www.diariocritico.com
Balance de un 28-F decepcionante

Balance de un 28-F decepcionante

sábado 02 de marzo de 2013, 10:13h
Habían previsto un XXXIII aniversario del 28-F reivindicativo a tope como si el Día de Andalucía del 2013 fuese una repetición del de hace treinta años, un flash back de 1980 con sus manifestaciones anti centralistas y sus aspiraciones autonomistas. Todo estaba medido y bien medido para que los andaluces centraran sus iras contra el Gobierno del PP y olvidaran que quien lleva gobernando Andalucía desde entoces es el PSOE, que digo yo que alguna culpa también tendrá en todo este desastre en el que está sumida Andalucía. Y, a toro pasado, todo quedó en un paripé de los sindicatos verticales, en un quiero y no puedo de UGT y CC.OO. apoyados por la Junta contra el Gobierno de Rajoy porque la mayoría de los andaluces están en otra historia bastante alejada de lo que pretendía Pepe Griñán. En otra historia en la que la escasez de trabajo y el paro galopante tienen mucho que ver. Decía un amigo que tras comprobar la inutilidad del consejero de Trabajo de la Junta, lo mejor que podíamos hacer es cambiarlo por un San Pancracio, así, al menos, nos ahorraríamos un sueldo aunque tuviéramos que ponerle todo un ramo de perejil. Pero, claro, San Pancracio no iba a ser capaz y no iba a tener la poca vergüenza, de desviar el dinero de los EREs falsos a los amigotes del partido

Por lo pronto el día, fresco y lluvioso, no acompañó a las manifestaciones oficiales programadas. Y los líderes sindicales andaluces volvieron a cosechar un rotundo fracaso en su magna convocatoria contra los recortes. Tanto que la protesta alternativa del SOC, la CGT, CNT, Ustea y otras fuerzas sociales minoritarias agruparon a más gente que los muchachos de Pastrana, Carbonero, Valderas, Griñán and company. Hombre, viendo cómo el líder de CC.OO, encabezaba la "manifa" anudando en su cuello la clásica bufanda del Betis que Paco Carbonero se coloca los fines de semana para acudir al Villamarín, tampoco era como para hacerle la ola. La otra manifestación, la alternativa, encabezada por Diego Cañamero y los jornaleros "okupas" del SOC, nos retrotraía a las protestas estudiantiles de los años sesenta. Sólo faltaban los "grises" dando hostias. Mucha bandera republicana y anarquista, muchas fotos del Che Guevara y de Lenin, mucho perro flauta , mucho globo, mucha consigna contra los bancos, contra el Rey y contra Urdangarín, mucho "el pueblo unido jamás será vencido". mucho "aquí huele a capitalista" y mucho "vosotros fascistas sois los terroristas" cada vez que pasaban por algún balcón donde tremolaba alguna bandera española. Resulta  lamentable que la progresía española siga confundiendo la enseña nacional con la ultraderecha y que solo se eche mano de la rojigualda cuando juega la selección de fútbol. Ello nos da una idea de con quien nos jugamos los cuartos. Se echó en falta, eso sí, la presencia del líder carismatico y alcalde de Marnaleda, Juan Manuel Sánchez Gordillo que optó por no acudir ni con sus compañeros de partido ni con los de su sindicato, quedándose en casa al resguardo del frio y de la lluvia, que no están los tiempos como para agarrarse una gripe.

Por lo demás, el 28-F fue más de lo mismo en los actos institucionales. Como era de esperar, el discurso del presidente de la Junta, Pepe Griñán, en el acto de entrega de medallas del Teatro de la Maestranza podría haber sido copiado del de 2012 y nadie lo hubiese notado. En resumen, lo mal que lo está haciendo el Gobierno de Rajoy y lo bien que lo está haciendo su Ejecutivo. ¿Les suena? Sobre todo porque si hubo un protagonista el Día de Andalucía ese fue el actor malagueña Antonio Banderas quien bordó una actuación digna, si no de un oscar, sí de un goya. Encargado de agradecer los premios en nombre de todos los homenajeados, Banderas, hijo predilecto de Andalucía gracias a Griñán, optó por el dicurso lacrimoso y directo al corazón y al llanto en recuerdo de Manuel José García Caparrós, el joven sindicalista de CC,OO. que murió en Málaga de un disparo en las movilizaciones por la autonomía plena de Andalucía del 4 de diciembre de 1977. "Aquella gran manifestación fue una fiesta que comenzó con sonrisas en las caras de todos y terminó con miedo", dijo el actor quien señaló que él participó en la protesta. 

"No lo supe en aquel momento, pero a pocos metros de donde yo estaba la vida de Caparrós había pasado del blanco y verde de la mañana, al negro y con él caía abatido por un disparo que hizo diana en el corazón de todos los andaluces", recordó ante un auditorio en pie que  estalló en una emotiva ovación al recordar Banderas que "el disparo que te mató pudo haber sido para mï". Genial, Antonio. Y el Goya a la mejor interpretación masculina protagonista es para...Antonio Banderas, hijo predilecto de esta tierra aunque cotice en Estados Unidos y a la que viene sólo en vacaciones para ver si el Ayuntamiento del PP ha acabado de tirar el muro ilegal de su chalecito de Marbella. En fin, que un año más Andalucía ha celebrado su día sin más pena que gloria porque la mayoría del personal, ante la nevada que caía la noche anterior, optó por quedarse en casa, en el braserito, o aprovechar las nuevas ofertas del AVE para pasar la jornada en Madrid. Tanto es así que no recuerdo una jornada festiva tan triste en esta comunidad desde hace treinta años. Lo dicho, un 28-F para olvidar.   
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios