www.diariocritico.com

Solbes saldrá del Gobierno con la imagen muy deteriorada

Se admiten apuestas. Por mucho que en La Moncloa y en Ferraz le digan aquello de “en tiempos de tribulación, no hacer mudanza”, la respuesta es no. Pedro Solbes no seguirá al frente del economía a pesar de todos los intentos por presentar su decisión como algo a tomar después de las urnas de marzo. Es una decisión tomada y aceptada por Rodríguez Zapatero, quien le ha pedido que mantenga cierta ambigüedad al respecto hasta las elecciones, para evitar el desgaste que puedan suponer los posibles sustitutos, vista en particular la alarma que el nombre del activo y desenfadado (en términos económicos) Jesús Caldera ha suscitado en los ambientes económicos y empresariales.

La puesta en escena ha tenido elementos divertidos, como la afirmación por Solbes de que le gusta moverse en el espacio de “la ortodoxia económica”, como si pudiera esperarse lo contrario de un responsable de la economía en un país de la Unión Europea. Un destacado dirigente empresarial daba ayer su propia versión de la afirmación de Solbes: “Zapatero quiere que Solbes siga no precisamente porque le guste la ortodoxia, sino por la flexibilidad con que subordina ese gusto a la heterodoxia de su jefe de filas”.

Otros destacan la contradicción entre ese proclamado gusto por la ortodoxia y el espectáculo manifiestamente mejorable de los Presupuestos para 2008, que se aprobarán, pero que han logrado un auténtico record parlamentario de opiniones en contra. Solbes sabe que vienen duras y prefiere quedar como el hombre que inició en 1994 la “década prodigiosa” de la economía española. La verdad es que, tal como van las cosas en los últimos meses, Solbes saldrá del Gobierno con la imagen muy deteriorada respecto a la que tenía en 2004.


  - Más información en el boletín 'Off the record'

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios