www.diariocritico.com
Bienvenida, doña Mercedes

Bienvenida, doña Mercedes

lunes 11 de marzo de 2013, 18:43h
Como decimos por aquí abajo, ¡olé tu genio, con un par de ovarios! Así ha vuelto al Juzgado número 6 de Sevilla, tras mas de medio año de baja por enfermedad, la jueza instructora del Caso de los EREs fraudulentos, Mercedes Alaya. Y parece haber vuelto con fuerzas renovadas porque no va a permitir que el birlen por el procedimiento del tirón las tres causas sobre las que lleva casi tres años investigando, a saber, la de los expedientes de regulación de empleo (ERE) fraudulentos tramitados por la Junta de Andalucía; las relativas a supuestas irregularidades en la venta de los suelos de Mercasevilla y el delito societario cometido supuestamente también en la lonja; y la causa contra Manuel Ruiz de Lopera por presunto delito societario y apropiación indebida en su gestión en el Real Betis Balompié. Alaya lo quiere todo, tanto los macroprocesos señalados como con las guardias de su Juzgado. Pese a que el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía había nombrado dos magistrados para sustituirla, Ana Rosa Curra y Rogelio Reyes, doña Mercedes sólo quiere a estos compañeros como apoyo "del juez o la jueza" -en referencia a Curra o Reyes- para la gestión ordinaria del juzgado y la ayuda puntual que le pueda ofrecer en macrocausas. Más claro, agua. No solo está dispuesta a levar adelante los tres grandes procesos judiciales, sino también a ocuparse del día a día de su Juzgado. ¡Olé, olé y ole! ¿Quién dijo miedo?

Se trata de un aviso a la Junta para que el consejero de Justicia, Emilio de Llera, no presione al TSJA con el fin de arrebatarle a la jueza Alaya unos casos que ha llevado con exquisita minuciosidad. Se podría estar de acuerdo en que con el volúmen de diligencias que acumulan estos tres macroprocesos, convendría que Alaya tuviese refuerzos para que su instrucción se agilizara lo máximo posible y no acabaran haciéndose eternos, pero no sería ético que unos "recién llegados" a la causa, se apropiaran de las mísma por el ordeno y mando de un presidente, el del TSJA, Ángel del Río, que, se quiera o no, ha sido nombrado en el cargo a instancias del Gobierno de Pepe Griñán. Dice el consejero de Justicia que "de cara al exterior, no parece tener lógica" que Alaya instruya todas las causas existiendo dos jueces de refuerzo, y subraya que él, como miembro del Gobierno andaluz, no "debe entrar" en ese debate, sino que "en última instancia" será el presidente del Alto Tribunal andaluz el que debe resolver el "problema". "Yo estoy convencido -señala De Llera- de que tratándose de tres magistrados de carrera llegarán a un acuerdo inteligente, y así lo esperará también desde luego el presidente del TSJA, que tiene la patata caliente".

Algunos han presentado el conflicto de competencias como una lucha particular de magistrados por el protagonismo de unos casos que tienen un indudable tirón mediático. Nada más lejos de la realidad. Aquí la lucha es entre una instrucción bien hecha y un nuevo intento político de entrometerse y mediatizar la jurisdicción y la autonomía del poder Judicial. Nada nuevo bajo el sol de este país del que alguien dijo una vez, todos recordamos la frase de Alfonso Guerra, que Montesquieu había muerto aplastado por la bota del PSOE. 

No sé lo que ocurrirá finalmente cuando Angel del Río analice el informe que le ha hecho Alaya sobre el reparto de asuntos con los otros dos magistrados de refuerzo con que cuenta actualmente el juzgado, Ana Rosa Curra y Rogelio Reyes. pero si el TSJA le quita a Mercedes Alaya el Caso de los EREs fraudulentos para dárselo a uno de los dos jueces de apoyo, sería un escándalo de proporciones nacionales. Si hay una juez en Andalucía capaz de empapelar a la que ella misma llamo "la cúspide de la pirámide de la corrupción" de los EREs, esa no es otra que Alaya. Griñán debería de andarse con cuidado si no quiere que el ahora dormido escándalo, precisamente por la baja por enfermedad de la jueza titular, rebrote con mucha más fuerza. Quizás la solución sería que uno de los jueces de apoyo se centrara en el día a día del Juzgado de Instrucción número 6 y el otro ayudara a la jueza a agilizar la instrucción de los tres grandes macroprocesos abiertos para que ésta acabase cuanto antes. Esperemos que nadie trate de obstaculizar un trabajo serio y concienzudo como el que, durante los tres últimos años, ha venido realizando la ecijana magistrada titular del Juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla, Mercedes Carmen Alaya Rodríguez.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios