevo sin traumas ni imposiciones. Nadie le ha forzado a marcharse. Él mismo ha sido quien ha decidido que, a sus 55 años, le ha llegado la hora del relevo y de la entrega del testigo a otros compañeros que puedan mejorar su gestión. Ahora serán muchos los que quieran hacer leña del árbol caído, pero ahí está una biografía y un curriculum que escasos políticos andaluces podrán superar.

Le toca ahora el turno al alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido un valor en alza en el PP después de haberle arrebatado por mayoría absoluta a Alfredo Sánchez Monteseirín la Alcaldía de la "joya de la corona socialista". A "Juaninnasio", como le llaman en Sevilla, nadie le ha tildado nunca com o "el niño" pese a tener la misma edad que Javier Arenas, 55 años, y poseer ya una amplia trayectoria política. Le conocí allá por la época de la Exposición Universal de 1992 cuando era decano de los jueces sevillanos, pero no entablé una relación más cercana hasta su nombramiento como delegado del Gobierno en Andalucía, donde llegó en 2002 procedente del mismo cargo en Castilla-La Mancha .Desde entonces ha contado con su amistad demostrada reiteradamente, sobre todo en los graves momentos personales que sufrió con la pérdida de su hijo, y cuando en 2007 el PP le nombró candidato a la Alcaldía de Sevilla y logró superar por primera vez en las urnas a Alfredo Sánchez Monteseirín aunque no consiguió hacerse con la Alcaldía gracias al pacto PSOE-IULV-CA. Su inagotable labor como jefe de la oposición, pateando diariamente todos y cada uno de los barrios de la capital hispalense, y denunciando las tropelías del tándem Monteseirín-Torrijos, le hicieron ganar por una amplia mayoría absoluta, consiguiendo 20 de los 33 concejales, las elecciones municipales de 2011. Una victoria que marcó su imparable ascenso dentro del PP andaluz y que ha propiciado su nombramiento como presidente del partido que será sin duda ratificado ampliamente en el Congreso regional del próximo mes de julio.

La cuestión que se plantea ahora es buscar el candidato más idóneo del PP para enfrentarse a Pepe Griñán en los próximos comicios andaluces, previstos en principio para la primavera de 2016. Parece que a muchos le han entrado las prisas, pero sería mejor que se tranquilizaran los ánimos. Zoido ya ha dejado claro que su siguiente reto es la presidencia regional del partido continuando como alcalde de Sevilla, su primera y mayor preocupación y abandonando la presidencia de la FEMP. La búsqueda del mejor candidato es una tarea que puede aplazarse varios meses y en la que debe contar también con la opinión de Javier Arenas. Por eso sería bueno que el nuevo líder del PP andaluz no hiciera en julio un punto y aparte sino un punto y seguido y contara con todas las sumas del partido, incluídas aquellas que no son muy aprovechables porque nadie sabe aún donde puede estar el mirlo blanco capaz de liderar el asalto final al Palacio de san Telmo. una incógnita que no se debe forzar hasta haber jugado todas y cada una de las bazas posibles. Y en eso Juan Ignacio Zoido tiene la suficiente experiencia. No en balde tuvo que lidiar durante cuatro años con un pacto PSOE-IULVCA que también a él le arrebató en su momento la Alcaldía de Sevilla.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios