www.diariocritico.com

Reunión informal de los líderes europeos

Tras el nuevo Tratado, le toca a la crisis financiera

Tras el nuevo Tratado, le toca a la crisis financiera

 Los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintisiete discutirán este viernes en la cumbre informal de Lisboa sobre la respuesta política a las turbulencias financieras causadas por la crisis de las hipotecas de alto riesgo en Estados Unidos y sobre los preparativos de la reunión ministerial sobre cambio climático que se celebrará en diciembre en Bali.
Los líderes europeos debatirán también cómo debe actuar la UE ante las inversiones masivas en empresas europeas de fondos estatales procedentes de países como China o Rusia.

Los Veintisiete se ocuparán de estas cuestiones económicas tras alcanzar la pasada madrugada un acuerdo final sobre el nuevo Tratado de Lisboa que sustituirá a la fallida Constitución Europea. El compromiso se logró después de vencer las últimas reticencias de Italia y Polonia y su objetivo es sacar a la UE de la crisis que vive desde el 'no' de Francia y Países Bajos al Tratado constitucional.

El presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, ha recibido el encargo de Sócrates de abrir este debate económico presentando las conclusiones del informe del Ejecutivo comunitario sobre la dimensión exterior de la estrategia de Lisboa para el crecimiento y el empleo.

A continuación, llegará el turno de los líderes europeos, que centrarán sus intervenciones en dos temas prioritarios: los mercados financieros y la respuesta política a las turbulencias causadas por las hipotecas de alto riesgo de Estados Unidos; y el cambio climático, con vistas a la reunión ministerial en Bali el próximo mes de diciembre.

En este contexto se abrirá el debate sobre la entrada en empresas europeas de fondos de inversión de capital público procedente de países como China, Rusia o las monarquías del Golfo Pérsico. La canciller alemana, Angela Merkel, ya ha expresado en varias ocasiones su preocupación por este tema, que ha sido secundada por el presidente francés, Nicolas Sarkozy.

Durao Barroso anunció este miércoles que propondrá a los jefes de Estado y de Gobierno "un enfoque común a estos problemas de los fondos estatales", aunque dijo que "todavía es pronto" para saber en qué consistirá este enfoque y si supondrá la elaboración de nuevas normas.

A juicio del presidente del Ejecutivo comunitario, el enfoque europeo es necesario porque si cada Estado miembro elabora sus propias reglas para frenar a los fondos estatales extranjeros "creará problemas a la integridad del mercado interior". Además, la UE sólo será escuchada por sus socios internacionales como EEUU o por los países de donde vienen esos fondos como China si habla con una sola voz.

Durao Barroso aseguró no obstante que la Comisión no tiene la intención de extender a otros sectores la cláusula que propuso en septiembre para restringir las inversiones en las redes europeas de empresas energéticas extranjeras como Gazprom o Sonatrach porque "el sector de la energía es específico". En todo caso, subrayó que la Comisión sigue de cerca esta cuestión y está realizando estudios sobre el tema.

Durao Barroso insistió en que a la UE le interesa "ser abierta" porque es la principal potencia comercial del mundo. "La vía del proteccionismo puede parecer una vía de escape de un mundo complejo pero no debemos caer en la tentación porque el proteccionismo no protege, significa empobrecimiento e inestabilidad", subrayó.

A su juicio, Europa debe animar al resto del mundo a abrirse también y a crear un sistema de reglas a nivel internacional que favorezca el multilateralismo. Ello no significa, dijo el presidente de la Comisión, que se vaya a favorecer "a los que no respetan los mismos estándares que nosotros".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios