www.diariocritico.com
Bangladesh y la patronal

Bangladesh y la patronal

lunes 29 de abril de 2013, 08:57h
En las noticias se escucha que una de las empresas cuyos trabajadores se hacinaban casi como esclavos, en el edificio derrumbado en Bangladesh, era propiedad de un empresario español.

Sería interesante que la patronal explicara qué clase de modelo empresarial defiende para España, y si es ese su objetivo, el de personas trabajando en condiciones de semiesclavitud.  La desregulación del mercado laboral,  no es más que el eufemismo para suprimir el derecho de cualquier empleado  a unas condiciones dignas de trabajo y en este sentido, a tenor del espectacular aumento del paro, así como la caída progresiva de salarios, sería más que interesante conocer qué está defendiendo realmente la patronal.

Cuando aumenta el paro, o bajan los salarios, las empresas que viven de su entorno más inmediato, ven disminuidas sus ventas al reducirse la capacidad adquisitiva de su público. Es por ello, que no podemos aceptar como válida la idea de que el problema son los costes laborales.

La cuestión de los costes laborales es importante esencialmente para aquellas compañías que tienen, en primer lugar, una gran cantidad de empleados (que se beneficiarán más de su reducción  que las que tienen menor número de empleados), pero que además, venden sobre todo, productos de primera necesidad, como puedan ser por ejemplo la electricidad, o combustibles, o telecomunicaciones (muchas veces esenciales incluso para la búsqueda de empleo), o más recientemente, sanidad, o agua del grifo - y ahí están las políticas de privatización de servicios esenciales - Empresas, que saben que sus productos seguirán vendiéndose aun pese a la caída del poder adquisitivo de sus clientes.

El resumen de la desregularización laboral es claro, lo acabamos de ver en Bangladesh, miles de personas hacinadas en condiciones prácticamente infrahumanas, trabajando para empresarios que se quejan constantemente de los costes laborales.

Además, estas políticas de desregularización  y bajada de salarios es enormemente perversa para el llamado "emprendedor"  que verá como su público se ve cada vez más reducido al ir disminuyendo su poder adquisitivo. El mismo público que sin embargo, se verá obligado mantener con su mermada capacidad adquisitiva, los servicios esenciales y prácticamente imprescindibles, cuyos precios no tienen porqué bajar a la par que sus salarios, lo que en resumidas cuentas, provoca una enorme separación entre estas compañías y el emprendedor que decide abrirse al mercado.

Se trata, en resumen, no sólo de que unos empresarios (minoría dentro del gremio) ganen cada vez más dinero, sino también, de eliminar competencia.
Por todo esto, y a tenor de lo ocurrido en Bangladesh, creo que hay que preguntarle muy seriamente a la patronal, qué está exactamente haciendo, y qué modelo empresarial es el que realmente pretende para el futuro de todos nosotros y de nuestros hijos.

Es hora de que demuestren que la llamada "Marca España" es algo más que su interés económico particular. Ni el comercio minorista, ni la mayoría de pequeñas empresas de este país pueden permitirse una merma continuada del poder adquisitivo de sus clientes, o dentro de poco, España no será más que un erial en manos de un reducido grupo de privilegiados, gobernando sobre la miseria.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios