www.diariocritico.com
Qatar

Qatar

lunes 31 de diciembre de 2012, 10:08h
Es uno de los Estados más ricos del planeta. Desde su capital, Doha, Qatar ha propagado a Oriente y Occidente la revolución árabe a través de la cadena Al Yazira, pero sus ciudadanos están tan lejos de la democracia y de las libertades como el resto de los ciudadanos de la gran mayoría de los países árabes.

El incendio del centro comercial que en mayo de 2012 se cobró la vida de 19 personas (entre ellas, 13 niños, de los cuales cuatro menores eran de nacionalidad española) en la capital del país, hizo que medio mundo volviera su mirada a ver qué pasaba en ese pequeño emirato árabe tan rico como desconocido.

Escudriñando un poco en informaciones remitidas por los corresponsales en la zona de diarios españoles, supimos entonces, por ejemplo, que Hamad bin Thamer, presidente de la emisora televisiva Al Yazira, es familiar directo del actual jeque qatarí, que detenta el poder absoluto de la dinastía Al Thani que viene desde hace casi 200 años.

La total ausencia de partidos políticos en Qatar no parece ser una realidad que moleste mucho al jeque árabe, a quien no le importó alentar revoluciones en Oriente Próximo difundiendo las imágenes de las revueltas en Túnez, Egipto, Libia, Yemen y Siria, mientras que los ciudadanos qataríes las contemplen tranquilos en sus casas y no salgan también a la calle imitando a sirios, tunecinos, egipcios o argelinos.


Libertad

Pobre o rico, nadie quiere ser esclavo. Si el poeta cantó a la libertad ( ¡qué tiene tu nombre libertad...!) el ciudadano comprometido puede llegar a dar la vida por ella, en cuanto la ha degustado en primera persona . Pero millones y millones de ciudadanos de todo el mundo, desgraciadamente, tardarán mucho en probar una situación social y jurídica que les permita alcanzar la condición de ciudadanos libres...

Puede ser ilustrativa, a este respecto, la conversación que hace unos años mantuve con una ciudadana bengalí, que forma parte del elenco de 75 mujeres que integran la aventura vital de otras miles de mujeres de los cinco continentes que vivían en España en el momento de publicarse mi libro "Mujeres del mundo" (Imagine Ediciones, 2005), a quien entrevisté durante más de 2 horas en su pequeña casa del madrileño barrio de Lavapiés y en constante vigilancia de su marido, que, siempre extremadamente atento, no quitaba la oreja de las palabras de su mujer, inventando mil necesidades en torno al minúsculo salón de la casa. En el único momento
en que estuvimos a salvo del marido guardián, esa mujer contestó a una sencilla pregunta que le lancé:

- ¿Qué sueño te gustaría hacer realidad? No dudó ni un momento la respuesta:
- "Sería feliz si pudiera ponerme un pantalón vaquero y una camiseta para poder salir a la calle".

Seguro que hay miles de mujeres qataríes que se sienten identificadas con la respuesta de esta otra mujer de Bangladesh que, diversas circunstancias la trajeron a España. Y espero que también y cuanto antes haya miles de maridos qataríes que estén dispuestos a no coartar la libertad de sus mujeres si deciden ponerse un vaquero y una camiseta.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios