www.diariocritico.com
¿País de suicidas?

¿País de suicidas?

miércoles 08 de mayo de 2013, 09:19h
Willy Toledo, en Venezuela, ha hecho pública su decisión de vivir, a partir de ahora, en Cuba. Es por la falta de democracia en España. El anuncio lo ha hecho en un programa venezolano llamado "Cruce de palabras". Su entrevistador ha definido al país de origen del actor como "la España de los suicidios". Preocupado, decido comprobar la veracidad de tan grave aseveración.

Empiezo con el caso de Amaia Egaña, de 53 años. Señalada como víctima de los desahucios en Baracaldo se arrojó al vacío falleciendo en el acto. Trabajaba desde hacía casi 30 años en una empresa de transportes, en Recursos Humanos. Su marido, también tenía su propio empleo. Hace dos días otro caso aparece, fugazmente, en algunos periódicos; un hombre de 40 años se ha ahorcado en su domicilio de Barcelona, de donde, dicen, iba a ser desahuciado por impago de alquiler. Trabajaba en la cadena de televisión autonómica TV3. En un suelto perdido Alberto Egaña, hermano de Amaia, la fallecida en Baracaldo, afirmó desconocer los motivos del suicidio de su hermana, pero esa versión, publicada cinco días después, nunca alcanzó el eco de las primeras informaciones que relacionaban la muerte con un desahucio.

Por su parte, la misma PAH, quejosa de la comparación de sus escraches con los métodos fascistas de antaño, o los de la kale borroka de hogaño, no tiene reparos en utilizar profusamente la expresión "genocidio" en sus manifiestos, panfletos y convocatorias para referirse a las consecuencias de la crisis inmobiliaria. La utilización abusiva del terrorismo o de la palabra "genocidio" nos llevan a banalizar los conceptos más crueles de la barbarie política. Y se acaba con un ministro del interior como Fernández Díaz que se lía con ETA y el aborto porque tienen dos letras en común. Tal vez sea ese "genocidio" esgrimido por Ada Colau lo que haya confundido al entrevistador venezolano.

Busco un poco más. ¡Sorpresa! los datos oficiales dicen que la tasa de suicidios no ha dejado de caer en España, hasta situarse en niveles mínimos históricos, incluso en plena crisis económica; en 2007, en plena burbuja inmobiliaria, la tasa de suicidios española era superior a la actual. O eso sostiene el Instituto Nacional de Estadística.

Busquemos estadísticas internacionales. El Instituto Legatum de Londres ha elaborado una lista clasificando a los países según un índice de prosperidad que tenía en cuenta 84 variables. Según sus resultados, entre los primeros están Noruega, Dinamarca, Finlandia, Islandia, Suiza, Canadá, Holanda, o Suecia. Curiosamente coinciden, también, con las más altas tasas de suicidios del mundo. Según otras estadísticas esos países escandinavos, Suiza, Alemania o Austria tienen los índices de suicidio más elevados, unos 25 casos al año por cada 100.000 habitantes. Casi como los lemmings del mito. Por su parte los mediterráneos, como España, Italia o Egipto, rondan los 5 casos anuales por 100.000 habitantes. Eso son unos 2.500 suicidios al año en el caso español. Casi 7 cada día en un año normal, sin crisis ni desahucios.

¿Cómo llega una noticia a convertirse en un drama generalizado capaz de "saltar el charco" y publicarse en periódicos internacionales? ¿Cómo hace que un periodista bolivariano defina a España como "el país de los suicidios"? ¿Cómo es que Willy Toledo no le contradice? ¿No sería más solidario defender la marca España en el extranjero para mejorar la situación económica y laboral de sus paisanos?

Otro titular sensacionalista en un diario de papel se alarmaba anunciando en grandes titulares la noticia en Grecia: ¡La crisis había duplicado el número de suicidios! En letra pequeña sí se aclaraba como tres años antes Grecia presentaba la tasa más baja del continente, 2,8 suicidios por cada 100.000 habitantes. Pero no explicaba que esa tasa duplicada de 5 casos por cada 100.000 habitantes es la media tradicional de España o Italia y otros países mediterráneos. Como tampoco contextualizaba que sigue siendo una tasa cinco veces menor a la de los prósperos germanos o escandinavos.

Willy se va a Cuba. Nueva sorpresa; en la isla, según la OMS, el índice de suicidios es de 18'5 por cada 100.000 habitantes, tres veces superior a España o al resto de los países latinoamericanos, que tienen un índice inferior al 6'5, muy parecido al mediterráneo.

Venga la dación en pago, la reforma de los abusos de la Ley Hipotecaria, multiplíquense las viviendas sociales, pero no me multipliquen números que no son, pues la propaganda es propaganda, la cuente Willy Toledo, Agamenón o su porquero.

Y si el entrevistador venezolano de "Cruce de palabras" quiere caricaturizar un país por sus desgarros lo tiene bien cerca: 232 muertes violentas al año por cada 100.000 habitantes en Caracas; más de 20 cada día; la más homicida entre las ciudades más pobladas del mundo de acuerdo con la Encuesta de Victimización del propio gobierno chavista. Bonito nombre, con ese don para el verbo y el son propio de la parla caribeña; "victimización".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

7 comentarios