www.diariocritico.com
Entre muy mal y mal

Entre muy mal y mal

viernes 03 de mayo de 2013, 15:23h
La pregunta que me vengo haciendo desde hace muchos años es si los datos trimestrales del CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas) tienen la misma fiabilidad que las oleadas del Estudio General de Medios (EGM). A los que no entendemos mucho de encuestas nos resulta complicado aceptar que una cadena de radio haya perdido 128 oyentes (un suponer); es mucho afinar en base de unos pocos miles de  preguntas. Pero tampoco importa demasiado porque como dicen que dijo Churchill en cierta ocasión "Sólo me fío de las estadísticas que yo mismo he manipulado"  Y tenía razón.

Pero pese a todo resulta tremendamente interesante reflexionar sobre algunos datos que se ofrecen en esta nueva entrega del CIS, datos que se repiten por desgracia y que deberían colocarse en todos los despachos del PP y del PSOE fundamentalmente. Porque al margen de las cifras que recogen la intención de voto, aparece una especie de colofón que resume la situación anímica de este país: la mayoría de los encuestados, hasta un 37% del total, valoran la gestión del Gobierno como "Muy Mala" y un 55,8 % dice no inspirarle ninguna confianza el presidente Mariano Rajoy. Pero te vas a ver lo que opinan de la oposición socialista y tampoco los datos resultan tranquilizadores: el 38,5%  la califica como "Mala" mientras que su todavía líder, Rubalcaba no inspira confianza a un 53% de los españoles.
Pues así estamos, entre el muy mal y el mal y desconfiando de quienes marcan el paso de nuestra política. Luego entramos ya en el detalle y aunque el PP sigue a la baja y pierde un punto en la intención de voto respecto a los datos de hace tres meses, va el PSOE, que ni gobierna, y pierde dos. Así las cosas la gran duda es si alguien en el seno de Génova y Ferraz se preguntan qué está pasando y por qué lo están haciendo tan mal.

Y no se trata de cargar contra los socialistas, pero que baje el partido que sostiene a un Gobierno empecinado en un ajuste duro y polémico y que está soportando una situación tan grave, entra dentro de lo previsible. Lo que no resulta nada fácil de entender es lo que está ocurriendo en el PSOE, esa caída permanente en todas las encuestas y que no tiene una explicación sencilla. Algo no funciona en las entrañas mismas del partido porque no es normal esta situación sin el castigo que casi siempre provoca la gobernación. Y no parece que el responsable sea Rubalcaba necesariamente. Tengo para mí que el artífice del desastre fue Zapatero y los amargos frutos que ahora se están cosechando, los plantó en su día ese personaje raro que llegó a la secretaría general gracias a un puñado de votos negociados; llegó sin pasado y se fue sin futuro. Ahora el socialismo español está recogiendo sus errores: la crisis con el PSC, las luchas internas por el poder y la herencia de unos años de gobierno en los que se equivocó todo y en todo. ZP y los suyos -salvo algunas excepciones hay que recordar cómo eran los suyos- laminaron cualquier posibilidad de dialéctica y para evitar conflictos internos, decían que sí a todo. Y no puede ser.

Todo lo que se hundió entonces para que no se vieran más que sonrisas y talante, empieza ahora a flotar y lleva a la sociedad española a debatirse entre el muy mal al Gobierno y el mal al principal partido en la oposición. Por suerte teneos a IU y a UPyD que siguen subiendo -aunque no lo que bajan los dos grandes- y cierran por ahora el camino a experimentos a la italiana y a partidos de extrema-lo-que-sea que suelen ser el cáncer que crece en situaciones tan límites como la que estamos viviendo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios