www.diariocritico.com
Gerardo Diego en ABC

Gerardo Diego en ABC

jueves 16 de agosto de 2012, 14:06h

En la primera semana del pasado junio visité la casa de Cantabria en Madrid, donde el magnífico periodista y novelista cántabro Jesús Ruiz Mantilla presentaba su novela Ahogada en llamas,  publicada por Planeta. Antes de entrar a la presentación del libro,  a pocos metros de esta casa regional, de la calle de Pío Baroja, a dos pasos del parque del Retiro,  me topé con el monumento allí erigido en memoria del santanderino Gerardo Diego. Y recordé al instante aquella tarde lejana, una tarde incluso quizá, en unas semanas, anterior a la batalla de Lepanto,  en que Gerardo Diego me recibió en su casa de la madrileña calle de Covarrubias, número 9, a dos pasos de la plaza de Alonso Martínez. Y el poeta me contó cómo, en una ocasión, acompañó al poeta griego Yorgos Seferis a los toros, y ambos se recitaron versos de su propia cosecha. Gerardo Diego le recitó a Seferis versos alejandrinos, o sea, versos de catorce sílabas, y el poeta griego le recitó a él versos decapentasílabos, o sea, versos de quince sílabas, que, desde el punto de vista de la métrica, son, en griego, los versos equivalentes de nuestros alejandrinos. 

Por puro azar, tan bien cantado en unos versos por Pedro Salinas, cuando descubrí el monumento a Gerardo Diego y la casa de Cantabria, que, esa tarde de junio,  yo visitaba por primera vez, acababa de empezar la lectura del extraordinario libro Gerardo Diego en ABC (1946-1986). Artículos y entrevistas que, en edición de Rafael Inglada, publicó, en octubre de 2011, la Fundación Gerardo Diego. Esta Fundación tiene su sede en Santander, ciudad natal del poeta, y la  preside Elena Diego, hija del poeta, que cuida la perduración de la memoria de su padre con un mimo y una eficacia equiparables a las que Antígona  honró en Tebas, y también con una fundación,  la pervivencia de la memoria de su padre Edipo. 

Gerardo Diego ha pasado a los manuales de historia de la literatura como uno de los grandes poetas de la llamada generación del 27, un nombre que, por cierto, no le hacía mucha gracia a este poeta,  quien prefería  el nombre de grupo del 27. Esos poetas del grupo del 27, junto con Diego,  fueron Lorca, Alberti, Aleixandre,  Cernuda, Salinas, Guillén, Prados, Altolaguirre y Dámaso Alonso. Si me atengo a mi experiencia personal,  y habiendo leído la poesía completa de Lorca, Cernuda y Salinas, y una parte muy considerable de los restantes poetas,  el  poeta por el que he sentido y sigo sintiendo mayor  veneración es Luis Cernuda. Este genial poeta sevillano - y, me refiero, claro, a Cernuda - que, no obstante, en musicalidad del verso no fue tan bueno como Gerardo Diego o Lorca, que no en vano tocaban el piano, bajó, y sin mascarilla, a los sótanos más recónditos de sí mismo. Por eso su poesía, cuando acierta, y acierta con mucha frecuencia, nos hiere nuestras fibras ópticas, e incluso nuestras fibras sintéticas, más sensibles. Obviamente, en estos poetas del grupo del 27 hallamos muchos poemas del más alto nivel. Y, de paso, mencionemos, junto al genial poema He venido para ver, de Luis Cernuda, esa también cima de nuestra poesía, el poema Columpio de Gerardo Diego. En febrero pasado, leí Columpio en un acto público en Pamplona, y la poeta Fátima Frutos, autora de Andrómeda encadenada, escribió en Facebook que había sido su poema preferido de cuantos allí leí. Y, en aquel acto,  leí incluso He venido para ver, de Cernuda, un poema que, por cierto, recientemente, nos recitó de memoria, en un bar madrileño, la poeta Marina Casado, colaboradora del excelente programa literario  El  marcapáginas que, en radio Inter, dirige y presenta los viernes, de 22 a 23.30, David Felipe Arranz, sobrino de Julián Lago, quien, por cierto,  triunfó, hace unos años,  en televisión con la, tan maravillosa como cómica, 'máquina de la verdad'.  

Gerardo Diego en ABC reúne, en un solo volumen, 453 artículos y 19 entrevistas del poeta y prosista  publicados en este diario. La calidad de estos artículos es extraordinaria. Gerardo Diego es tan buen poeta como articulista. La profundidad de ideas, la variedad de temas, la musicalidad y la agilidad de esta prosa convierten Gerardo Diego en ABC en una obra maestra que no debe  faltar en ninguna biblioteca pública y en las bibliotecas de los lectores que aman la literatura.  El investigador  Julio Neira y el maravilloso editor del libro,  Rafael Inglada, y los precursores de este libro Javier Díez de Revenga y José Luis Bernal, han escrito páginas memorables sobre la obra de Gerardo Diego. Pureza Canelo, directora gerente de la Fundación Gerardo Diego y excelente poeta, autora del libro Cuatro Poéticas, publicado por Pre-Textos,   puede sentirse orgullosa de este Gerardo Diego en ABC, que es uno de los grandes libros de nuestra literatura de cualquier época.

 

 

 

 

  

 Sexo, religión y fútbol para hacer reir al lector en los 'Cuentos reunidos' de nuestro colaborador Ramón Irigoyen

www.ramonirigoyen.com

 

 

 

 

 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios