www.diariocritico.com
Acoso y derribo sobre la jueza Alaya

Acoso y derribo sobre la jueza Alaya

martes 02 de abril de 2013, 08:00h

Ahora, cuando tras el diluvio de marzo, en Sevilla asoma los primeros soles de la primavera y acaba de explotar el inconfundible olor del azahar; ahora, cuando sus calles y plazas se llenan del perfume de los naranjos; ahora, cuando comienza a oler a Feria y a toros por los cuatro rincones del Arenal y en los bares de Adriano se reunen las tertulias, se me viene a la mente la campaña de acoso y derribo que algunos están proyectando minuciosamente sobre la jueza Mercedes Alaya. La operación está siendo perfectamente diseñada por los estrategas del PSOE-A para acabar, de un a vez por todas, con esa amenaza latente que se cierne día a día sobre San Telmo y San Vicente. Y la van a poner en marcha cuanto antes para evitar males mayores. Tras fracasar anteriores acusaciones contra su marido y el intento de buscarle juezas sustitutas, lo primero ha sido utilizar a todos sus voceros para volver a reeditar la acusación que hizo en su momento Alfonso Guerra sobre la connivencia y la amistad de Alaya con el alcalde de Sevilla y presidente del PP andaluz, Juan Ignacio Zoido.

Aquello quedó en el olvido, pero se va a retomar con fuerza. Son muchos los que en tertulias y artículos periodísticos están dejando caer la "extraña coincidencia" de las sonadas operaciones de Alaya con fechas electorales claves, para difundir el bulo de que la jueza y el PP se ponen de acuerdo en la instrucción del sumario de los EREs fraudulentos. Nada más lejos de la realidad. Aunque Alaya tenga motivos personales sobrados para desacredtar al PSOE, su profesionalidad está fuera de toda duda. Si la campaña de desprestigio no cuaja, aplicarán el dicho de "a anemigo que huye, puente de plata" tratando de apartarla del caso con prebendas u obligándola a empapelar a José Antonio Viera, el principal aforado descabalgado del partido para que el asunto pase al TSJA. El caso es utiizar todos los medios que la Junta tiene a su alcance -y son muchos y poderosos, se lo aseguro- para que esa "amenaza fantasma" que sale diariamete impecablemente vestida del Juzgado número 6 de Sevilla después de más de treinta horas ininterrumpidas de trabajo, desaparezca cuanto antes.

Me lo comentaba un antiguo dirigente socialista ahora casi olvidado y sin poder en el partido al que me encontré esta Semana Santa en las inmediaciones de la Plaza de El Salvador esperando la salida de Pasión. "Convéncente, a la jueza Alaya le quedan cuatro días con los EREs aunque me da a mí que antes de que le quiten el caso de las manos va a llevarse por delante a todo el que pueda. El aviso a los sindicatos sobre el manejo de fondos ha sido toda una llamada de atención de lo que está por llegar. A Pastrana y a Carbonero les ha entrado el miedo en el cuerpo como antes le entró a Pepe Griñán. Saben que esta señora no dice las cosas a la ligera, que todo lo que refleja en sus autos está meditado y sostenido por documentación, vamos que no da puntada sin hilo. Hasta ahora, Pepe estaba tranquilo sabiendo que la ola de los EREs nunca le iba a llegar, pero tras la Operación Heracles y su repercusión mediática a nivel nacional, ha comenzado a mosquearse y le ha pedido a los suyos que no escatimen medios para frenar el tsunami Alaya que, ahora que comenzábamos a remontar en las encuestas, nos puede arrastrar de nuevo al abismo. Te lo aseguro. Vamos a ver cosas increibles en las próximas semanas".

El problema que se le presenta a Pepe Griñán no es que Alaya pueda o no imputarle, algo que nadie contempla, sino la "gota malaya" que puede suponer para su gestión que el escándalo de los EREs fraudulentos se prolongue varios meses más con nuevos imputados -ya son más de sesenta- y detenidos, todos ellos relacionados con el PSOE o con su Gobierno. Al final, lo que queda en el inconsciente colectivo del pueblo es que los socialistas "se lo han llevado calentito del dinero de los parados" y aunque está más que demostrado que los andaluces no solemos castigar en las urnas, como hacen otras comunidades, a aquellos que han protagonizado corrupciones, sí es verdad que un pueblo con un treinta y cinco por ciento de parados, permitiera que una serie de chorizos salieran indemnes del mayor robo del siglo. Pero es que, además, el Caso ERE puede poner a Griñán contra las cuerdas en su tapada aspiración a suceder a Alfredo Pérez Rubalcaba en una posible candidatura a la Presidencia del Gobierno. Su estrategia de "tierra quemada" en torno al actual lider sin liderazgo puede quedar en un bluf si la jueza de los EREs sigue llamando a ex consejeros y ex directores generales de la Junta. Y ello, contando con que nadie de los imputados, por ejemplo Francisco Javier Guerrero, le dé, el día menos pensado, por tirar de la manta y saque papeles que comprometan a las más altas instancias de la Administración.

Por último, una maldad twitera: Dicen las malas lenguas que la canción preferida de la jueza Alaya es el éxito eurovisivo de Mocedades "Eres tú" ¡Por qué será?

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
6 comentarios