www.diariocritico.com
El reino de la banalidad

El reino de la banalidad

domingo 09 de junio de 2013, 09:40h
Goebbels lo dijo, cada vez que oigo la palabra cultura echo mano de mi pistola. Es una excelente expresión del pavor que a algunos les produce esa indómita palabra. Hoy no se echa mano de las pistolas, aquí al menos, sino de algo que tiene mayor poder destructivo: el mando a distancia. Cada vez que oigo la palabra cultura cojo el mando a distancia, y disparo contra todo aquello que no este pleno de intensa banalidad o histérica tertulia. Hoy se dispara con imágenes audiovisuales que abordan la mente como piratas intentando apresar el tesoro de la inteligencia.

Así, ocurre luego como en Asturias, no hace mucho, cuando quitaron de un teatro público la obra de Shakespeare Ricardo III, y la sustituyeron por otra de Arturo Fernández, cuya capacidad interpretativa seguro que es envidia de la Royal Shakespeare Company. El caso es que el amigo Fernández se sintió molesto porque lo compararan con Shakespeare, pues dijo algo así como que no le gusta que le comparen con gente extranjera. Al fin y al cabo es difícil competir con alguien que ha legado a la posteridad el epíteto monina. Y sin embargo Ricardo III sólo es un manual sobre la crueldad, quizá solo superado por El Quijote. Es la historia de un malvado tullido que entre el humo y las sombras de una batalla perdida, dijo: ¡Mi reino por un caballo! Qué poco interesante. Mejor escuchar los hipidos, gansadas y machismos tozudos del actor asturiano, modelo al cabo de lo que gusta y divierte al pueblo.

Cada vez que oigo la palabra cultura echo mano de mi corazón, para que no se me desangre de lástima. Y siento que los intelectuales van siendo cada día más arrinconados en un suburbio de letras sobre el que quieren poner una muralla. Y que los grandes almacenes se llenen de libros escritos por gente que no sabe escribir (para eso están los negros) pero son mediáticos. Lo más importante es vender con la portada: rostro famoso, gresca en el aire, y luego dentro letra gorda, ausencia de oraciones subordinadas, cuatro pamplinas plenas de chismorreo o cochambre.

O esa aspiración de tanto periodista mediático por emular a Goytisolo o Muñoz Molina, apareciendo con premios que han cambiado la calidad literaria por el marketing literario. O tanta memoria desbocada, buscando el titular, exprimir la figura gastada, cobrar unos euros póstumos antes de desaparecer de la pantalla.
Se podría seguir desgranando el acoso a la cultura, así como ese afán por desacreditar a actores, profesores, periodistas o escritores que no se someten al reino de la banalidad. En fin, en duro cemento se están apresando las neuronas públicas, y agria cizaña se siembra para un futuro que huele a suburbio de la mente.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.