www.diariocritico.com
Duras realidades y demagogias baratas

Duras realidades y demagogias baratas

martes 17 de julio de 2012, 09:58h
Acabáramos. El ínclito Mario Jiménez, nuevo y flamante vicesecretario general del PSOE andaluz, número dos del Pepe Griñán en el partido, que no en el Gobierno donde, que yo sepa, aún no manda nada, se reune con sus amiguetes los secretarios generales de Comisiones Obreras y UGT, Francisco Carbonero y Manuel Pastrana, respectivamente, y les anuncia que la Junta de Andalucía, donde dije digo digo Diego, no va a bajarle ahora el diez por ciento el sueldo a sus más de trescientos mil funcionarios tal y como había propuesto su jefe, Pepe Griñán, ante el Parlamento andaluz. Si Mario Jiménez hace las veces de la consejera de Hacienda, Carmen Martínez Aguayo, y del consejero de Economía, Ciencia e Innovación y no sé cuantas cosas más, Antonio Ávila, la pregunta es ¿para qué, contri, necesitamos los andaluces tanto consejero inservible? Mejor que las decisiones las tome Jiménez en nombre del partido, a quien supuestamente le paga el PSOE, y así nos ahorramos todos un dinero curioso. Y es que estamos en lo de siempre, que a costa de estar tanto tiempo mandando, más de treinta años en el uso y abuso del poder, los socialistas confunden el tocino con la velocidad, el partido con el Gobierno, y los intereses de Andalucía con sus propios intereses. Yo no les echo la culpa. La culpa la tenemos, la tienen, todos aquellos que se acojonaron el pasado 25 de marzo con el triunfo del PP en las municipales y las generales, y decidieron que había que darle un correctivo a Mariano Rajoy en el culo de Javier Arenas para que no se creyera el amo del universo. Y la patada nos la dimos a nosotros mísmos consintiendo que el PSOE de Pepe Griñán, esta vez con el apoyo de la IULV-CA, de Diego Valderas y Sánchez Gordillo, siguiera otros cuatro años más, y ya van a ser má de 36, dirigiendo los destinos de esta tierra.

Pero a lo que íbamos. Resulta que el tal Jiménez, que no se entrevista con el CSIF que es la fuerza sindical mayoritaria en la administración pública, queda a comer con sus colegas de CC.OO. y UGT para asegurarle que el compañero Pepe no le va a bajar también el sueldo a los funcionarios que ya tienen bastante con los recortes de Rajoy. Así queda bien la Junta de Andalucía del PSOE e IULV-CA, como poli bueno, y mal el Gobierno del PP, como poli malo de la película. Genial, Mario, eres un genio ¿eso lo has pensado tú solo o te ha ayudado Susanita? El problema es que la Junta tiene un problema. Y grave. Si no recorta el sueldo a los funcionarios, que me parece estupendo que no lo haga, si no ahorra en gastos de personal, si no se cepilla a cientos de los miles de asesores y cargos públicos nombrados "a dedo" que no sirven para nada, si no retira coches oficiales ni cierra empresas públicas, en definitiva, si no se ajusta el cinturón no un agujero, sino cinco, ¿cómo va a cumplir sus ajustes de déficit? Blanco y en botella, como la leche. Griñán no piensa cumplir ninguno de los compromisos firmados con Montoro. Su único interés en estos momentos es forzar al Gobierno central a tomar medidas disciplnarias contra Andalucia y presentarse ante los electores como la víctima del centralismo de derechas en defensa de los derechos de la única comunidad autónoma española capaz de hacerle frente a la política suicida de Rajoy. La estrategia no está mal pensada si no fuera porque es el uso y el abuso de la total demagogia en beneficio del partido que puede llevarnos al desastre total.

Y, tal y como están las cosas, y peor que van a estar en un futuro a corto y medio plazo, Pepe Griñán parece tener medianamente claro que su forzado pacto con IULV-CA tiene una fecha de caducidad, el otoño de 2013. Si todo resulta tal y como lo tiene planeado y la economía española sigue presa del ataque de los mercados, el presidente de la Junta de Andalucía tendrá la oportunidad única de deshacer el pacto y convocar una elecciones anticipadas que, esta vez sí, le darían una mayoría absoluta bastante cómoda, logrando así lo que tanto ansía, un respaldo mayoritario de las urnas que no ha podido conseguir en sus dos mandatos. Si yo estuviese en el pellojo de Juan Ignacio Zoido, e incluso de Diego Valderas, iría preparando los muebles para la posible mudanza con el fin de que Griñán no sorprenda a la oposición con el pie cambiado. Habrá que estar atentos a las jugadas de Jiménez porque ésta de mantenerle el sueldo a los funcionarios no es sino un aviso de lo que está por venir en los próximos meses...por más trapos sucios que pueda sacar a la luz la Comisión de Investigación de los EREs fraudulentos que ahora comienza en las Cinco Llagas. Al fin y al cabo, como dice los catalanes, "la pela es la pela".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios