www.diariocritico.com
Hoy no es un día cualquiera

Hoy no es un día cualquiera

martes 25 de septiembre de 2012, 08:58h
Pocos días como hoy en intensidad informativa. El Congreso de los Diputados, rodeado para evitar una avalancha de protesta que ni corresponde con el lugar ni con la situación en una jornada como esta. Rajoy, que se nos va a América, dicen que a hacer patria por la 'marca España', y el Rey que se nos va a Barcelona a una entrega de premios donde se las verá con Artur Mas...que sigue con su ambiguo debate parlamentario, de corte secesionista. Un debate, el abierto por Mas, que obliga a las fuerzas políticas -a algunas- a reconsiderar: Pérez Rubalcaba ya ha sugerido la conveniencia de una reforma constitucional para ir hacia un Estado federal, idea en verdad renovadora -de nuevo cuño: antes el líder del PSOE negaba cualquier posible cambio en la Carta Magna-. Pero que no ha hallado eco en las demás fuerzas políticas, y menos en un PP que se erige (ahora) en defensor a ultranza de una Constitución que hace años, cuando estaba en la oposición, propuso modificar.

Así está el día. Con Madrid que ha amanecido 'tomada' por los antidisturbios, que se enfrentarán a unos manifestantes convocados no se sabe muy bien por quiénes. Con los parlamentarios casi de rehenes. Con Urkullu convocando un desayuno de esos multitudinarios. Con Rajoy fuera y con la vicepresidenta 'actuando' en una radio para calmar los ánimos. Con las cifras económicas desbocadas, para no hablar ya de los datos concretos de paro.

Hoy no es un día cualquiera, ni lo fue ayer, ni, ay, lo será mañana. Dicen que una democracia ha de ser aburrida. Lo menos que se puede decir de la nuestra es que no lo es. Y que la desafección callejera hacia la clase política no se nota solamente en esos manifestantes que sabe Dios de dónde vienen, ni en las páginas que nos dedican esos periódicos anglosajones a los que ahora, al fin, nuestras máximas autoridades empiezan a cultivar. Hay que insistir: es de política de lo que hay que hablar. Y de nada sirve esconderse cada vez que una idea nueva -la del Estado federal- asoma por la borda. Rajoy, cuando vuelva, tiene que recibir urgentemente a Rubalcaba, con quien tanto habla por teléfono, y llegar con él a acuerdos muy serios. Entonces sí que no será un día cualquiera.


También le puede interesar:
- Un batallón de policías para blindar Madrid ante un nuevo 23-F y una ofensiva neonazi... según el PP
- Cómo ir al 25-S y no salir detenido
- 29 grupos antidisturbios 'defenderán' el Congreso
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

3 comentarios